7 de marzo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Colombia al desnudo

Abogado, analista y columnista de opinión en El Espectador, Revista Semana y Eje 21.
7 de julio de 2016
Por Uriel Ortíz Soto
Por Uriel Ortíz Soto
Abogado, analista y columnista de opinión en El Espectador, Revista Semana y Eje 21.
7 de julio de 2016

Comunidad y desarrollo

uriel ortiz

La gran encuesta que acaban de presentar diferentes medios de comunicación sobre todos los tópicos de la vida nacional, pero muy especialmente relacionados con el proceso de paz que actualmente se está llevando a cabo, deja un sabor agridulce y de gran preocupación para los colombianos.

Se alcanza a vislumbrar cómo la paz titila al final del túnel, y no se ve una forma consistente de poderla enderezar por los senderos de la verdad y la sinceridad, tenemos que aceptar que dentro del proceso que se adelanta, hay muchas cartas por debajo de la mesa, puesto que de darlas a conocer a la opinión nacional e internacional, se ahondará con más  problemas de credibilidad y fácilmente se creará un grave sisma de desconfianza.

Como ante asunto tan delicado, se van a comprometer instituciones fundamentales de nuestro Estado de Derecho, es procedente limpiar la mesa de negociación de tantas dudas que existen, para que los colombianos dejen las sospechas que se las están guardando para la etapa final.

Ante la imagen de gestión tan baja que presenta el doctor Santos, con apenas un 32% de aceptación, es apenas lógico que sus gobernados se sientan inseguros sobre el proceso de paz que se adelante en la Habana- Cuba, que precisamente debido a tantas improvisaciones de  las partes negociadoras, es que no se ha logrado una razón valedera y consistente para que nos   animemos a ponerse la camiseta por la paz.

Desde luego, que todos queremos la paz para nuestro País, pero, lamentablemente con tantos hechos sucedidos todos de muy mal gusto y preocupación, cunde la desconfianza, y por lo tanto impiden que le den consistencia para promover una paz justa y verdadera con justicia social para todos.

En la gran encuesta se muestra cómo el 60% de los Colombianos, no creen en la sinceridad de la guerrilla de las Farc, como en la entrega de las armas y en la desmovilización, puesto que como lo hemos dicho varias veces por esta columna, en dicha organización subversiva, no existe la unidad de mando, está comprobado que son muchos los guerrilleros de las Farc que irán a engrosar las filas del ELN, u otras organizaciones criminales y subversivas.

Existen 6 razones fundamentales para que el común de nuestras gentes no crean en el proceso de paz que se adelanta y que si bien se ha pactado el cese al fuego bilateral, y su firma también se hará en breves días, pero, bajo el manto y el recelo de muchas dudas de los Colombianos que en los actuales momentos, según lo muestra la encuesta, tiene más incertidumbres que certezas:

1º- Justicia Transicional: todo indica que aún no se han definido sus principales soportes y continúa el tire y afloje entre las instituciones del Estado, la prepotencia de la misma guerrilla que para ser sinceros está poniendo serias condiciones para poderse someter, pero bajo el imperio de la ilegalidad por delante, es decir con violación de las más elementales normas de nuestro Estado de Derecho.

2º- Curules a dedo: los Colombianos en la encuesta no son partidarios que se les entreguen a dedo varias curules en el Congreso de la República, puesto que lo elemental sería que se pusieran al día con la justicia y luego se lancen a las plazas públicas para que en igualdad de condiciones, conquisten un electorado mediante el aporte de proyectos y planes de desarrollo en las regiones donde consideren tienen el electorado, pero jamás aceptárseles el régimen del terror para ocupar escaños en el Congreso de la República.

3º- No pagar un día de cárcel: el señor presidente lo ha dicho varias veces que no se hará la paz bajo el manto de la impunidad, sin embargo, existe la creencia y así lo demuestran las encuestas que están buscando hacerlo en la forma más benigna posible, sobre este aspecto, no podemos aceptar que el grupo subversivo de las Farc, con todo un prontuario de delitos atroces, donde existen víctimas por todo el territorio nacional, no vayan a pagan por lo menos una pena razonable y de acuerdo a las circunstancias.

4º- Injusticias sociales: no se puede hablar de paz cuando continúan niños muriendo de hambre y por física desnutrición en diferentes regiones de Colombia, diariamente los noticieros están reportando hechos tan dolorosos que analizadas las circunstancias de tiempo modo y lugar, la misma guerrilla es corresponsable de la crisis social que estamos padeciendo.

5º- La Salud de los Colombianos: en los actuales momentos es  un desastre, vemos cómo todos los días se reportan fallecimientos de personas que al no recibir un tratamiento oportuno fallecen después de haber interpuesto varias tutelas que finalmente las EPS, las incumplen.

Considero que la crisis de la salud es tan grave, que ya no estamos pareciendo a Venezuela, nuestros pacientes no encuentran medicamentos, y una cita de urgencia se les niega, o en el mejor de las casos se demoran meses en otorgarla.

6º- La corrupción a la orden del día: el monstruo de la corrupción continuará devorándonos en todos sus órdenes, existe mucha preocupación en los estamentos del País, puesto que para la etapa postconflicto, se van a presentar una serie de empresas que se han constituido a última hora sin ninguna experiencia en estos menesteres, pero, aspiran manejar proyectos productivos postconflicto, cuando en honor a la verdad, son instituciones que sospechosamente se están creando para esquilmar las buenas intensiones de la etapa postconflicto, todo esto secundado por padrinos politiqueros.

7º- Los honorables padres de Patria: es vergonzoso que ante gestión tan mediocre de la legislatura que acaba de terminar, se hayan hecho aumentar el salario en forma astronómica, quedando cada uno con aproximadamente: $28.000.000.oo (veintiocho millones de pesos) sin contar con las demás prerrogativas que reciben. Esto huele a soborno, parece que fue en contraprestación para que aprobaran los proyectos de ley relacionados con el acuerdo de paz.

Considero que si la encuesta que acaban de publicar, se hubiese hecho un día después del aumento del salario a los congresistas, muy seguramente que la imagen del presidente Santos, se hubiera ubicado por debajo del 20%.

Total que el acuerdo de paz, requiere de una revisión, para no dejar cabos sueltos que después pueden constituirse en un verdadero dolor de cabeza.

[email protected]