1 de marzo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Internos de La Picota esperan ayuda para comercializar los artículos que fabrican

9 de julio de 2016
9 de julio de 2016

BOGOTÁ, 9 de julio de 2016. Esperanzados se encuentran 120 internos de la cárcel La Picota de Bogotá luego de la visita de funcionarios de los ministerios de Justicia y Comercio y también delegados de Procolombia, quienes pudieron conocer de forma detallada los trabajos artesanales que diariamente, durante cuatro horas, elaboran los reclusos.

En talabartería, confecciones, telares, marroquinería, ornamentación y actividades de tipo ocupacional trabajan estos internos, quienes ponen todo su cariño, pasión y ganas en su labor. Es una de las maneras en las que pagan su deuda con la sociedad.

El objetivo principal del centro carcelario es el de convocar a todos los empresarios del país y generar estrategias de procesos continuos para que así las empresas cumplan con el tema de la corresponsabilidad social. Lo que se busca es que las grandes compañías pongan sus ojos en las microempresas que existen al interior del penal. Esto porque las familias de los detenidos son las que aportan la materia prima y el recurso económico, que complementan los reclusos con su mano de obra y operando la maquinaria.

Los internos aportan voluntad y creatividad para elaborar de forma artesanal hermosos productos hechos a mano como bolsos, correas, cuadros, tapetes, overoles y figuras talladas en madera.
“El resultado de estas visitas es muy satisfactorio. Hemos encontrado receptividad en el Ministerio de Justicia y esperamos crear vínculos y canales de comunicación para dar a conocer a empresa públicas y privadas los productos que elaboran los internos”, señaló Rocío del Pilar Parra Coronado, responsable del área de atención y tratamiento de La Picota.

Cuando los empresarios visiten el penal podrán conocer la calidad y el diseño de los productos, y lo que se espera es que ofrezcan su apoyo para aumentar la producción en cadena con mano de obra especializada. Así se podría colaborar con el desarrollo humano y laboral de seres humanos que esperan trabajar honradamente cuando recobren su libertad.

El Ministerio de Justicia y el Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (Inpec) buscan la resocialización de los internos ofreciéndoles posibilidades para que no vuelvan a reincidir y puedan contar con una opción de vida fortaleciendo sus lazos familiares y los valores del respeto y el trabajo. Esta es una política fundamental de la cartera de Justicia en su empeño de aportar a la paz de Colombia y al mejoramiento en cuanto a su desarrollo socioeconómico.