17 de septiembre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Malhablados por doquier, sin remedio

21 de noviembre de 2016
Por Jairo Cala Otero
Por Jairo Cala Otero
21 de noviembre de 2016

Jairo Cala Otero

jairo calaA una de mis cuentas de correo electrónico ingresó un sábado un mensaje que decía: «Estoy en una conferencia con un corresponsal de la Agencia EFE. Acaba de decir: ‘Habemos periodistas que investigamos…’. Yo estoy sorprendida. ¿Ya se puede decir ‘habemos’?». Yo le respondí lo pertinente a la remitente del mensaje, no sin antes preguntar quién era aquel que de tal forma maltrata el español. La periodista que se comunicaba conmigo, una boyacense que ocho días antes había participado en uno de mis talleres sobre el arte de escribir, en la ciudad de Tunja, me respondió con un mensaje de texto a mi celular, y me suministró el nombre del malhablado representante de aquella agencia española de noticias. (No lo revelo aquí para no incomodar al «protagonista»).

Y en aquel mismo mensaje de texto ella preguntaba: «A propósito, ¿es válido decir ‘hay conmigo’, para remplazar el famoso ‘habemos’?».

Cuando me hubo pasado el escalofrío emocional, busqué en mis archivos un boletín de Español Correcto, contentivo de explicación pedagógica sobre el funcionamiento del verbo haber, y se lo transmití a la inquieta periodista tunjana.

Aquel periodista había sido contratado por una entidad gubernamental de la capital boyacense, para impartir una conferencia sobre un tema inherente a la labor informativa. ¡Pero allí cogió a puntapiés, sin asomo de sonrojo alguno, esta belleza lingüística: el español!

Para refrescar ese asunto, con el que muchos tropiezan y caen de bruces hasta dejar su lengua pegada al suelo (y su imagen en las nebulosas), reitero que aquella expresión del corresponsal de EFE («Habemos periodistas que investigamos…») no solo es incorrecta, sino chambona, arcaica y deslucida. Su sentido semántico, además, produce un enorme choque frente a lo que el hablante quiso afirmar. Porque no es muy creíble que haya periodistas que investiguen lo suficiente; si así fuera, también incluirían en ese proceso una minuciosa «investigación» sobre cómo funciona su elemental herramienta de trabajo de todos los días: el español, las palabras, sus usos, sus estructuras…

¿Cómo debió decir el corresponsal de la Agencia EFE? «Existimos periodistas que investigamos…»; o «Hay periodistas que investigan…». No importa qué investiguen, esas son expresiones correctas. Aunque sobre este tema muchos no investiguen nada.

¿Y por qué se usa la forma hay, del verbo haber, en casos como el citado aquí? Porque ese verbo es impersonal, y también es auxiliar.

Veamos la función primera, la impersonal:

‘La tercera persona del singular del presente de indicativo, en lugar de ha, adopta la forma especial hay.

‘La primera persona del plural del presente de indicativo es hemos, y no la arcaica habemos, cuyo uso en la formación de los tiempos compuestos es hoy un vulgarismo propio del habla popular. También es propio del habla popular el uso de habemos con el sentido de ‘somos o estamos’. Solo es normal hoy en la lengua culta el uso de habemos en el caso de la locución coloquial habérselas con alguien o algo. Asimismo, hoy son ajenas a la norma culta las formas de presente de subjuntivo haiga, haigas, etc., en lugar de haya, hayas, etcétera’. (Cita del Diccionario panhispánico de dudas).

Ahora bien. Recordemos que la periodista que pilló la metedura de pata del corresponsal extranjero, preguntó si el giro «hay conmigo» es correcto, para obviar el uso del error ya comentado. ¡No, no, no! Ese es un esperpento acuñado por los legos, con la creencia ─y, seguramente, sana intención, pero inválida─ de que el pronombre personal ‘conmigo’, que es una forma de la primera persona , precedida de la preposición con, salva o sustituye el horroroso «habemos». En esos casos debe decirse somos tantos. Ejemplo: «Aquí, en mi casa, somos cinco personas», en vez de «Aquí, en mi casa, hay conmigo cinco personas», que es un error.

Como verbo auxiliar, haber es el principal verbo de tal categoría en español, ‘ya que se emplea para formar los tiempos compuestos de la conjugación. Para ello se combinan todas las formas simples de haber con el participio en -o del verbo que se esté conjugando: ha comprado, hemos querido, había venido, ha llovido, etcétera’. (Normativa tomada del Diccionario panhispánico de dudas, Real Academia Española).

Ojalá que haya más estudio de este tema porque, seguramente, hay muchas personas que hubieron de quedar sin entender esta explicación.