25 de octubre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

INESPERADA DEVALUACIÓN DECEMBRINA DEL PESO

18 de noviembre de 2016

El peso colombiano se ha devaluado desde la elección de Donald Trump un poco más de 5%, lo mismo ha sucedido con casi todas las monedas de los países emergentes, algunos incluso han ajustado sus tasas para evitar la salida de dólares, tal como hizo ayer México. Hay un cúmulo de factores externos que han llevado a que el dólar pasará de valer $2.984 a $3.134, es decir $150 más desde que la Casa Blanca definió su nuevo inquilino.

Es un hecho ineludible en los mercados que el dólar se ha apreciado a niveles no vistos en más de 10 años, un hecho que pone nerviosa la economía global. Incluso hay un efecto extraño en el mercado que rompe la tendencia de que cuando el barril de petróleo sube el dólar baja automáticamente; atravesamos momentos en que el crudo repunta e igual la moneda estadounidense. El analista económico egipcio de Bloomberg, Mohamed El-Erian, dice que no solo de Trump se debe el dólar caro sino de factores mundiales más generales. “Las monedas son precios relativos, no reflejan solamente lo que ocurre en una economía concreta sino también en otros países. Los mercados continúan esperando que el Banco Central Europeo y el Banco de Japón mantengan unas políticas de alto estímulo monetario pese a las expectativas de una Fed menos acomodaticia y el hecho de que el crecimiento en Europa y Japón pueda beneficiarse de unas monedas más débiles. A esto se le suma el impacto de una mayor salida de capitales de estos países, y de otros como China, debido al aumento de los diferenciales de los tipos de interés y a un desempeño más vigoroso de la economía estadounidense (…) La política también juega un papel. Tras el triunfo inesperado de Trump, han aumentado las expectativas de una posible convulsión política en Europa provocada por movimientos anti- establishment, comenzando por el referéndum constitucional en Italia el 4 de diciembre”.

La pregunta que se hacen los consumidores y demás jugadores en el mercado es cuál será la tendencia de la moneda estadounidense el último mes del año, a lo que los expertos responden: “es probable que el dólar continúe apreciándose frente al euro y al yen, impulsado por los acontecimientos económicos y financieros, aunque probablemente haya algunos baches en el camino. La perspectiva es mucho más ambigua para las monedas de los mercados emergentes, dada la enorme caída que ya han sufrido frente al dólar. La reciente fortaleza del dólar facilita el reequilibrio económico”. Un dólar fortalecido y una expectativa creciente por el cambio de ideas económicas en la Casa Blanca harán que la moneda siga al alza, a no ser que la banca central de los países más afectados salgan a tomar medidas puramente monetarias. Pocas veces en la historia reciente se había visto una reacción tan visible por un cambio de gobierno en Estados Unidos.

EDITORIAL/LA REPÚBLICA