19 de octubre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

La Unión Patriótica acusa a Santos de invisibilizar a las víctimas del Estado y de los paramilitares al recibir el Nobel

11 de diciembre de 2016
11 de diciembre de 2016

Bogotá, 11 de diciembre _ RAM_ En una carta abierta al Comité Nobel Noruego, la presidenta de la Unión Patriótica Aida Avella denuncia que las víctimas de Estado y de los paramilitares en Colombia fueron invisibilizadas por el presidente Juan Manuel Santos en su discurso al recibir el Premio Nobel de Paz este sábado en Oslo.

“El propósito de esta carta es poner de presente que los millones de víctimas que deja el paramilitarismo y el Estado, quedamos desaparecidas en la intervención del Presidente. Desconocer esta realidad nos coloca nuevamente en la fragilidad que sufrimos desde mediados de 1985”, afirma Avella.

El texto de la misiva es el siguiente:

Respetados señores y señoras:

En representación de las víctimas y sobrevivientes del genocidio de la Unión Patriótica nos dirigimos a ustedes para manifestarles nuestra preocupación por el discurso del Presidente de la República de Colombia Juan Manuel Santos al recibir el Nobel de Paz, discurso en el cual se invisibiliza completamente a las víctimas del terrorismo de Estado. Ni una palabra sobre los falsos positivos que costaron la vida de miles de jóvenes a manos de las fuerzas militares, ni del exterminio de la UP, ni de otros crímenes atroces. Ignorarlos es desconocer la historia de nuestro país.

Reconocer a todas las víctimas y no sólo las de la insurgencia armada, es avanzar en la paz. Desconocerlas es dar aliento a los numerosos crímenes cometidos actualmente -92 en lo que va corrido del presente año-, atentados y amenazas en todo el país.

El exterminio de la Unión Patriótica, y la continuación contra Marcha Patriótica, sucede porque nunca se castigaron a los financiadores y a los autores intelectuales de la matanza, no sólo contra la Unión Patriótica sino contra defensores de derechos humanos, sindicalistas y líderes sociales que pagaron con su vida reclamar derechos o reivindicar necesidades de las comunidades.

La no mención de las víctimas del Estado en la premiación, es la advertencia de que no les interesa reconocer, y menos frenar el exterminio, del que están siendo víctimas los campesinos, líderes reclamantes de tierras, defensores de derechos humanos, ni las poblaciones cercanas a los centros de concentración de la insurgencia que en estos momentos deja las armas.

Todo se esperaba del Nobel de Paz, menos el desconocimiento y la invisibilización de la mayor parte de las víctimas que fueron ocasionadas por el paramilitarismo con apoyo de agentes del Estado. La comunidad internacional ha sido testigo de excepción de la persecución inclemente de la Unión Patriótica que votó por Santos en la segunda vuelta de las pasadas elecciones presidenciales, solamente para garantizar la continuación del proceso de paz que inició en su primer período y que está a punto de terminar en medio de asesinatos selectivos en varias regiones de país.

El propósito de esta carta es poner de presente que los millones de víctimas que deja el paramilitarismo y el Estado, quedamos desaparecidas en la intervención del Presidente. Desconocer esta realidad nos coloca nuevamente en la fragilidad que sufrimos desde mediados de 1985.

Queremos seguir creyendo en la paz, pero si el Presidente tiene esa actitud discriminatoria, ¿qué podemos esperar para sobrevivir en un país donde los grupos paramilitares están resurgiendo en medio de la fragilidad del proceso de paz?

Agradecemos que hayan concedido el Nobel de Paz a Colombia y al Presidente de la República, pero no podemos pasar por alto que las otras víctimas no sean reconocidas, porque sería contrario a nuestros principios de inclusión y a la esperanza de construir una Colombia en la cual se practique la tolerancia que tanta falta le ha hecho a nuestro país.

Cordialmente,

Aída Avella Esquivel

Presidente Nacional Unión Patriótica