28 de mayo de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Desechos agroindustriales, materia prima de biofertilizantes

7 de abril de 2016
7 de abril de 2016

desechos agroindustriales

MANIZALES, abril de 2016. Bagazo de caña, raquis de palma, cascarilla de café, cáscara de naranja y poda de olivo fueron los residuos agroindustriales a partir de los cuales se obtuvieron fertilizantes biológicos.

Teniendo en  cuenta que Colombia es el segundo mayor consumidor de fertilizantes químicos en Latinoamérica, con precios nacionales en el marcado que exceden los costos mundiales en un 30% y 50%, Valentina Hernández Piedrahita, primera doctora en Ingeniería Química de la U.N. Sede Manizales, se dio a la tarea de encontrar en los desechos agroindustriales oportunidades de mejorar las cosechas sin afectar el medioambiente.

En su investigación, la ingeniera química evaluó dos procesos de transformación de los residuos. El primero de ellos fue la digestión anaerobia, en el que además de obtener el fertilizante orgánico, se produce biogás, idóneo en la generación de bionergía.

La segunda opción de procesamiento evaluada fue la fermentación en estado sólido, con el fin de obtener Ácido Giberélico (GA3), hormona de crecimiento celular de las plantas.

Los procesos de producción fueron estudiados como planta uniproducto, teniendo en cuenta su capacidad de producción de baja y alta escala, con el objetivo de valorar el desempeño económico con respecto a la disponibilidad de la materia prima.

“En el trabajo se integraron varios procesos en el contexto de una biorrefinería, que incluye la obtención de productos de bajo costo (biol y biosol) y productos de alto costo (ácido giberélico) con otros productos de alto valor agregado. Esto ofrece ventajas relacionadas con el consumo de energía, el desempeño económico y consideraciones ambientales”, explica la doctora, quien también consiguió doble titulación, en Energías Renovables de la Universidad de Jaén.

Su tesis de grado “Evaluación Técnica, económica y ambiental del aprovechamiento de residuos lignocelulósicos de cadenas agroindustriales en la producción de biofertilizantes” la realizó gracias a una beca otorgada por la Escuela Internacional de Doctorados en Agroalimentación.

Según la investigadora, la gran mayoría de fertilizantes usados actualmente son de origen químico, es decir, no son renovables ni amigables con el medioambiente. Además, son muy costosos, teniendo en cuenta que por cada hectárea cosechada entre un 10% y 20% de la inversión corresponde al costo de los fertilizantes.

Por eso, el estudio será de gran utilidad para agricultores, pues el uso de residuos disminuye el costo de producción y el impacto negativo que tienen los fertilizantes inorgánicos sobre los suelos y las fuentes hídricas cercanas.

Agencia de Noticias UN