6 de mayo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

¡Carta abierta a Chalo! 

14 de septiembre de 2016
Por mario arias
Por mario arias
14 de septiembre de 2016

Por: mario arias gómez

Mario Arias defDoctor, últimamente me da por llevarle la contraria a todo a sabiendas que no tengo la razón. ¿Qué será? Uribismo crónico señor (a). ¿Grave? Sí. Chiste que se refleja en lo que le  pasa a mí muy querido Chalo, a una dilecta y porfiada amiga y a algunos testarudos que con sofismas -que apoyan en premisas falsas- desdeñan los efusivos mensajes transcritos en la columna anterior, concebidos por distintos gobiernos y líderes del mundo, en los que felicitan al Presidente por el acuerdo alcanzado con las FARC. Link: https://www.eje21.com.co/2016/09/el-papa-los-lideres-del-mundo-y-la-paz/. Fraternos correos de respaldo y anuncio de real ayuda a la potenciación de la transición del posconflicto.

Desde la señorial Lima donde me encuentro -capital del Virreinato del Perú, fundada por F. Pizarro (18-01-1535) con el nombre de “Ciudad de los Reyes”, sede de la Real Audiencia (1543)- barrunto esta deshilvanada columna, incitado por la desazón que encuentro en un grueso número de coterráneos y peruanos amigos de Colombia, que soportaron en carne propia a “Sendero Luminoso”, que equiparan con nuestra tragedia, sin que se expliquen el teatral agite de los fanáticos, vengativos y confesos opositores de la Paz, expresidentes que aparentan ser sus hinchas, pero “por sus obras los conoceréis” (Mt 7,15-20). El Gran Satán unido al peor y folklórico Presidente que ha tenido el país, en su terquedad patológica, patrocinan y auxilian para que sigan las barbaridades, más muertes, más desplazados, más campos desolados, más pueblos fantasmas.

Densa e irrefutable realidad que nos deja sin aliento y sin palabras para explicar lo inexplicable, para entender las recónditas sinrazones de los antisantistas de todos los cuños que se  taponan las orejas para no oír los consideraciones de conveniencia de sesudos analistas, cotizados columnistas y acreditados medios de opinión del mundo (no propiamente castro-chavistas), que a una celebran el fin del conflicto armado más antiguo del planeta, que para vergüenza infectó la vecindad, problema atizado por fanáticos, feroces, sectarios y vergonzosos politiqueros que como yerba mala se propagan. Sujetos que en forma silvestre se dan en las Repúblicas bananeras. Lamentable chanda que sin mosquearse antepone su ira, odio y resentimiento al bien supremo de la Paz.

El fundado y razonado enfado de la diáspora colombiana que esperanzada avizora el regreso, luego de emigrar -la mayoría- contra su voluntad, de huida de la cruenta guerra. Compatriotas que no consienten que su anhelado retorno lo frustre la aspereza y ojeriza de confusos, farragosos, fatigosos y vanidosos ex gobernantes, afligidos por no haber sido ellos los firmantes el cimero Acuerdo que intentaron sin éxito con ofertas, esas sí, indignas como el despeje del vasto territorio del Caguán, intentado con Florida y Pradera, igual con la ofrenda de curules a dedo. Frustración y envidia que los condujo a convertir al Presidente en chivo expiatorio, a hacerlo sin más responsable de los males, cuitas y desgracias que en el último medio siglo ha padecido Colombia, claro irrespeto a la majestad del cargo que alguna vez ocuparon y deshonraron -para infortunio-, lo que pide a gritos una caritativa terapéutica que los redima con los esclavizados cipayos que como la plaga de “El flautista de Hamelín”, hechizada por su música, corrieron tras él, esta vez, no al río, sino al despeñadero de la guerra.

