8 de marzo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Estrategias para contrarrestar el desempleo juvenil

31 de julio de 2016
31 de julio de 2016

Aunque las cifras en torno a este tema no son del todo claras debido a la constante fluctuación en la recolección de información, es claro que los niveles de desocupación en la población joven del país merecen un análisis que conlleve a medidas de choque para contrarrestarla.

Para Sandra Moya, ADR Selección y Calidad Regional Centro de Adecco Colombia,  plantea que de cara a esta problemática hay que tener en cuenta las expectativas del sector empresarial.

¿Que buscan?

Básicamente, afirma Moya, “formación de mano de obra calificada, ajustada a la necesidad del sector productivo; tanto entidades gubernamentales como privadas deben estar conectadas y alineadas desde la academia para que ésta última forme a los estudiantes de acuerdo al entorno laboral del momento y a las nuevas tecnologías.”

En otras palabras, es cualificar y capacitar a los estudiantes, que serán en un corto plazo ese potencial de mano de obra, en personal apto para diversas áreas.

Otra de las estrategias más importantes para contrarrestar este fenómeno es estar alineados de acuerdo a la demanda de inversionistas extranjeros.

Al respecto, Sandra Moya considera que “En la medida que el Gobierno Nacional genere esos espacios para que llegue capital extranjero a trabajar en las ciudades, éstas deben estar preparadas y responder a las necesidades capacitando a la población productiva en las competencias técnicas requeridas (bilingüismo, conocimiento y manejo de nuevas tecnologías).”

Con este panorama es fundamental que las empresas generen espacios de entrenamiento a los jóvenes sin experiencia. Adicionalmente, hoy en día el Estado promueve políticas para incentivar a las empresas  a contratar personal recién graduado en cualquier nivel de formación.

Algo que se evidencia desde el ámbito laboral, es que muchas empresas sienten “temor” y en cierto nivel “resistencia” a contratar personal sin algún tipo de experiencia, o sin experiencia específica al “core” de su negocio.

En este sentido Moya agrega “Hay que proponer la generación de espacios al interior de las compañías en donde ellos seleccionen el mejor personal, y lo formen de acuerdo a las necesidades y expectativas; es decir, que se generen centros de entrenamiento en donde el empleado responda a una demanda de servicio y genere valor al crear nuevas ideas acordes a la dinámica del negocio.”