17 de mayo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

EE.UU., Europa, versus el Medio Oriente y el Terrorismo

1 de abril de 2016
Por Clara Inés Chaves Romero
Por Clara Inés Chaves Romero
1 de abril de 2016

Por Clara Ines Chaves Romero*

Clara Inés ChavesLos hechos recientes que enlutaron a Bélgica son catastróficos e iguales a los que enlutan a otros países del mundo a causa del terrorismo; y al parecer, según las noticias internacionales, en el caso particular de Bélgica se le atribuyen los hechos al grupo terrorista denominado ISIS o Estado Islámico.

Lo que no se entiende de todos estos actos terroristas es cómo Estados Unidos en su situación de superpotencia militar y las potencias europeas de primer orden, han dejado que este flagelo que azota al mundo haya tomado estos alcances y dimensiones.

El nuevo orden internacional afronta un nuevo enemigo que es el terrorismo y con el aparecen distintos grupos como Al Qaeda, ISIS o Estado Islámico, Hezbolá, Groupe Islamique Armé (GIA) entre otros que ya existían y que no vale la pena mencionar, los cuales aterrorizan al mundo en diferentes regiones de la tierra, ante los ojos de Estados Unidos y de Europa, sin que produzcan alguna reacción contundente para parar esta situación.

Si bien es cierto que Estados Unidos y Occidente tienen responsabilidad en el desorden e inestabilidad del Medio Oriente por haber pretendido instaurar una democracia en países donde la dictadura controlaba su población y garantizaba la paz en la región, también es cierto que algunos de los países del Medio Oriente como Arabia Saudita, Irán y Jordania entre otros, tienen su cuota de responsabilidad por financiar grupos terroristas para pretender derrocar el presidente de Siria, según lo dicho por los distintos medios de comunicación del mundo, con lo cual todo ello ha traído la anarquía y el caos total en esta zona.

La geopolítica juega un papel bastante importante en la región; incluso Rusia y China tienen sus intereses creados en Siria y sus posiciones particulares frente a la situación global del Medio Oriente, de allí su veto para evitar el derrocamiento del Presidente sirio.

Lo anterior, sumado a las consecuencias de la invasión de los Estados Unidos, con el apoyo británico, al territorio iraquí, lo que produjo la muerte de Saddam Husein, el surgimiento de la actual inestabilidad en el Oriente Medio y el fortalecimiento de los grupos terroristas, produjo que países como China no dieran su voto a favor de Estados Unidos y de sus aliados para una posible intervención en la región con el fin de combatir a ISIS, sin mencionar la actitud de Rusia de oponerse a ello también, debido a sus propios intereses con relación a Siria.

Es claro que Occidente no puso atención a los cambios que se dieron en Irak durante la época en la cual ese país estuvo sometido a sanciones económicas, ya que por los años 90, el salafismo (¨El salafismo es un movimiento sunnita que reivindica el retorno a los orígenes del islam, fundado en el Corán y la Sunna y el entendimiento de los Sahaba.¨- Datos sacados de Google) moderno ya se había enraizado en el país con una poderosa radicalización, así como en Siria se dio la propagación de grupos yidaistas e insurgentes, al parecer costeados por las monarquías del Golfo.

El problema de Occidente es que no entendieron y siguen sin entender la cultura de esta región, lo cual debe de ser fundamental en todo contexto para saber cómo actuar frente al adversario, o como poder dar solución al tema. Pareciera ser, que esta región del mundo no está preparada para entender y asumir lo que significa la democracia, y lo más grave es que carecen de verdaderos líderes, pues los que existen son reconocidos como corruptos, y no responden con justicia social a las necesidades y peticiones de su población.

De igual manera, parecería macondiano creer que lo que está pasando en esta región sea una guerra religiosa originada en un hecho histórico que viene desde los orígenes del califato (¨El término califato fue inicialmente liderado por los discípulos de Mahoma  como una continuación del sistema religioso establecido por el Profeta, conocido como ‘Califatos de Rashidun’. Un «califato» es también un estado que implementa este tipo de sistema político. ¨, -Datos sacados de Google-)  y con ello, como lo menciona la escritora Loreta Napoleón en su libro ¨El Fenix Islamista¨: ¨Las causas de lo que estamos viendo hoy en día se remontan a ese insólito acontecimiento político que los salafistas consideran la máxima traición: la aceptación por parte de los países árabes de Israel como potencia política en tierra musulmana, sobre el antiguo territorio del califato. ¨

Lo que hoy pretende hacer el grupo terrorista ISIS o el Estado Islámico es crear un califato bajo su dominio, igual al que existió en la época del Imperio Otomano, conformado por los mismos territorios de los que estuvo compuesto en su momento.

El éxito de este grupo terrorista es que, a diferencia de los talibanes o de otros grupos de su mismo género, muestran flexibilidad con las personas que deseen seguirlos, y se arrogan la seguridad nacional. Los recursos que recogen por las centrales eléctricas y los pozos petrolíferos de los que se apoderan, los utilizan para reconstruir infraestructuras socioeconómicas en sus territorios y para darle una mejor calidad de vida a la población que les sigue, a cambio de lealtad. Es decir, ejerce las funciones que un estado de derecho debería hacer por su pueblo.

Este grupo pretende conformarse en estado, y Occidente no hace nada para impedirlo. El medio que ISIS emplea es el terrorismo, y eso es lo que no lo hace legítimo a la hora de querer declararse como estado, pues la manera en la que se apropia del territorio no es legítima para un estado moderno.

Es incomprensible para el mundo que Estados Unidos y sus aliados no se hayan dado cuenta de los avances de todos estos grupos terroristas, en especial del Estado Islámico, y del reclutamiento que este realiza a través de correos electrónicos, páginas en twitter, y otros medios de comunicación, para atraer ciudadanos extranjeros de países occidentales, para reclutarlos y que formen parte de su movimiento.

De otra parte, lo que parece también mancondiano, es que se confundan los principios de los derechos humanos, la solidaridad, la democracia, con el desorden y la falta de autoridad, de disciplina y de voluntad política.

¿La pregunta es: ¿Dónde está Estados Unidos que no juega su papel de superpotencia? ¿Y dónde está Europa que no reacciona? Si existiera una voluntad política real de combatir el terrorismo en cualquiera de sus formas y expresiones, muchos de estos grupos podrían desaparecer rápidamente en un período sumamente corto. ¿Qué más hay que esperar, o que más debe suceder para que finalmente se siga una política clara y decisiva para combatir este flagelo, y para que jueguen el rol que les corresponde a cada uno de ellos?

Lo cierto es que, así como en sus inicios la equivocada intervención de Estados Unidos y sus aliados en Iraq produjo el caos, el desorden y exacerbo los fundamentalismos religiosos; hoy su falta de acción, produce como consecuencia el acrecentamiento de la anarquía en el Medio Oriente y la mundialización de dicho conflicto.

Esta anarquía que se vive en dicha región, es igual a la anarquía que menciona el filósofo Tomas Hobbes en su obra ¨ El Leviatán¨ con relación al estado de naturaleza, donde el lobo es lobo para el hombre. 

Si bien es cierto que la globalización ha traído algunas cosas positivas, también es cierto que ha traído pobreza, marginalización y guerras.

¿Está el mundo volviendo a la época en la que el hombre era lobo para el hombre? ¿Estamos entonces viviendo un mundo de antivalores?

  • *Profesora universitaria y ex diplomática.