17 de octubre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Emotivo homenaje a las víctimas de la guerra en Colombia en la entrega del Premio Nobel a Santos

11 de diciembre de 2016
11 de diciembre de 2016

nobel-de-paz-al-presidente-santos

Oslo, Noruega, 10 de diciembre _ RAM_ Uno de los momentos más emotivos de la imponente ceremonia de entrega del Premio Nobel de Paz al presidente Juan Manuel Santos fue cuando el mandatario apartándose del texto del discurso le pidió a los 7 representantes de las víctimas del conflicto armado en Colombia que lo acompañaban en el acto, que se pusieran de pie y se produjo una gran ovación de los presentes en el gran salón del Ayuntamiento de Oslo, la capital de Noruega.

“Yo quisiera pedirles a las víctimas aquí presentes –en representación de las víctimas del conflicto armado en Colombia– que se pongan de pie para que reciban el homenaje que merecen”, expresó el mandatario, rompiendo el riguroso protocolo.

El hecho se produjo justo a la mitad de su intervención. Después del acto, Santos dijo a los periodistas que evidentemente esto no estaba en el discurso y que se trataba de hacerle un homenaje a las miles de víctimas que ha dejado el conflicto armado colombiano.

Un corto silencio siguió a la petición del mandatario, que se rompió con sonoros aplausos, cuando se incorporaron de sus asientos los representantes de las víctimas, Pastora Mira García, Leyner Palacios, Liliana Pechené, Fabiola Perdomo, Ingrid Betancourt, Clara Rojas y Héctor Abad Faciolince.

La ovación se prolongó por más de un minuto.

Acto seguido, seis de los homenajeados se sentaron y uno solo quedó de píe, el chocoano Leyner Palacios, a quien el presidente Santos destacó citando la tragedia que vivió en la masacre de Bojayá.

“Leyner Palacios es una de estas víctimas. El 2 de mayo de 2002, un mortero rudimentario lanzado por las Farc, en medio de un combate con los paramilitares, cayó en la iglesia de su pueblo –Bojayá–, donde sus habitantes habían buscado refugio”.

“Murieron cerca de 80 hombres, mujeres y niños, ¡la mayoría niños! –continuó diciendo–. En cuestión de segundos, Leyner perdió a 32 familiares, incluidos sus padres y tres hermanos menores. Las Farc han pedido perdón por este hecho atroz, y Leyner, que ahora es un líder comunitario, los ha perdonado”.

Nuevamente, se produjeron y con más emotividad los aplausos.

Leyner de tes morena que contrastaba con su guayabera blanca, agradeció el homenaje con una inclinación de cabeza.

El acto se inició a las 7:00 de la mañana (hora de Colombia), en el Ayuntamiento de Oslo, edificio que alberga la administración de la ciudad. Al llegar a la ceremonia, el Presidente Santos fue recibido por el Alcalde de Oslo, firmó el libro de honor de la ciudad.

Primero intervino la vicepresidente del Comité Noruego del Premio Nobel y luego, tras recibir el diploma y la medalla de oro alusiva, el presidente Sanntos pronunció su discurso de unos 20 minutos de duración.

A la salida de la ceremonia el presidente Santos reiteró que el dinero del Premio Nobel lo destinará a las víctimas del conflicto armado en Colombia.

Son 8 millones de coronas suecas por premio, que equivalen a unos 832.000 euros o unos 975.000 dólares y alrededor de 2 mil 500 millones de pesos colombianos. 

Las victimas

Estas son las víctimas del conflicto armado colombiano que recibieron el homenaje en Oslo:

  • Pastora Mira

Mujer, madre y líder comunitaria Pastora Mira García, oriunda de San Carlos (Antioquia), padeció la tragedia de la violencia y el conflicto armado, y a pesar de ello, se ha mantenido firme en su labor por ayudar a las víctimas, e inclusive a los victimarios.

Pastora sufrió el asesinato de su padre y sus seres queridos, sus hermanos y su esposo; la desaparición de su hija, el hallazgo de su cadáver, el desplazamiento de su tierra, sus condiciones paupérrimas de supervivencia, el regreso a la tierra natal, su lucha por el prójimo, su activismo social, su capacidad infinita de perdón y reconciliación (hasta el punto de brindar abrigo y primeros auxilios al victimario de uno de sus familiares), su entereza y capacidad micro-empresarial y política, hacen que se destaque dentro de los invitados al Nobel.

De hecho, ella es un ejemplo sobre cómo una tragedia puede convertirse en una nueva realidad llena de esperanza para su patria.

  • Leyner Palacios

Para Leyner Palacios, sobreviviente de la masacre de Bojayá (Chocó), y quien se ha destacado como líder regional de las víctimas del conflicto en el Pacífico, “el perdón es una oportunidad para seguir viviendo”.

Leyner asistía a misa en la Iglesia San Pablo Apóstol de Bojayá, cuando se desató un combate entre las Farc y las Autodefensas, que culminó con la explosión de un cilindro bomba que cayó en la iglesia y produjo la masacre.

