29 de mayo de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

La barca de las ingratitudes

20 de abril de 2016
Por William Calderón Zuluaga
Por William Calderón Zuluaga
20 de abril de 2016

LA BARCA DE CALDERÓN

Por William Calderón Z.

william calderonAcaba de fallecer en su tierra natal el notable dirigente político Humberto González Narváez. Impresionó la falta de solidaridad que predominó en el acto del sepelio.

Esto decía el inmolado jefe Conservador Alvaro Gómez Hurtado sobre el último humanista que gobernó el departamento del Valle del Cauca: «Humberto González Narváez es orador magistral, cuya elocuencia siempre aprovechamos. Su dominio del idioma en el cual ninguna palabra sobra ni falta, determina que las leyes queden precisas, como todas las actuaciones de su vida publica”.

SU   HOJA DE VIDA

La muerte de Humberto González Narváez es una pérdida irreparable para la sociedad y el departamento del Valle. Un hombre que se desempeñó como jefe único del Partido Conservador colombiano; ministro de Comunicaciones; seis  períodos como Senador de la Republica; en dos oportunidades embajador en la Argentina; representante a la Cámara y gobernador de su Departamento. Concejal de 17 municipios del Valle, incluido Cali, diputado y secretario de Gobierno.

INGRATITUD U OLVIDO?

Parece que no mereció que lo acompañara la gobernadora Dilian Francisca Toro, ni con  una nota de solidaridad, ni de  la Asamblea, ni de la Alcaldía de Cali, ni del Partido Conservador Colombiano…También   se notó la ausencia del Congreso de la República, institución  a la que tanto le sirvió. Esto mismo hicieron con la memoria de Rodrigo Marín Bernal, congresista por más de 30 años a quien ignoraron olímpicamente,  tanto desde el Capitolio como desde  el  Directorio Nacional Conservador; para él tampoco hubo ni una nota de estilo. Recordamos la salida en falso de un Alcalde de Manizales también de apellido Cardona, que le quitó  el nombre del ex Canciller y ex Alcalde  Fernando Londoño y Londoño  al estadio de la Ciudad y le puso el de «Palogrande».

LOS EXGOBERNADORES

A la despedida de Humberto González asistieron los ex Gobernadores del Valle Ubeimar Delgado, Humberto Alzate y Gardeazabal, quien lo despidió con un emotiva oración  mientras depositaba las cenizas del líder vallecaucano  en el rio Guadalajara.

DE ESOS YA NO HAY

Columna de Gustavo Alvarez Gardeazàbal

Esta tarde,cuando se echen al agua del rio Bugalagrande las cenizas de Humberto González Narváez, habremos puesto punto final al periplo del mas culto y el más  humanista de todos los gobernadores que tenido mi Valle.

De esos ya no hay. A una muy temprana edad llegó al servicio público, mas no cayó jamás en las garras de la burocracia castradora y mientras más vivió, más leyó y más cátedra de sabiduría y servicio a sus coterráneos nos dio.

Por donde pasó dejó una estela circundada por gente agradecida a quien les dio la mano, les impulsó sus esperanzas o les brindó luz en la oscuridad  .Muchos de ellos, sobrevivientes del paso de los años, o sus hijos o sus nietos, estarán seguramente acompañando conmovidos el adiós ceremonial que se le rendirá en la Basílica de Buga.

Allí deberían llegar, si estuvieran vivos, sus compañeros de batallas a favor de Gilberto Alzate  Avendaño o los incondicionales seguidores de Misael Pastrana. A todos les brindó su generoso apoyo ya fuera con los miles de votos que representaba o con sus servicios a favor de las causas en que coincidían.

Discreto en su caminar. Menudo en su figura, conocía los más recónditos vericuetos de su tierra valluna que gobernó en dos ocasiones. Sabio en distinguir los sabores de la cocina del terruño, hacía gala a la hora  de manteles de distinguir los sabores que Maria Engracia, su madre y Libia, su tía, enmarcaron para siempre en los paladares de quienes saboreamos sus platos.

Amigo irrestricto. Conciliador de diferencias. Hizo de su sapiencia un cayado para brindar apoyo al ignorante y corrección a tanto desquiciado que pretendió amargarle su vida. Ministro o gobernador, senador o embajador, fue siempre el Dr Humberto y a él fuimos buscando sapiencia.