28 de enero de 2023
Directores
Juan Sebastián Giraldo Gutiérrez
Ximena Giraldo Quintero

EL DEPORTE ESPECTÁCULO: ENTRE LA VIOLENCIA Y EL NEGOCIO

23 de noviembre de 2016

Basta con observar a uno de los futbolistas que ha tenido una carrera con velocidad de vértigo, para comprender que detrás del deporte se encuentran enormes intereses económicos que benefician a unos pocos ídolos y a unos grandes inversionistas: James y sus calzoncillos, James y el celular, James y su reloj, James y las medias, los guayos y en fin, todos los atuendos habidos y por haber que por arte de magia se convierten en objetos deseados por miles de fanáticos. Pero de otro lado, millones de personas que están dispuestas a pagar sumas elevadas por tener un acceso seguro y de calidad a la transmisión de partidos de fútbol en donde juegan las estrellas, los ídolos.

Todo ello es posible entenderlo y aceptarlo en la medida que hace parte de una oferta, de una venta de un producto que muchos consumidores están dispuestos a pagar. Pero lo que definitivamente no es aceptable es el espectáculo bochornoso que se repite con cierta regularidad y que consiste en los enfrentamientos de “barras” de seguidores de ciertos equipos, sobre todo de fútbol, que producen heridos, muertes y destrozos en los alrededores de los estadios.

Está bien que por parte del gobierno se estimule el deporte, pero definitivamente cuando este tipo de prácticas generan violencia, es necesario que se tomen los correctivos necesarios para desestimular este tipo de actitudes. Por lo mismo, más que hacer inversiones para estadios gigantescos, bien valdría la pena invertir en escenarios deportivos barriales en donde sea la población local la que practique el deporte y en donde esos escenarios puedan servir como centros educadores para la adopción de conductas respetuosas cuando se trata de asistir a espectáculos de deportes profesionales, que son los escenarios en donde por lo general se producen las violencias más extremas.

En síntesis, lo deseable es que la prácticas deportivas sirvan para crear lazos de amistad, de solidaridad, al mismo tiempo que tenga unos efectos favorables desde el punto de vista de la salud. En fin, se trata de privilegiar la solidaridad y la salud y desestimular el negocio y la violencia.