4 de marzo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Proceso de paz del Eln tiene que ser diferente al de las Farc: “Gabino”

18 de julio de 2016
18 de julio de 2016

BOGOTA, 18 de julio de 2016 (RAM) En una entrevista con el programa radial del Eln, Nicolás Rodríguez Bautista, alias Gabino, Israel Ramírez Pineda, alias Pablo Beltrán y Pablo Marín, alias Pablito hablaron del proceso de paz de las Farc y de lo que esperan con el suyo.

Lo que sorprendió fue la voluntad de paz que expresó alias Pablito, considerado por algunos como el más difícil de convencer en los acercamientos con el Gobierno.

Dejó ver sus intenciones de paz mientras aprovechó para criticar al presidente Juan Manuel Santos por suspender los acuerdos alcanzados en la fase exploratoria.

“El Eln siguen en su propósito de paz, fue el gobierno quien suspendió los acuerdos de la fase exploratoria, hemos estado en la búsqueda de la paz desde nació el movimiento guerrillero”.

El máximo líder de esa guerrilla, alias Gabino, dijo que celebran los anuncios de paz que firmaron las Farc y el Gobierno, pero advirtió que la misma metodología no es aplicable con el Eln, exigen la participación de la sociedad, de las víctimas en la discusión. “Respetamos el proceso con las Farc pero el proceso con el Eln es diferente, decimos que la sociedad debe ser protagonista en los acuerdos… se requiere la participación de la gente, sino no sirve, no hay proceso sin la sociedad, si las víctimas no son tenidas en cuenta”.

En tandas de preguntas el turno cayó en alias Pablo Beltrán para hablar de paramilitarismo y rechazar las declaraciones de la Fiscalía en las que aseguran que los “paras” no existen.

“La lucha sigue siendo una la lucha armada para combatir a la clase dominante contra el pueblo, al paramilitarismo que así algunos digan que no existe, están muy presentes en varias regiones, hay que luchar contra el sistema electoral diseñado como dicen con la ley de embudo”.

Los tres dejaron ver sus intenciones de paz, aunque advirtieron que en cualquier proceso el Gobierno no puede ser “tacaño” con el cumplimiento de los acuerdos o se corre el riesgo de que el pueblo se vuelva a alzar en armas.