15 de octubre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Aseguradas tres personas por recibir $147 millones producto de una transferencia no consentida

29 de noviembre de 2016
29 de noviembre de 2016

Pereira, 29 de noviembre de 2016. Funcionarios del CTI Seccional Risaralda capturaron en el barrio Villa Liliana de Armenia (Quindío), en la vía que de esa ciudad conduce a La Tebaida, a tres personas señaladas de los delitos de transferencia no consentida de activos, en concurso heterogéneo con falsedad en documento privado.

Los procesados este fin de semana en audiencias de control de garantías, no aceptaron  los cargos endilgados por el ente acusador y responden a los nombres de Camilo Fernando Zorro Rubiano, Jhonny Alejandro Giraldo Giraldo y Jhon Faber Giraldo Palomino. Los dos últimos primos en segundo grado de consanguinidad.

La Fiscalía adscrita al grupo de Estructura de Apoyo de la Seccional Risaralda que tiene la investigación a su cargo, cuenta con elementos materiales probatorios y evidencia física suficiente para vincularlos con el desvío de $147 millones de la empresa Fiduoccidente.

Las investigaciones señalan que el 29 de julio de 2015, una funcionaria de esa entidad falsificó una orden de pago que supuestamente sería a favor de la Unión Temporal Pereira Moderna 2015, fiducomitente de esa fiducia contratada para la ejecución de las obras de remodelación del Aeropuerto Internacional Matecaña de Pereira.

Sin embargo esos dineros no llegaron a la entidad señalada si no a  manos de terceros, es decir, a las cuentas de Zorro Rubiano y los parientes, señalando que a la cuenta de cada uno debía depositarse la suma de $49 millones, dinero que se hizo efectivo un día después, es decir, el 30 de julio, y del cual se comprobó se hicieron dos transferencias a la cuenta de la funcionaria desde la de Jhonny Giraldo.

Es así como el representante legal de Unión Temporal se dio cuenta de la anomalía y hace el respectivo reclamo a la fiducia, que al verificar se percató de la irregularidad. Por ello, el 1 de diciembre de 2015 se instauró la denuncia por parte de Fiduoccidente, que finalmente resultó siendo la afectada al tener que reponerle el dinero a la fiducia del Municipio.