21 de enero de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

“Duele” el poco bienestar de la salud en Manizales

27 de junio de 2016
27 de junio de 2016

Grafico-sobre-mortalidad-en-Manizales

MANIZALES, 28de junio de 2016. El más reciente Informe de Calidad de Vida (ICV) realizado por el programa Manizales Cómo Vamos, indica que en 2014 la capital caldense fue la segunda de las ciudades Cómo Vamos (12 en total) con mayor tasa de mortalidad general: 552 muertes por cada 100 mil habitantes, sólo 8 muertes menos que en 2013.

Aunque esta cifra es preocupante, es aún más alarmante identificar que el 72% de estas muertes se hubieran podido evitar de lograr, entre otras estrategias, una atención médica a tiempo, un tratamiento precoz, un saneamiento ambiental adecuado, acceso a vacunación y participación en jornadas preventivas.

Por esto, el programa Manizales Cómo Vamos determinó que de los#12RetosManizales -que para este año ha propuesto como puntos relevantes de análisis, confrontación y seguimiento en la agenda pública de la ciudad- el sexto es la salud desde la premisa: “procurar condiciones de salud y bienestar desde la prevención”.

¿Por qué desde la prevención?

Según explicó José Norman Salazar del Centro Colombiano de Derecho Médico, en los últimos años el tema de mortalidad ha mejorado a través de la implementación de políticas nacionales como los esquemas de vacunación, en las que Manizales tiene una cobertura del 95% desde hace más de cinco años en los principales biológicos de referencia (DPT y Triple Viral), según la Secretaría de Salud Pública Municipal.

“Sin embargo, en lo referente al tratamiento de enfermedades como las cardiovasculares o el diagnóstico temprano de, por ejemplo, cáncer de mama, cérvix uterino, próstata o pulmón, se ha bajado la guardia y hemos evidenciado un aumento de estas enfermedades”, añadió el médico Salazar.

Por ello, y como uno de los objetivos del reto, se busca que la prevención sea el factor común entre ciudadanos e instituciones a partir del cual se consoliden estrategias de mejora que ayuden a reducir las barreras en el acceso y la carga de morbilidad de la ciudad, así como en mejorar la atención que los ciudadanos reciben.

Lo anterior también se fundamenta en que el 41% de las muertes ocurridas entre 2008 y 2014 fueron previsibles con tratamiento precoz, ya que se relacionaron con enfermedades crónicas no transmisibles como algunos tipos de cáncer, hipertensión, enfermedades del corazón, diabetes, enfermedades de las vías respiratorias, entre otras.

“Aquí es fundamental, primero que el ciudadano adquiera una conducta de prevenir, pues aunque aparente buena salud, no implica que no tenga alguna enfermedad en ciernes. Y segundo, que las IPS de la ciudad que implementan estos programas de prevención y promoción, tengan la suficiente capacidad resolutiva y la oportunidad de la consulta”, dijo el experto en salud.

Salud y Bienestar, de la mano

La salud, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), es un estado de bienestar físico, mental y social; estas características en su conjunto deben propiciar acciones, espacios y actitudes con las cuales la persona sienta que su derecho fundamental no es vulnerado y que no incide negativamente en su desarrollo como individuo.

Pese a esto, y con base en las cifras anteriormente mencionadas, en Manizales (como en la mayoría de ciudades del país) se siguen presentando deficiencias en el servicio que ofrece el sistema de salud. Del 98% de los ciudadanos afiliados a un régimen de salud en nuestra ciudad en 2014, solo el 56% de ellos manifestó estar satisfecho con el servicio que recibe (con base en Encuesta de Percepción Ciudadana).

Asimismo, la efectividad para lograr el acceso a agua potable, alimentos, nutrición, vivienda de calidad, condiciones sanitarias apropiadas, condiciones adecuadas de trabajo, autocuidado, y salud sexual y reproductiva, que influyen para crear un ambiente sano, tampoco han sido las más acordes con el ideal de bienestar de la población.

Esto último se evidencia en Manizales con el incremento de enfermedades no trasmisibles como las infecciones respiratorias, cuya tasa de mortalidad en 2014 fue de 4%, la más alta de toda la Red de Ciudades Cómo Vamos, y que pudieron atacarse a través de medidas preventivas, tratamiento precoz y mejoramiento de la calidad del aire.

“En este aspecto también debemos tener presente que en el incremento de enfermedades por causas ambientales, también influyen las circunstancias del nivel nacional donde hemos evidenciado que algunos virus y algunas enfermedades se han hecho presentes en la población y nosotros no nos escapamos de las curvas. Lo importante es que se refuercen las políticas ambientales para que la población se sienta más protegida”, aclaró José Norman Salazar.

Poca inversión

Y dado que la inversión en salud para Manizales tuvo tan sólo un crecimiento del 0,3% entre los años 2013 y 2014, los factores de riesgo siguen en aumento. Además, con la disminución de cerca del 35% en los recursos destinados a salud pública, el apoyo a programas que orienten la prevención se invisibiliza.

“Trabajar más en procurar condiciones de salud y bienestar desde la prevención, incluyendo reducir las barreras en el acceso, contribuiría a reducir la carga de morbilidad de la ciudad y mejorar la atención que los ciudadanos reciben. El costo de no hacerlo, a la larga es más alto”, afirmó Natalia Escobar Santander, directora del programa Manizales Cómo Vamos (columna de opinión La Patria).

Una alternativa para compensar esta poca destinación económica, es la presión y veeduría que como pacientes los ciudadanos pueden ejercer en el sistema de salud en el cumplimiento de las “Rutas de atención”, las cuales se establecieron y se están aplicando en el país desde el mes de febrero de 2016.

Con estas rutas el Ministerio de Salud y Protección Social pretende “eliminar los desequilibrios del sistema donde se paga mucho por atención de alta complejidad, pero se deja a un lado el modelo de promoción y prevención en salud”.

Un ejemplo de ello – según el experto del Centro Colombiano de Derecho Médico – es el caso de una mujer que se hace una evaluación preventiva de mama y encuentra una lesión que no resultó satisfactoria. Inmediatamente se desencadena una serie de exámenes.

La oportunidad en la realización de esos exámenes es una obligación de la EPS, que se otorguen a tiempo, que si salen alterados a tiempo le den la cita con el ginecólogo para determinar si es necesario realizar un procedimiento de biopsia o no.