17 de mayo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Cambio mi voto por un tugurio

7 de diciembre de 2016
Por Antonio Cano García
Por Antonio Cano García
7 de diciembre de 2016

Antonio Cano G.

Antonio Cano GarcíaA partir de la década de los años setenta surgió un personaje llamado José J Osorio que, con la anuencia de su jefe político el Dr. Luis Guillermo Giraldo Hurtado, se dedicó a promover invasiones en sectores deleznables y pertenecientes en su gran mayoría al Municipio de Manizales o a la Caja de la Vivienda Popular, y algunas veces terrenos particulares como los invadidos a la organización de las hermanas de la Presentación Obras Sociales Betania. En estos terrenos él ubicaba las familias con la promesa de que más tarde su jefe político ordenaría la respectiva adjudicación. Estos terrenos eran carentes de servicios públicos y de vías de penetración y representaban riesgo de deslizamiento. Para obtener la correspondiente posesión del terreno las personas necesitaban hipotecar sus voluntades y en cada elección a salir a depositar su voto por el senador Giraldo Hurtado y por las personas pertenecientes a su grupo político, fue así como el mismo José J Osorio, a pesar de su poco bagaje intelectual, llegó a ser Concejal de Manizales.

la-patria-enero-de-1982

Las principales invasiones que este personaje promovió fueron el Alto del Aguacate y el mal llamado Barrio San Fernando, donde se presentó una de las peores tragedias en Manizales, enlutando las Ferias que se celebraban en esa semana del mes de Enero de 1982. Además otros políticos de poca monta siguieron el ejemplo y podríamos decir que detrás de cada invasión estaba la mano de un político de menor rango en busca ganar posicionamiento con su gran jefe. A las invasiones se les ponían el nombre del político que estaba dándoles respaldo y recogiendo allí sus votos, fue así como en Sierra Morena donde años atrás había ocurrido un deslizamiento apareció el barrio Luis Guillermo Giraldo Hurtado, barrio que perdió su nombre una vez este personaje dejo el Congreso de la Republica y ya no necesitaba votos. También apareció el barrio Pilar Vallejo de Hoyos, quien para ese entonces era la secretaria del directorio del Dr. Luis Guillermo y otro barrio fue el que llevó el nombre de Carlos Fernando Giraldo Ángel, político liberal adscrito al movimiento del Senador en mención. Es de anotar que hoy estos nombres ya no figuran en el mapa de la ciudad de Manizales y son otros políticos los que ordeñan esos votos de esas pobres moradas ofreciendo mejoramientos de vivienda.

la-patria-foto-dos

la-patria-enero-de-1982-foto-tres

El escritor Manizaleño Néstor Gustavo Díaz B escribió el 31 de Octubre de 1982 en el diario La Patria lo siguiente: “Para la persona que como usted, o como yo, desayuna, almuerza, come, va a cine, se toma unos tragos en la semana, tiene un trabajo más o menos estable o en el mejor de los casos, es un potentado, las palabras tugurio, barrio de invasión, marginados, pertenecen a otro  mundo; a un asunto distante, a una realidad aparte a las situaciones que nos tocan. 

Pero la verdades es que la ciudad de Manizales, como todas las de América del Sur, se encuentra rodeadas de cinturones de miseria. Un alto porcentaje de la misma ciudad; la misma ciudad que compartimos usted y yo, se encuentran habitadas por seres que son como sombras; que son una denuncia a tantas cosas, o realidades que no debemos esquivar y que debemos afrontar, ojala de una vez.

Los barrios de invasión: Cantera, Solferino, Caribe, Asis, La herradura y otro montón, son el material disponible, suave, dúctil, que el politiquero maneja para ganar votos con la miseria de otro ser igual a él, en derechos según una sagrada Constitución Nacional, que esta muy bien escrita pero muy mal aplicada. Pero el fenómeno no solo esta manipulado por el político. Desde mas allá del Rio Bravo, se encuentran políticas que sostienen a nivel internacional la “familia marginal”, porque esta produce mano de obra barata y también delincuencia. Pero sale más económico sostener un mecanismo represivo que acabar con esa fuente insospechada de riqueza que es una condición marginal.

También es de anotar que esta miseria se da en una sociedad profundamente religiosa donde el lema de que el rico no entra al cielo y el pobre tendrá haciendas espirituales; también funciona en la mentalidad de esos seres cada día mas explotados.

Esta pauperización lleva a sus víctimas, los tugurianos, a vivir de manera envilecida; las enfermedades, el analfabetismo, la malnutrición los lleva a una degradación que es un insulto a la dignidad del hombre. esta realidad cobija a un 40% de los habitantes de los países subdesarrollados. Cuales derechos humanos? Donde están los programas de cambio?

El tuguriano es la materia prima de la democracia. Ellos, y solo ellos, producen votos y la “mano de obra barata” que alimentan las industrias de  la democracia.

Será una invención todos estos tugurios que rodean a Manizales y que nos señalan rencorosamente mientras llega el día de la resurrección de la carne, o el juicio final, o de lo más inmediato, la rebelión ante las promesas incumplidas”

Otro recurso que utilizó el Dr. Luis Guillermo Giraldo H para llegar al Senado de la Republica fue la Caja de la Vivienda Popular de Manizales, bautizada por el Dr. Gustavo Robledo Isaza como la caja de Pandora, porque desde allí se hacían adjudicaciones de lotes ubicados en los cinturones de miseria de Manizales y cuando la entidad tenia que responder por problemas creados por estas administraciones liberales, la entregaban a la espera de su recuperación, como fue el caso de la ciudadela del Caribe que más adelante les describiré, para tomarla de nuevo y seguir sus descarado que hacer político. Si la justicia colombiana tuviese el poder investigativo entraría a buscar los responsables de los cientos de personas que perdieron sus vidas en esos barrios de invasión promovidos por estos políticos que formaban un presupuesto electoral con la miseria de estos habitantes de humildes barrios.

la-patria-enero-de-92-foto-cuatro

Este artículo es el preámbulo para poder mencionar el desarrollo histórico de la gran ciudadela del Caribe en Manizales, historia desconocida y que servirá de ejemplo de lo que las comunidades pueden hacer mediante el milagroso sistema de la AUTOGESTIÓN COMUNITARIA, sistema que ha desaparecido en Colombia gracias a la gestión de CAMACOL y al desdén de la clase política Colombiana.