22 de enero de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Preocupado de estar preocupado

26 de julio de 2016
Por Ricardo Tribín Acosta
Por Ricardo Tribín Acosta
26 de julio de 2016

Por: Ricardo Tribín Acosta

Ricardo TribinQue tan común resulta hoy en día vivir lleno de preocupaciones. La gente se preocupa por su trabajo, por los ingresos, por los negocios, por la pensión, por el marido, por la mujer, por la salud, por el gobierno, en fin por tantas cosas, que el cesto es tan voluminoso que cargarlo a las espaldas de cada cual resulta tarea de titanes.

Heidegger solía decir «todo lo grande está en medio de la tempestad». El problema es que ante el primer aguacero, sin que haya de verdad llegado aun la tormenta, pensamos equivocadamente que nuestro mundo se va a acabar, ya que el desenlace que nos imaginamos se ve como muy negativo. Proyectamos y lo hacemos mal, y nuestras mentes oscurecen la belleza del horizonte por andar pensando solo en desenlaces negativos, sin darnos cuenta que lo más probable es que, ante un evento que nos aflige, pueden surgir un buen número de interesantes posibilidades.

La solución radica en entender que la vida espiritual no es una teoría y que por lo tanto, para experimentarla, debemos atravesar por esos caminos a veces tortuosos pero que a la larga nos llevarán por senderos maravillosos. Todo reside en nuestros pensamientos y si logramos orientarlos hacia el lado positivo, estaremos con la batalla en proceso de ganarse, ya que en vez de andar preocupándonos, estaremos más bien ocupándonos.