19 de enero de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Están de fiesta los seguidores de Luis Pérez

11 de julio de 2016
11 de julio de 2016

el campanario

“De cama o de catre” es una expresión coloquial que se usa para significar que alguien ha quedado maltrecho luego de una contrariedad, sea ella de carácter físico, político o económico.

La frase podría aplicársele perfectamente a los viudos y viudas del llamado fajardismo, luego de conocer los resultados de la última encuesta Gallup que califica la gestión o favorabilidad de los gobernadores que debutaron el primero de enero.

En esa medición publicada a mediados de la semana pasada, el gobernador de Antioquia, Luis Pérez Gutiérrez, tan detestado y odiado por esos viudos y viudas fajardistas, apareció en el primer lugar entre los 32 mandatarios seccionales que hay en el país.

Ellos, que auguran y desean lo peor para Antioquia  durante la gestión de Pérez Gutiérrez y que gozarían de lo lindo si se cumplieran sus perversos deseos, estarán todavía preguntándose el por qué de semejante resultado.

La respuesta es sencilla: porque ahora hay en el departamento una gestión seria, comprometida con el progreso y el desarrollo de la región, desprovista de frases huecas y mentirosas, con visión de futuro y de grandes obras, y por sobre todo, sin alharacas de una falsa honestidad.

Cualidad ésta última tan promocionada hasta diciembre del año pasado y que tenía su caja de resonancia en algunos grandes medios capitalinos, abastecidos publicitariamente por el régimen de entonces, al igual que ciertos columnistas hombres y mujeres, con férreos y confesos compromisos políticos.

Viudez que atormenta también a alguna integrante del senado de la república, aspirante in péctore propio a figurar en las altas posiciones del Estado, siempre y cuando su ídolo con pies de barro no caiga aparatosamente de su pedestal.

Ese 73% de favorabilidad alcanzado por el gobernador de Antioquia, Luis Pérez Gutierrez al liderar en la encuesta de Gallup la nómina de los mejores gobernadores, debió haberles originado el mismo dolor que causa una patada un poco más arribita de las rodillas.

Mucho más y a su pesar,  a una de esas viudas, versión actual y femenina del romano Marco Porcio Catón, quien tenía o tiene en mente  – dentro de su maniqueísmo insoportable – crear “una plataforma de veeduría ciudadana sobre la Gobernación de Antioquia…  porque ahí tenemos muchas razones y antecedentes para estar realmente preocupados por el futuro del departamento”.

A esa senadora que se considera al mismo tiempo super veedora,  “vice fiscal”, “vice procuradora” y “vice contralora”, y que además quiere ser vicepresidenta, podría aconsejársele que antes de llevar a cabo sus minuciosas pesquisas, aprenda a ver la viga en el propio ojo y no solo la paja en el ajeno.

Tolón Tilín

Ahora los fajardistas dirán que el Nieto de El Campanario se convirtió en un incondicional del doctor Lu-pe. Pura paja. Simplemente, aquí solemos llamar pan al pan y vino al vino.  Lo demás es agua de borrajas.