28 de octubre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Ocupados 4.456 bienes del narcotraficante ‘Puntilla’ y su círculo familiar

14 de diciembre de 2016
14 de diciembre de 2016

Bogotá, 14 de diciembre _ RAM_ La más gigantesca operación de extinción de dominio realizada en Colombia contra el narcotráfico, por cantidad de bienes y el valor de los mismos, acaba de culminar gracias al trabajo investigativo de la Policía Nacional y la Fiscalía General de la Nación.

La fortuna ilegal que durante tres décadas amasó Óscar Mauricio Pachón Rozo o ´Puntilla´, principal financiador de la estructura criminal ‘Los Puntilleros’, y las estrategias utilizadas para ocultarla, comenzaron a ser detectadas luego de su captura en una lujosa finca en Cimitarra (Santander), en febrero de 2016.

La minuciosa inspección en las oficinas de registros públicos y otras entidades de catastro, además de múltiples pruebas recopiladas en varias regiones del país, arrojaron que el narcotraficante y sus familiares más cercanos tenían a su nombre 4.456 bienes, avaluados en $224.362`736.000; y que habrían sido adquiridos para legalizar el dinero que ‘Puntilla’ recibía producto del tráfico de drogas.

Personal de la Dirección Antinarcóticos de la Policía Nacional, con la coordinación de la Dirección Nacional de Fiscalías Especializadas de Extinción del Derecho de Dominio y el apoyo de la agencia estadounidense DEA, adelantó la operación ‘Cimarron’, y ocupó la totalidad de las propiedades distribuidas en 24 municipios, en los departamentos de Meta, Casanare, Santander, Cundinamarca, Bolívar, Antioquia, Valle del Cauca, Córdoba, Caldas y Tolima.

Entre los bienes que desde hoy serán administrados por la Sociedad de Activos Especiales -SAE-, sobresale una lujosa casa quinta de descanso ubicada en el sector El Peñón en Girardot (Cundinamarca), que presuntamente era utilizada por la esposa e hijos de ‘Puntilla’ para pasar cortos periodos de vacaciones. La vivienda cuenta con enchapes en porcelana y madera, tiene un muelle privado y una piscina con vista al lago.

Igualmente, llamó la atención que ‘Puntilla’ recibía indemnización de servidumbre por hidrocarburos, ya que una línea del gasoducto atravesaba 20 de sus predios, que suman algo más de 2.000 hectáreas en Acacías (Meta). Además, en esos terrenos había lotes de almacenamiento de maquinaria petrolera, que también lo hacían acreedor del dinero pagado a terceras personas, que aparecían como dueños de las tierras.

La finca Morroa, de la vereda El Triunfo, en Cimitarra (Santander), donde el narcotraficante fue capturado por comandos especiales de la Policía Nacional, también fue ocupada; al igual que gigantescas haciendas ganaderas de 8.382 hectáreas y vehículos de alta gama blindados.

De las propiedades que pasarán a proceso de extinción de dominio hay 85 bienes inmuebles, 21 bienes muebles, 7 establecimientos comerciales, 6 cuentas bancarias, 4 sociedades y 4.433 semovientes. La mayoría del ganado, especies reproductoras y de altísima calidad agropecuaria, permanecía en Acacías y Puerto López (Meta), Tauramena (Casanare), Ricaurte (Cundinamarca), y Pueblo Nuevo (Córdoba).

En el curso de la investigación, la Policía Nacional y la Fiscalía General de la Nación establecieron que parte de la riqueza de ‘Puntilla’ estuvo a nombre de una sociedad que conformó en la década de los noventa, de la que hicieron parte su esposa, hijas menores y un hermano, pero que liquidó en 2002. Sin embargo, como titulares de los bienes continuaban apareciendo sus familiares, e incluso el propio capo.

Otro grupo de propiedades estaba registrado en el papel a título de Julio César Monroy Velasco, cuñado de ‘Puntilla’, a quien el mismo narcotraficante ordenó asesinar luego de ver algunas publicaciones de prensa, que lo asociaban con la organización de Daniel ‘El Loco’ Barrera, su principal enemigo criminal. Monroy Velasco y algunos parientes suyos, figuraban como dueños de una importante cantidad de los predios de ‘Puntilla’.

La historia criminal de ‘Puntilla’

A finales de la década de los ochenta, Óscar Mauricio Pachón Rozo ayudaba a criar los caballos de varios capos del cartel de Medellín, entre ellos, los hermanos Ochoa Vásquez. Tras hacer sus primeras incursiones criminales, decidió ponerse al servicio de narcotraficantes del Norte del Valle. En ese entonces, posaba como un exitoso hombre de la ganadería, mientras abría sus propios laboratorios para el procesamiento de cocaína en Valle y Caquetá.

Con su poder económico, compró grandes extensiones de tierra en los Llanos Orientales, especialmente en Meta, Guaviare y Vichada, donde se asoció con ‘El Loco Barrera’ para controlar rutas de la mafia hacia Estados Unidos y Europa. Sin embargo, entró en confrontación con su antiguo aliado, lo que se tradujo en una serie de homicidios selectivos, como los de delincuentes de la peligrosidad de ‘El Pollo’, ‘Mojarro’, ‘El Rudo’ y ‘Cejas’.

‘Puntilla’ es considerado el cabecilla principal de la organización de crimen organizado ‘Los Puntilleros’, disidencia de ERPAC. Tras su captura el 26 de febrero de este año fue recluido en la Cárcel de Máxima Seguridad de Cómbita (Boyacá), mientras avanzan procesos en su contra por los delitos de concierto para delinquir con fines de homicidio, homicidio y tráfico de sustancias para el procesamiento de narcóticos.