6 de marzo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

El Pacífico sigue siendo la región con más desplazados en Colombia

21 de junio de 2016
21 de junio de 2016

BOGOTA, 21 de junio de 2016 (RAM) Al conmemorarse el Día Mundial de los Refugiados, la Defensoría del Pueblo llamó la atención sobre la influencia de las nuevas economías criminales, que como la minería ilegal, se han convertido en promotores del desplazamiento forzado en diferentes regiones del país.

Según el Registro Único de Víctimas, pese a una disminución del 44 por ciento en las cifras de este fenómeno estrechamente ligado al conflicto armado, si se comparan los datos del último año con la vigencia anterior, el acumulado de personas desarraigadas sigue siendo alto, con un total de 119.727 afectados.

Los departamentos con mayor número de personas expulsadas por la violencia son Nariño con 14.714, Antioquia con 14.554, Cauca con 14.310, Chocó con 10.162, Norte de Santander con 9.654 y Valle del Cauca con un registro de 9.235 personas desplazadas, seguidos por Caquetá, Tolima, Huila y Putumayo en menor proporción.

Si bien el cese unilateral de las Farc y la intervención de la Fuerza Pública en sectores estratégicos ha incidido en la disminución de este flagelo, preocupa a la Defensoría del Pueblo la incidencia de factores vigentes como el ELN y los grupos armados post desmovilización, que alrededor de nuevas economías criminales y la presión contra políticas como la restitución de tierras en algunos casos, producen nuevas movilizaciones de colombianos fuera de sus territorios.

La Defensoría, que enfrenta el desplazamiento forzado mediante cuatro estrategias de protección, representadas en los Defensores Comunitarios, los Asesores en Desplazamiento, las Casas de Derechos y los Grupos Móviles de Atención, ha enfatizado el despliegue de sus equipos en el Pacífico, de donde ha salido el 40 por ciento de los expulsados.

Durante 2015, el organismo de control para los derechos humanos atendió cerca de 140 mil ciudadanos, mientras que en el primer semestre de la presente vigencia logró una cobertura de al menos 30 mil a través de modalidades como las jornadas descentralizadas, las misiones humanitarias, de verificación y observación, así como las actividades de fortalecimiento comunitario e institucional.