20 de enero de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Cayó estafador que extorsionaba personalidades y funcionarios del Gobierno en Bogotá

20 de julio de 2016
20 de julio de 2016

BOGOTA, 20 de julio_ RAM_ La Policía Nacional a través de evidencia digital, identificó en la capital a Nelson Ternera, quien utilizó servicios de Hosting para la creación de correos electrónicos a través de los cuales se dedicaba a extorsionar y estafar a personalidades y funcionarios del alto gobierno.

El capturado es conocido en el mundo delincuencial como ‘Rasputín’, de 35 años, quien presenta antecedentes judiciales por extorsión en los años 2004 – 2013, y estafa en el 2000, cuando suplantaba a un familiar de un alto empresario colombiano a través de medios tecnológicos como correos electrónicos y llamadas telefónicas.

Utilizó servicios de alojamiento para suplantar correos (hosting) ubicados en México y Australia y pasarelas de pago en Chipre y Dinamarca. Esto con el fin de esconder los pagos que hacía de los servicios de hackers que utilizaba para suplantar altos funcionarios y por ende su actividad criminal. En su residencia ubicada en la Localidad Suba, se incautó evidencia digital como un computador integrado, un portátil, dos sim cards y dos celulares.

Gracias a la denuncia formulada el pasado 16 de abril de 2016 por parte de una funcionaria de la Presidencia de la República, la DIJÍN asumió la investigación por el delito de suplantación a través de correos electrónicos, los cuales fueron utilizados como medio para tomar contacto con personalidades de la vida nacional, algunos de ellos procesados por nexos con paramilitares, tráfico de estupefacientes y el homicidio del exalcalde de San Antero, Córdoba, Wilmer Pérez Padilla.

Según la investigación una vez ‘Rasputín’ tomaba contacto con sus víctimas les manifestaba ser un investigador privado que, supuestamente, tenía videos que los vinculaba con hechos irregulares tanto a ellos como a sus familiares.

Cobraba a sus víctimas sumas de hasta $100.000.000 a cambio de no publicar los videos en los cuales se apreciaban las reuniones que sostenía con los funcionarios.

También fingía ser sacerdote en otros escenarios para estafar a incautos feligreses. Le fueron incautados carné, otros elementos propios de esta dignidad y hasta fotografías donde luce una sotana.