5 de marzo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Estos son los frentes de las Farc que no firmarían la paz

10 de julio de 2016
10 de julio de 2016

Géner García Molina, más conocido como ‘John 40’ y a quienes las autoridades denominan “el Chupeta de las Farc”, podría convertirse en  un imán que atraiga a otros guerrilleros que no estén  de acuerdo con lo pactado en La Habana.Lea también: Opinión: ‘No todo es coca’

Así lo indican informes de Inteligencia de la Policía que apuntan a que este insurgente, que no estaría asignado en la actualidad a ningún frente del grupo armado que adelanta negociaciones con el Gobierno, lideraría algunas de las disidencias que podrían registrarse tras la firma de la paz.

“Él tiene mucha ascendencia entre la guerrillerada, que lo escucha y gusta de su estilo descomplicado y buena vida”, sostiene un investigador que pidió mantener su nombre en reserva y que no duda en comparar sus excentricidades con las de ‘Chupeta’, el exintegrante del Cartel del Cali  preso por narcotráfico en Estados Unidos.

“Estando en la selva, utiliza lociones importadas. Además le gusta hacer fiestas y comilonas”, agrega la fuente para dejar en claro que es un  estilo de vida al que a muchos guerrilleros les gustaría acceder, pero que está lejos de lo que les espera a los miembros de las Farc una vez dejen las armas.

De lo que sí estaría cerca ‘John 40’, quien fuera encarcelado  porque al decir del propio Secretariado estaba haciendo quedar  al grupo insurgente “al nivel de bandidos narcotraficantes de poca monta”, es de las economías ilegales que confluyen en  el suroriente colombiano, donde se asienta el  autodenominado disidente Frente Primero Armando Ríos.

Es por eso que, para las autoridades, las jugosas ganancias que el narcotráfico y la minería no autorizada dejan en esa región del país constituyen la primera hipótesis  detrás del anuncio con el que la fracción  del frente supuestamente liderado por alias Mordisco bajó el optimismo que se respiraba  alrededor del proceso de paz después del anuncio del  cese al fuego bilateral y definitivo.

“El Frente Primero hace presencia violenta en los departamentos de Guaviare y Vaupés, en zonas  selváticas y semiselváticas distantes y poco pobladas, lejos de centros poblados, donde explotan rentas ilegales derivadas de la explotación de minerales de tierra (como el coltán) y el oro”, indica un documento del Centro de Recursos para Análisis de Conflictos, Cerac.

También explica que antes del 2000 era un frente fuertemente ligado al procesamiento de droga, al punto que es “el único con involucramiento directo con organizaciones transnacionales de cocaína” y el primero que “explotó rentas de cultivos de uso ilícito que intercambiaba por armas, convirtiéndose en proveedor de grupos criminales del Brasil”.

EL PAÍS, CALI