17 de mayo de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

La médica Martha Ospina, es la primera mujer a la cabeza del INS

4 de mayo de 2016
4 de mayo de 2016

BOGOTA, 04 de mayo de 2016 (RAM) Martha Ospina es médica, egresada de la Universidad Javeriana y tiene maestrías en epidemiología y economía, con un perfil técnico y 20 años de experiencia en el sector de la salud.

Alejandro Gaviria, ministro de Salud y Protección Social, posesionó a la médica caleña Martha Lucía Ospina Martínez como directora del Instituto Nacional de Salud (INS). Ospina Martínez se convierte así en la primera mujer que oficialmente lidera la entidad en sus 99 años de historia.

La nueva directora es egresada de la facultad de Medicina de la Universidad Javeriana de Bogotá, especializada en Gestión de la Salud Pública y máster en epidemiología de la Universidad del Valle y en economía de la Universidad Pompeu Fabra, de Barcelona (España), Martha Ospina cuenta 20 años de experiencia en el sector de la salud.

Ospina estuvo seis meses en calidad de directora encargada– fue viceministra (e) y directora nacional de Epidemiología y Demografía en el Ministerio de Salud, directora de la Cuenta de Enfermedades de Alto Costo, y directora de Planeación y de Promoción y Mantenimiento de la Salud del Seguro Social en el Valle del Cauca, entre otros cargos.

La entidad está próxima a cumplir un siglo de existencia y con gran capacidad de adaptación. Creado en enero de 1917, el INS es responsable de vigilar, tanto en los territorios como en el laboratorio, eventos susceptibles de impactar la salud pública. De hecho, la calidad y la transparencia de la información arrojada por su sistema de vigilancia lo han convertido en un centro clave para la investigación en zika a nivel mundial.

Este instituto tiene entre sus responsabilidades la investigación y el análisis de información para la definición de políticas por parte del ministerio, así como la producción de antivenenos –antiofídico, antialacrán y antilonomia– que ya no despiertan el interés en las grandes casas farmacéuticas.

Ospina deberá proyectar el INS hacia su segundo siglo de existencia. Esto significa, entre otros aspectos, convertirla en una entidad rectora, con capacidad para generar redes y una mejor gerencia en la investigación en el país.