25 de enero de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

265 muertos deja intento de golpe de Estado en Turquía

15 de julio de 2016
15 de julio de 2016

Turquia intento de golpe de estado

Más de 2.800 militares, entre ellos varios oficiales de alto rango, han sido detenidos por su relación con el intento de golpe de Estado en Turquía, en el que han muerto 265 personas, entre ellas 104 presuntos golpistas y 47 civiles, según ha informado el entorno del presidente Recep Tayyip Erdogan. El Gobierno ha dado por sofocado el alzamiento, fracasado fundamentalmente por la resistencia de la población en las calles. Aún no está claro quién está detrás de la intentona de golpe, que ha dejado también 1.440 heridos. Pero la inestabilidad permanece en las principales ciudades del país, la capital, Ankara, y Estambul. El Gobierno ha llamado a sus seguidores a que continúen en la calle para evitar nuevas intentonas golpistas. (EL PAÍS, ESPAÑA)

ANKARA, 16 de julio de 2016 (RAM) Ciento noventa y cuatro muertos deja hasta ahora el intento de golpe de Estado en Turquía donde el presidente el islamista Recep Tayyip Erdogan lo ha interpretado «como un regalo de Dios que servirá para limpiar el Ejército».

Una emisora local cita a la Fiscalía del distrito de Gölbasi en Ankara, lugar donde se produjo en las primeras horas del golpe un ataque contra un edificio de una unidad de élite policial que produjo al menos 17 muertos.

Además de los 42 muertos en diferentes ataques en la capital, también se han contabilizado 60 heridos, según la declaración de la Fiscalía, destacó Efe.

También hay informaciones sobre tiroteos y heridos al disparar los soldados contra una muchedumbre en el puente del Bósforo en Estambul, aunque no se han dado cifras de muertos.

No obstante, el Servicio de Inteligencia de Turquía ha dado hoy por fracasada la intentona golpista que ha vivido el país, aunque ha indicado que aún quedan algunas bolsas de resistencia por parte de los militares rebeldes, que serán juzgados por traición.

Antes de que acabase el día, una facción del Ejército turco aseguró haber tomado el control del país después de tomar la televisión pública, el aeropuerto internacional Ataturk, infraestructuras básicas como los puentes sobre el Bósforo y el palacio presidencial.

El propio primer ministro, Binali Yildirim, admitió en una comunicación que se trataba de un golpe de Estado en toda regla efectuado por un «grupo perteneciente a los militares». Los golpistas han tomado como rehén al jefe del Estado mayor, Hulusi Akar.

A través de la televisión local, los militares rebeldes han anunciado que se ha impuesto la ley marcial y el toque de queda. Mientras tanto, fuentes presidenciales contradicen estas palabras al asegurar, casi al mismo tiempo, que el presidente Erdogan y el Gobierno continúan en el poder.

