24 de octubre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Universidad de Caldas obtuvo la segunda patente internacional en su historia

19 de noviembre de 2016
19 de noviembre de 2016

Universidad de Caldas

Manizales, 19 de noviembre de 2016. La Oficina de Patentes y Marcas de EE.UU. (USPTO) otorgó patente de invención a la Universidad de Caldas, para un biorreactor para la producción de biosustancias por fermentación en estado sólido, empleando hongos macromicetos, el cual ya había obtenido la patente para Colombia en 2014.

Los responsables de este logro histórico, son los profesores de la Universidad de Caldas, Sandra Montoya Barreto, Óscar Julián Sánchez Toro y Luis Fernando Gutiérrez Mosquera, quienes contaron con el apoyo constante de la Oficina de Innovación de la Universidad de Caldas.

El equipo se concibe para utilizar hongos para producir sustancias de uso de la industria farmacológica, entre otras, empleando como materia prima residuos agrícolas y agroindustriales.

«Un aspecto importante de elegir los países donde patentamos es donde esas tecnologías tengan un desarrollo desde la industria, entonces si bien hay que patentar en nuestro país de origen, en Estados Unidos hay toda una industria en el tema de bioreactores y habría un potencial importante para licenciar esta tecnología», comentó Patricia Salazar Villegas, asesora en Innovación y Proyectos.

Se trata de la quinta patente en los últimos tres años que obtiene la Institución, y la segunda internacional.

«Ya tuvimos una el año pasado pero era en conjunto con la Universidad de Antioquia y la Universidad de Illinois (EE.UU.), pero ahora la Universidad de Caldas es la única titular de este desarrollo», agregó Salazar Villegas.

El proceso

La solicitud se hizo en 2013 y consistió en una serie de trámites, evaluaciones de peritos internacionales y cumplimiento de varios requisitos, así como el acompañamiento de una firma de abogados.

Sandra Montoya Barreto, profesora de planta de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Caldas, recordó que todo comenzó desde que planteó esta investigación para su tesis doctoral, y ahora recoge los frutos de un trabajo juicioso y en equipo.

«También habíamos seleccionado para la patente a China por su amplia tradición e investigación con los hongos macromicetos, pero por cuestiones económicas se decidió que se hiciera primero en EE.UU. Ahí empezó un proceso arduo por las correcciones y los requerimientos. Cumplimos porque el resultado fue positivo y estamos muy contentos porque es un logro muy grande de la Universidad de Caldas, para la región y para el país», anotó.

Actualmente el biorreactor funciona en la Planta de Bioprocesos de la Universidad de Caldas en la granja de práctica de Tesorito, ubicada en el sector de Maltería en Manizales, y se está utilizando para investigación y desarrollo de una tesis del Doctorado en Ciencias Agrarias de la Institución, relacionado con la producción de un tipo de enzimas de uso industrial mediante residuos agrícolas y agroindustriales, y utilizando el hongo trametis versicolor.

Por último, Patricia Salazar Villegas explicó que la patente tiene una protección por 20 años desde que se solicita y significa que la Universidad tiene el derecho a explotar ese conocimiento en ese periodo.

«Lo que viene es un trabajo de comenzar a presentar esa patente a socios en este países para poder producir el biorreactor y licenciar su tecnología o incluso mejorar su desarrollo, pero ya con ese respaldo que da la patente en Estados Unidos», concluyó.