2 de marzo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Unos humoristas de la cabeza a los pies

26 de julio de 2016
Por Tomás Nieto
Por Tomás Nieto
26 de julio de 2016

el campanario

El humorista aguadeño  Mario Jaramillo formó en su mejor época una respetable cuarteta con Raúl Echeverri, Jorgito; Carlos Emilio Campos, Campitos, y Guillermo Zuluaga, Montecristo.

Mario Jaramillo. Murió el 19 de noviembre de 1968. Humorista. Caldense. Estuvo 33 años en la radio. (Página 62 del libro ‘Su artista favorito’, de Carlos E.Serna).

En el cuadernillo titulado ‘Historias de onda larga’, o “Por algo será”, encontramos este capítulo dedicado a la plausible carga de humor que imperaba en Colombia en el siglo pasado:

El humor ha jugado un papel muy importante en la vida del hombre, como forma de escape a la difícil realidad que se vive en el país, aunque el humor esté ligado al tratamiento del conflicto. Un programa dedicado a aquellos humoristas e imitadores de voces que dieron inicio a este género en la radio del país.

Para pocos es fácil hacer reír. La risa es la expresión de la sorpresa, y el humor es la facultad de provocarla. La risa es una buena terapia contra todos los males; ¿cómo olvidar a aquellos que suscitaron la risa a través de los comienzos de la  historia de la radio en Colombia?

El medio con más tradición humorística en Colombia es la radio; desde que se inició su comercialización en 1935, comenzaron a aparecer personajes dedicados al género, como los imitadores de voces Mario Jaramillo Duque, Hugo Patiño y Raúl Echeverri. Víctor Mallarino a fínales de los años 50  creó al personaje Otoniel Contreras. Otros humoristas importantes fueron Pompilio Ceballos, más conocido como Tocayo Ceballos y Hebert  Castro.

Rómulo Mora Sáenz,  “El indio Rómulo”, personificó al campesino boyacense; la música tuvo un papel predominante en su repertorio al igual que para Emeterio y Felipe, Los Tolimenses, quienes a comienzos de los años 50 se llamaban “Los  “Estudiantes”.

En este segmento también se recuerda el trabajo de otros dos grandes del humorismo criollo: el antioqueño Guillermo Zuluaga, Montecristo, y  el santandereano Humberto Martínez Salcedo, que en gloria estén.