Aunque las autoridades llaman a la calma y aseguran que mantienen el control, lo cierto es que el Parlamento ha sido rodeado por tanques y se escuchan disparos en los alrededores del aeropuerto y explosiones cerca del edificio del Estado mayor. Miles de personas han salido a las calles en Estambul con banderas turcas, después de que el presidente Recep Tayyip Erdogan convocara al pueblo a manifestarse contra los golpistas. En un comunicado oficial, las autoridades dicen que se trata de un «ataque contra la democracia turca» y que la declaración de golpe de Estado «no ha sido autorizada por el comando militar», para dejar claro que la cúpula militar no apoya la rebelión. Por su parte, el primer ministro, Binali Yildirim, ha publicado en su cuenta de Twitter un mensaje en el que pide a la población que mantenga la calma. Numerosos disparos y explosiones se han oído en Ankara cerca de la dirección nacional de Seguridad y enfrente de la sede de la televisión pública TRT, mientras que en Estambul ha habido heridos en un enfrentamiento entre soldados y manifestantes contrarios al golpe de Estado, según han informado las emisoras turcas. Además, se ha registrado una fuerte explosión en el centro de la unidad especial de la Policía en la región de Golbasi en Ankara, en la que habrían fallecido al menos 17 agentes, según ha informado la emisora CNNTürk.Mientras tanto, la agencia de noticias semioficial Anadolu han señalado que aviones militares y helicópteros dispararon dos veces sobre el centro de la policía en Ankara. Además, un F-16 ha derribado un helicóptero militar utilizado por los golpistas, según ha dicho la cadena oficial NTV. Al mismo tiempo, numerosos vehículos blindados han cortado la principal avenida de Estambul, cerca de la sede central de la policía de la ciudad, la más importante del país. Gendarmería ha bloqueado los accesos a los principales puentes que unen la parte europea y asiática de Estambul.La agencia de noticias privada Dogan asegura que el ejército disparó contra un grupo de manifestantes contraria al golpe de Estado que intentaron cruzar uno de esos puentes. Las imágenes de televisión muestran varios heridos en este incidente. Asimismo, asegura que la policía de Ankara ha llamado a servicio a todos sus agentes. En una comunicación pública, el presidente Erdogan ha pedido a los turcos que salgan a la calle para responder al golpe de Estado, aunque ha asegurado que va a terminar en breve. «Insto a nuestra gente, a todo el mundo, a que llene las plazas del país para darle (al Ejército) la respuesta necesaria», ha manifestado Erdogan en declaraciones por teléfono a la emisora CNNTürk. «Este golpe de Estado nunca tendrá éxito. Tarde o temprano será eliminado. Voy a volver a Ankara», ha agregado el presidente, quien se encuentra de vacaciones fuera de la capital.»Van a recibir la respuesta de la nación y van a pagar un alto precio por actuar contra la nación. No les vamos a ceder el campo. Pronto vamos a eliminar esto», ha asegurado Erdogan, cuyo país es un miembro clave de la OTAN.»Yo soy el comandante en jefe. Sin mi información el ejército no puede hacer nada. He oído que el jefe de Estado Mayor está detenido. Sin embargo, no sé hasta qué punto esto es verdad», ha reconocido el presidente. Movimientos inesperados de tropasUnos inesperados movimientos de tropas en Ankara y el paso rasante de aviones militares sobre la capital crearon a media tarde preocupación entre la población de la capital de Turquía. Más tarde, el primer ministro turco, Binali Yildirim confirmó un «intento de golpe de Estado» por parte de «un grupo de ejército turco», y añadió, de forma tajante: «No lo vamos a permitir». Erdogan, en el poder desde 2003, primero como primer ministro y desde 2014 como presidente, se encuentra en la localidad turística de Bodrum. El alcalde de Ankara pidió a sus conciudadanos, a través de las redes sociales, que salieran a las calles para protestar contra el golpe. Los militares han emitido un comunicado en el que aseguran que han tomado el poder para proteger el orden democrático y mantener los derechos humanos en Turquía. Han añadido que se mantendrán todas las relaciones exteriores del país y la ley será la prioridad. «No permitiremos que el orden público se altere en Turquía. Se impone un toque de queda en el país hasta nueva orden», señala el comunicado del Ejército, firmado por el «Consejo de la paz en el país» que afirma haber «tomado el control».Según declararon algunos testigos a Efe, en la capital se escucharon incluso disparos cerca del cuartel del Estado Mayor. Además, varios militares han confiscado las armas de los policías que guardan el palacio presidencial. Los militares han tomado con tanques la televisión pública y el aeropuerto internacional Ataturk. Las redes sociales no funcionan y las líneas telefónicas empiezan a fallar.

Por otra parte, unidades militares cerraron completamente al tráfico las dos puentes de Estambul que comunican la parte europea de la ciudad con la parte asiática.

Reacciones internacionalesRusia ha llamado a solucionar los problemas en el marco constitucional. «Por supuesto, nosotros partimos de que es necesario evitar cualquier enfrentamiento sangriento y solucionar todos los problemas que surgen en cada país en el marco constitucional», ha dicho Serguéi Lavrov, ministro de Exteriores ruso, en rueda de prensa conjunta con el secretario de Estado norteamericano, John Kerry, con el que ha mantenido negociaciones maratonianas sobre Siria. Precisamente, Rusia normalizó recientemente las relaciones con Turquía después de que ese país pidiera perdón por el derribo a finales del pasado año de un caza ruso en la frontera con Siria.Obama, por su parte, ha llamado a apoyar al gobierno turco «democráticamente electo». La responsable de política exterior de la UE, Federica Mogherini, ha explicado que está en contacto permanente con la delegación en Ankara y ha pedido «calma» y «respeto por las instituciones democráticas». Por su parte, el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-Moon, ha apelado a la calma y ha explicado que la ONU está tratando de clarificar la situación. Turquía ha sufrido cuarto golpes de Estado. El último, en 1997, no sangriento, que precipitó el fin del gobierno del islamista Necmettin Erbakan.Turquía, miembro de la OTAN y con uno de los Ejércitos más poderosos de la Alianza Atlántica, es uno de los principales aliados de EEUU en la lucha contra el ISIS. Además, es uno de los oponentes más significados del presidente sirio Bashar Al Asad y alberga en su territorio a dos millones de refugiados sirios.