Felizmente no germinó en la Patria la práctica patentada en la Unión Soviética, que enviaba a los neuróticos y paranoicos a los pabellones psiquiátricos. Nuestro angelical opositor, que anda libre, calla como una ostra el que el CDH de la ONU desestimó la falsa denuncia de “persecución política” -que declaró infundada- desatada por Santos en contra del CD y del combo de “angelitos” que lo forman. Agrupación que  igual enmudece que otro “hostigado”, el “impoluto” Pretel,  postulado por Uribe y defendido por su “ideólogo”, J. O. Gaviria con el refuerzo del arcaico, cantinflesco, intolerante, locuaz y desbocado Torquemada, reelegido bajo el prisma negro de la corrupción, fue cesado por corrupto. Ruin Procurador en campaña política, protector del rufián al que le violaron el “debido proceso”, desmentido por la CIDH que negó la medida cautelar que coadyuvó el “don nadie” -venido a más- aferrado al cargo del que fue botado cual escupitajo por el CE, luego de múltiples recursos dilatorios con los que intentó frenar vanamente ser expulsado, como su par en el Congreso de la República que lo encontró culpable del delito de concusión, pasando a la CSJ. Lánguida y penosa conducta que mancilló su alta investidura y en forma irreparable enlodó la imagen de la CC. Juicio que por indignidad continúa en el Senado.

Los “enemigos agazapados de la paz” de los que hablara Otto Morales (q.e.p.d.), se empeñan -dominador y dominados- en tergiversar el propósito esencial del Acuerdo -¿cuál?- poner fin a la pesadilla de la guerra, buscar la Paz. Anhelo y fin que el titiritero mayor manipula e interfiere mediante sus infames rudezas -te doy en la cara marica- y ásperos y punzantes trinos que desnudan sus intereses políticos que corean y retuitean quienes rehúsan la afirmación de que la Paz no tiene dueño, ni color político. Inventan que el plebiscito es una disputa electoral común y corriente que examinará la gestión -buena, regular o mala- de Santos, lo cual frente al bien superior de la Paz, es algo irrelevante. Así mismo, premeditadamente ignoran que el SÍ es la ocasión -única- de parar la inhumana máquina de la guerra; efectuar los pospuestos cambios del agro; buscar que las FARC hagan política sin armas. Meollo del Acuerdo. Los enemigos ofrecen a cambio prorrogarla. Escuálidos que se empeñan en desinformar a mañana, tarde y noche, lo que acarreó que la timorata Conferencia Episcopal pida que “el ideal de la paz no sea politizado y convertido en causa -una más- de polarización”.

Los citados gobiernos, líderes y organismos multilaterales, en sus mensajes no escatimaron elogios, ni el agrado y simpatía -manifiestos- por el Acuerdo, que juzgan y resaltan de atinado, informado, limpio, responsable y conveniente.

La máxima autoridad en lo penal, la Fiscal General de la CPI, Fatou Bessouda aprobó tácitamente lo acordado en materia de justicia transicional, lo cual refuta la falacia propalada de la impunidad de los delitos de “lesa  humanidad”. Perverso embuste ideado por el ambivalente “mesías” y el engreído, fatuo, impostado y farandulero Pastrana, altanero y ajado señorito -sin autoridad- que mira por encima del hombro al resto de mortales, quien cada vez que habla empaña el título de expresidente. Su desfachatez y falta de tino lo llevó a increpar a la bancada que no se plegó a su surrealista admonición. Hazmerreír que como el ingenuo protagonista de “El coronel no tiene quien le escriba”, con llegar el correo se calaba una decepción más. Desengaño que  sobrevendrá a Pastrana y Uribe el próximo dos de octubre. Pugnaz espantajo acostumbrado a lanzar sus improperios como lo hizo -nos consta- con el exjefe del Partido. Petate que funge como su incondicional, obsecuente y sumiso estafeta, quien aliado con la fugaz e indeseable Martha Lucía, azuzan a su nombre y el del “patrón” el NO.

Acróbatas comediantes que debieran apreciar -sin mezquindad- este dramático documento fílmico: https://www.youtube.com/watch?v=akQrtXcDfEc, preparado por un alma inteligente y magnánima, ética e intelectualmente superior, con autoridad moral, ejemplo de grandeza, perdón y reconciliación, quien en un noble acto de catarsis anunció sin alardes ni tapujos el SI al plebiscito, que entiende como el más grande reto de la patria amada. Gesto que recuerda una añeja cuña del Pielroja: Fume y compare. Lima, septiembre 14 de 2016.