23 de enero de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

El tigre cuyabro

29 de julio de 2016
Por Luis Fernando Rosas
Por Luis Fernando Rosas
29 de julio de 2016

Por: Luis Fernando Rosas Londoño.

Luis Fernando RosasArmenia Quindío y Salamina, Caldas, tienen historias comunes de “El Tigrero” que habiendo nacido en las breñas de este Municipio del Norte de Caldas se fue loma arriba con sus caballos y jinetes  buscando oro por varios sitios, una de ellas fue la laguna de Maraveléz.  Jesús María Ocampo (El Tigrero)  se enfrentó a los calarqueños por un puente y propiedades de esa bella zona.

No solo El Tigrero logró su apodo por su capacidad para cazar tigres, nació en la vereda el Tigre de Salamina, donde también la inhóspita vegetación hacía imposible la comunicación, llegando a enfrentar a los hermanos Suárez, quienes, unidos finalmente y por cien pesos, compraron los predios de Armenia. Jesús María Suárez, Jesús María Ocampo, Luis Tabares, Juan de Dios Arango, Rafael Uribe, Manuel Cárdenas, nombrando como secretario a José Joaquín Buitrago suscribieron el acta de fundación el 14 de Octubre de 1889.

Con esta breve reseña quiero rendir homenaje a una ciudad que se ha convertido en un paraíso turístico de alta calidad de vida, con bellos paisajes haciendo honor al encuentro de cruces de caminos entre oriente y occidente. Según Marco Palacio es  “Ruta estratégica que tiene pasado y es símbolo de progreso y desarrollo cafetero y turístico”.

Con sobrada razón el ex presidente Guillermo León Valencia la bautizó  “Ciudad Milagro”. Y sí que demostró esta afirmación después del terremoto del 25 de Enero de 1999, por su proximidad a las fallas de Romeral y Palestina donde las placas tectónicas se mueven constantemente. Esta ciudad verde de Colombia capital del departamento del Quindío es ejemplo del tesón y compromiso ciudadano de sus gentes.

Entre  los aspectos negativos que requieren apoyo tanto  regional y nacional es  disminuir la alta tasa de desempleo que ha llegado al 12 por ciento  (Fuente Universidad del Quindío) en años anteriores; también se suma el alto índice de suicidios. Según el doctor Roberto Estefan Chehad en su informe “Los suicidios, están en población joven y son por falta de políticas adecuadas del ocio sano en población vulnerable y los ocurridos en edad adulta se sustentan en el concepto de familia que es arraigada”.

Hasta el año 2014 las cifras fueron altísimas en estos dos problemas. Se llamó “Ciudad Triste” por esta problemática. Hoy Armenia, después de superar su terremoto, se proyecta como una de las Ciudades Felices.

Quiero terminar con una preocupación que nace de mis análisis de la realidad política: es la intromisión en su democracia del famoso juego del chance. Es el que decide el futuro de sus gobernantes. Lo pueden hacer pero se equivocan financiando a quienes no son las mejores. Otra equivocación es el Senado nacional que dejó de elegir a personas valiosas de su propio terruño para otorgar altas cuotas de votos a políticos de otras regiones que por  la falta de esta presencia y amor por esta bella tierra impiden el progreso. Llegó la hora de un gran acuerdo para fortalecer lo propio!

Soy de los colombianos que adoran y admiran al Quindío, a Armenia y sus Municipios y  comparten la alegría de sus habitantes. Resalto sus éxitos, el turismo, la tranquilidad y solidaridad de sus gentes es aporte a una nueva concepción de ciudad y región.

Frente al conflicto destaco quindianos como Manuel Marulanda Vélez (Tirofijo) nacido en Génova y otro, Timochenko (Rodrigo Echeverri Londoño), nacido en Calarcá. Lucharon por sus ideales. No haré juicios de valor y hoy un quindiano es quien dará el ejemplo de la Paz que anhelamos Todos.

Como paisano del Tigrero Ocampo, que  no llevó las niguas al Quindío pero sí traslado la historia de vida y amor por esta bella tierra, tengo que decir que el presente y futuro del Departamento del Quindío es halagador, la capacidad humana fortalecida  y  el  turismo tienen la expansión de su economía. Este departamento me entregó hasta mi propia quindiana.