19 de octubre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Premio Simón Bolívar para Alfredo Molano

9 de noviembre de 2016
Por Albeiro Valencia Llano
Por Albeiro Valencia Llano
9 de noviembre de 2016

albeiro valencia

Como un justo reconocimiento por su legado intelectual el jurado del Premio Nacional de Periodismo Simón Bolívar, le otorgó a este sociólogo el Gran Premio a la Vida y Obra, porque ha caminado el país por todos los senderos y recovecos, porque ha dialogado con el pueblo, conoce la historia del país rural que sufre la guerra y el abandono del Estado y nos ha contado esta realidad a través de artículos, crónicas, reportajes y libros. Por todo esto recibió el galardón en la noche de los mejores.

Nació en Bogotá, en 1944, y estudió sociología en la Universidad Nacional; se graduó en 1971 y trabajó en el Alto Sinú donde el contacto con los campesinos le enseñó la importancia de la tierra para las comunidades rurales. Viajó a Francia y se matriculó en La Sorbona como alumno de la École Pratique des Hautes Études de París, entre 1975 y 1977. Escribió el trabajo de grado sobre la Violencia pero, contada por las víctimas; recogió las narraciones de los bombardeos de la región de El Pato, en el Huila y las denuncias de los campesinos por los ataques del Ejército, realizó entrevistas en el Valle del Cauca y en Boyacá y recogió la versión que, sobre la Violencia, tenían los campesinos. El informe final fue una historia sobre la colonización del Ariari, tejida a través de relatos y apoyada en el análisis sociológico; el director de la tesis le respondió diciéndole que le gustaba el estilo literario pero que tenía serias dudas sobre el carácter científico de la obra. Es que “los relatos iban por un lado y la sociología por otro”; ante los hechos se olvidó del trabajo y del grado.

La decisión anterior fue clave porque le ayudó a orientar su vida. Empezó a recorrer el país en carro, a caballo, en lancha y a pie, cruzando las cordilleras, ascendiendo a los páramos y bajando a los abismos, deteniéndose en las serranías, latifundios y parcelas de los campesinos, recogiendo las voces de las comunidades. De este modo conoció los conflictos, los dramas, las angustias y las alegrías de los pobladores de chozas, rancherías, veredas, aldeas y pueblos. Las columnas de opinión, crónicas, reportajes, documentales y libros, van surgiendo al mismo tiempo, porque sus narraciones siguen el mismo hilo de la Colombia profunda, del país marginado, de las regiones periféricas.

Sociólogo, escritor y periodista

Desde hace medio siglo se dedica a buscar las historias ocultas en villorrios de nuestra arrugada geografía, en cañadas y tragadales, lejos de la Colombia urbana y abandonada por el Estado, pero inmersos en el conflicto. Encuentra la información hablando con la gente; de este modo rescata lo invisible. Con este método ha escrito y publicado 27 libros, entre ellos: Amnistía y violencia (1978); Materiales para una historia de la educación en Colombia (1979); Los bombardeos de El Pato (1980); Los años del tropel (1985); Selva adentro: Una historia oral de la colonización del Guaviare (1987), Dos viajes por la Orinoquía colombiana (1988); Siguiendo el corte. Relatos de guerra y de tierras (1989); Del Llano llano (1995); El tapón del Darién: diario de una travesía (1996); Rebusque mayor. Relatos de mulas, traquetos y embarques (1997); La tierra del Caimán: historias orales (2006); Trochas y fusiles (2006); Ahí les dejo esos fierros (2009); Del otro lado (2011); A lomo de mula: viaje al corazón de las FARC (2016). Al analizar la producción intelectual es fácil encontrar la historia de la Violencia de mediados del siglo XX y la del conflicto armado. Las obras son ricas en testimonios de una sociedad dividida por barreras geográficas, culturales, regionales, políticas e ideológicas, pero, en general, son pueblos permeados por las violencias y por el conflicto que vive el país.

Lleva 40 años estudiando el origen de las FARC, como un movimiento campesino armado, con ideas políticas. Aprendió a mirar la guerra con los ojos de un campesino que vive en medio del conflicto; esto se evidencia en su libro Selva adentro, que fue su primer contacto con esta guerrilla. Y la obra A lomo de mula: Viajes al corazón de las FARC narra los procesos de paz que se han intentado. Este conocimiento le ha permitido hacer narraciones, crónicas y reportajes sobre hechos y momentos cruciales de nuestra historia. Por ejemplo, el pasado 4 de septiembre publicó en El Espectador el artículo Yarí, la historia de una zona histórica, debido a la Décima Conferencia que realizarían las FARC en los Llanos del Yarí. Pero la importancia del citado artículo radica en que por este territorio ha pasado toda nuestra historia: la explotación del caucho, la cultura de la coca, del yagué, del yopo y del curare, así como la extinción de comunidades indígenas y de la selva, debido a la explotación económica de la región. Estos hechos fueron denunciados por el biólogo Richard Evans Shultes, de la Universidad de Harvard. Su actividad fue recogida por Wade Davis en el libro El río, que inspiró la película de Ciro Guerra El abrazo de la Serpiente. Narra también la colonización realizada por los campesinos que huían, a mediados del siglo pasado, de la violencia en Tolima, Valle del Cauca, los santanderes y Cundinamarca. Es en este ambiente cuando llegaron otros campesinos del sur de Tolima y Sumapaz que, huyendo de las guerras del gobierno, dieron origen a las FARC, entre los ríos Ariari y Caguán. Con el tiempo los Llanos del Yarí se convirtieron en una región de enorme importancia estratégica para la guerrilla, como un corredor de seguridad del Bloque Oriental porque comunica la hoya del río Duda con el río Apaporis. El Yarí será reconocido como el sitio donde las FARC se convirtieron en partido político, por la Décima Conferencia realizada el pasado mes de septiembre.

Pero Alfredo Molano también denuncia los abusos de poder, el avance de la hacienda hacia las parcelas de los campesinos, los desplazamientos de comunidades enteras por las mafias, por los grupos paramilitares o por el conflicto armado; debido a estos hechos fue amenazado por el grupo de Carlos Castaño y se exilió en Europa, entre 2001 y 2002.

Por sus libros, crónicas, reportajes, documentales y columnas de opinión, realizados en medio siglo de constante ejercicio intelectual, ha recibido el reconocimiento de los medios y de la academia. La Universidad Nacional le otorgó el Honoris Causa en Sociología; recibió el Premio Nacional del Libro de Colcultura y el Premio Nacional en Ciencias Humanas, de la Academia de Ciencias Geográficas, por una vida dedicada a la investigación.

Esta es a grandes rasgos la vida y obra de un periodista, sociólogo, académico y escritor, que viene recorriendo los caminos de la otra Colombia para mostrarnos la realidad, cómo viven las comunidades invisibles. Al respecto escribió el poeta Juan Manuel Roca que “pocos periodistas como éste más lejanos del estatismo del escritorio, más lanzados a recorrer los caminos de Colombia que tantas veces son caminos desplazados, comarcas ajenas a la realidad de quienes ejercen un periodismo de avestruz, en un ejercicio pasivo de continuas fugas y escapismos”.