Leyner se salvó de milagro, refugiándose en la casa de las misioneras, contigua a la iglesia.

Desde entonces se convirtió en vocero de las víctimas de Bojayá, y viajó a La Habana durante el proceso de paz con las Farc, para hablar cara a cara con uno de los actores del conflicto.

“Si queremos cambiar este país, las víctimas tenemos que empezar los procesos de perdón ya”, afirma. 

  • Liliana Pechené

Lideresa indígena de la comunidad del pueblo Misak de Wampia, resistente al conflicto armado en Silvia, en el Cauca.

Representante en el proceso de Reparación Colectiva de la comunidad frente a la Unidad para las Víctimas.

“Nuestro mensaje desde el pueblo Misak es que le apostamos al proceso de construcción de paz, que creemos en la paz con cambios en los territorios”, dice.

Y agrega: “Desde las organizaciones de víctimas que han cargado por años con la guerra, debemos darlo todo por el proceso más difícil que ha tenido nuestro país, que es el proceso de paz”.

“La No Violencia es la ruta para tener una sociedad incluyente que vincule los derechos de todos, los derechos de los indígenas”, sostiene. 

  • Fabiola Perdomo

Fabiola Perdomo es viuda de Juan Carlos Narváez, uno de los 11 diputados vallecaucanos secuestrados por las Farc el 11 de abril de 2002 y asesinados cinco años después. Es madre de Daniela, de 16 años, y ha ejercido como directora territorial de la Unidad de Víctimas en el Valle del Cauca.

Fabiola hizo parte de la delegación de víctimas que se reunió en La Habana con los miembros del Secretariado de las Farc ‘Pablo Catatumbo’, ‘Iván Márquez’ y ‘Joaquín Gómez’, ocasión en la que estos jefes guerrilleros pidieron perdón y reconocieron que este hecho fue el “episodio más vergonzoso” cometido por esa guerrilla.

Fabiola confesó que lloró tanto esa vez como no lo hacía desde 2007, cuando se enteró de que su esposo había muerto en cautiverio. “El perdón no solo libera al perdonado sino también al que perdona”, afirma.

Y agrega que el Acuerdo de Paz con las Farc ha sido la noticia que su esposo Juan Carlos Narváez siempre esperó. “Él estaba seguro de que la paz algún día llegaría a este país, y hoy puedo decirle que puede estar tranquilo porque llegó la hora de la paz”, sostiene. 

  • Ingrid Betancourt

La excandidata presidencial Ingrid Betancourt padeció el calvario del secuestro en las selvas colombianas a manos de las Farc durante más de seis años, desde febrero de 2002 hasta julio de 2008, cuando fue liberada por el Ejército Nacional en la histórica Operación Jaque, en la cual también recobraron su libertad otros 14 secuestrados: tres contratistas estadounidenses, siete militares y cuatro policías, siendo Ministro de Defensa el actual Presidente de Colombia, Juan Manuel Santos.

A pesar de la terrible experiencia que significó para ella perder su libertad y truncar sus aspiraciones políticas en busca de lograr un país con esperanza de futuro, a través de su partido político Verde Oxígeno, Ingrid hoy ha perdonado a sus captores, considera que el Acuerdo de Paz con las Farc es el “final de una pesadilla” y sostiene que “perder esta oportunidad de reconciliación sería un crimen generacional”. 

  • Clara Rojas

“Decirle no a la paz es una falta de grandeza”, afirma Clara Rojas, actual representante a la Cámara por el Partido Liberal, quien, al igual que Ingrid Betancourt, de quien era su mano derecha en el Partido Oxígeno, permaneció secuestrada por más de seis años en las profundidades de la manigua, donde vio nacer a su hijo Emmanuel, del que fue separada por más de seis meses y con quien solo se reunió tras ser liberada por esa guerrilla en enero de 2008.

A pesar de todo, a pesar del sufrimiento, Clara no duda en afirmar hoy que “el perdón es clave para construir la paz en Colombia”. 

  • Héctor Abad Faciolince

“Estos amantes de la muerte lo que más odian es a un hombre que ame la vida”, ha escrito el escritor y periodista Héctor Abad Faciolince, al referirse al asesinato de su padre en 1987, como parte de otro capítulo tenebroso del conflicto violento que ha vivido Colombia.

El asesinato de su padre, Héctor Abad Gómez, uno de los gigantes defensores de los derechos humanos que ha tenido Colombia, ha llevado su hijo, excelso escritor y periodista, a reflexionar sobre las más profundas causas y efectos de la violencia en Colombia.

Pero, no solo eso, sino también a proponer caminos y rumbos nuevos para salir del túnel negro, sin dejar de recalcar en el sinsentido de la guerra, la violencia y la retaliación como vía de superación espiritual colectiva.

“El olvido que seremos”, se titula una de sus más bellas y profundas obras que avanzan en este sentido.