30 de enero de 2023
Directores
Juan Sebastián Giraldo Gutiérrez
Ximena Giraldo Quintero

El mal momento de las encuestas

15 de noviembre de 2016
Por José Ferney Paz Quintero
Por José Ferney Paz Quintero
15 de noviembre de 2016

José Ferney Paz Quintero
Abogado Consultor                                     

Ferney PazNo nos llamemos a engaño: las firmas encuestadoras han entrado en un periodo  de desprestigio, de poca credibilidad ante la opinión pública, por la manipulación de la información y sus desaciertos en los últimos  procesos electorales, a pesar que las técnicas de recolección han evolucionado, pero persistiendo las sospechas por la presunta parcialidad de sus conteos para buscar favorecer alguna tendencia política o la imagen del gobierno de turno.

Lo acontecido con los resultados del publicitado plebiscito, en donde las diferentes encuestas aludían a un arrollador triunfo del SI, sumado a lo ocurrido en la reciente elección presidencial en los EEUU en donde se pronosticaba un exagerado favoritismo de la ex secretaria de Estado, pone de presente que dicho sistema de ausculta miento de opinión viene perdiendo credibilidad ante la  ciudadanía, por el “caos” de  las mismas, haciéndolas menos confiables día tras día.

Al decir de los expertos en opinión pública, esta caída de respaldo se viene presentando por dos tendencias que están haciendo que las encuestas  sean menos confiables, una por el uso de los celulares que permite ingresar a las redes sociales y segunda la poca voluntad de las gentes a responder a los encuestadores, o cuando lo hacen cambian la                                                                                                                       intención del voto al momento de depositarlo, generándose una incertidumbre en sus verdaderos resultados.

Lo cierto es, que se espera se avance en  este  oráculo de Delfos ( lugar sagrado de consulta), sin descartar que hoy en día  la  opinión de las gentes es analizada a través de las redes sociales e infinidad de comportamientos, como el de ese alto porcentaje que  decide  su voto en las ultimas veinticuatro horas, sin considerar que muchos de ellos lo hacen dentro del cubículo, cuando  las encuestas han sido realizadas  48 y 72 horas antes de  su difusión, lo que significa que ese trabajo de campo se efectuó una semana antes de los resultados,  significando que se da  una información desactualizada con el afán mediático de salir ante los medios.

Los procesos políticos del futuro serán diferentes, en donde las redes sociales jugarán un papel trascendental, por las visitas que permanentemente hace el  ciudadano informándose de la actualidad, que le permite  tomar conciencia sobre su participación electoral  y a quien favorecerá con su voto.

Ahora bien, estamos en presencia de un electorado cada vez más fragmentado, con pérdida de la mística y lealtad por los partidos, en donde los votante ya  no creen en sus  colectividades, así como la cantidad de indecisos y la gran volatilidad de las preferencias han sido, y así lo consideramos, las razones de la falta de acierto de las firmas encuestadoras que las tienen en el ojo del huracán.

Sobre este controvertido tema podemos afirmar que por fortuna las encuestas y su  interpretación, constituyen una transitoria fotografía del momento, una noticia del ayer, un instrumento perverso que se utiliza en las controversias políticas, una modalidad de crear falsas percepciones y ocultar realidades del momento, en donde la principal víctima es la verdad y el derecho del ciudadano a elegir con libertad, debidamente informado y en conciencia, factores estos que desafortunadamente no se vienen dando en nuestra menguada democracia, aunque se trate de  desconocer.

Lo cierto es, que vuelve demostrarse que el tema de la opinión pública es un asunto demasiado complejo y sujeto a cambios súbitos, de allí que se siga sosteniendo que la premisa más real, es que la mejor encuesta electoral es la que tiene lugar el mismo día de las elecciones, lo demás es paisaje.

ADENDA UNO: Ahora que se habla tanto de populismo con la elección de Trump en los  EEUU,  conviene  como hecho anecdótico  aludir a uno de los más conspicuos en esa tendencia política en la América latina  como lo fue el ex presidente ecuatoriano José María Velasco Ibarra, quién de todos sus cinco mandatos por elección popular sólo pudo terminar el del periodo 1952 – 1956, en los restantes fue depuesto por golpes de estado dados por los militares en conspiración  con sectores civiles.

Su vida y trajinar político es una mezcla de realidad y mito, abogado  en 1922,  con especialización en la Sorbona, de París, derrocado en 1935 se exilió en  Sevilla, la del Valle, donde para ganarse la vida,”enseñó en una escuela”, escribieron los historiadores y críticos ecuatorianos, siendo esa institución el colegio “General Santander”, otras voces, expresaban, “increíble que un ex presidente ecuatoriano vaya  a enseñar a un colegio rural con sólo tres años de fundado,” “ debieron haberlo nombrado  a Velasco en la cancillería colombiana como asesor de política exterior,” afirmaban otros en su favor.

Inició labores académicas el 18 de octubre de 1935, dictando  la cátedra de filosofía, y entre sus alumnos estaban jóvenes  que luego descollaron en el panorama nacional y mártires de sus ideas, como Hugo Toro Echeverri, Héctor Abad Gómez y José Cardona Hoyos.

A Hugo Toro lo asesinaron los pájaros en la violencia conservadora, en su consultorio de odontólogo, ubicado en la calle Real, autor del hermoso pasodoble, Mi Sevilla: “Son de guitarra embrujada/ embriaguez de manzanilla/ castañuela arrebatada/ es mi tierra de Sevilla/.

A Héctor Abad, lo asesinaron en Medellín las fuerzas reaccionarias  cuando aspiraba a la alcaldía de Medellín por el partido liberal y a  Cardona Hoyos, lo mataron porque en el seno del partido comunista defendía la idea de que la revolución colombiana se podía hacer desde el campo de la legalidad.

Vida  apasionante la de este  filósofo político, que  dejó varias obras, entre ellas la escrita en Sevilla,  denominada “Conciencia y Barbarie “, ensayo sobre su primera experiencia presidencial. “ El destierro es doloroso, pero moralmente  provechoso, “era su frase de batalla.

Ojalá los populistas de ahora, tuviesen la formación política,  académica y filosófica, de un Velasco Ibarra.

A propósito del tema, el pasado mes de Octubre  en la casa de la cultura   de Sevilla, se lanzó el libro “ El perpetuo exilado “, por parte del Ministro de la Cultura del vecino país, que recoge la vida y obra del político latinoamericano, obra que esperamos obtener una vez sea puesta en  venta  en las librerías  del país.

Muere en el Ecuador  víctima de una  insuficiencia cardíaca el 30 de marzo  de 1979, pidiendo en su lecho  de muerte: “me gustaría que mis cenizas reposaran en el colegio que me dio asilo y donde enseñé a las juventudes”. Desconocemos  si ese deseo se cumpliría

ADENDA DOS: El anuncio de  que los nuevos  textos de lo que se ha denominado acuerdo de paz no formen parte del bloque de constitucionalidad, constituye una gran noticia  para el estado de derecho,   por cuanto lo inicialmente aprobado de por sí no era más que un   disparate jurídico.

Bogotá, Noviembre  15 2016.