27 de octubre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Arañitas salvadoras

22 de febrero de 2016
Por Ricardo Tribín Acosta
Por Ricardo Tribín Acosta
22 de febrero de 2016

En mi opinión

Por: Ricardo Tribin Acosta

ricardo tribinUn amigo conocido como el apóstol, solía llamar a la suerte como al apodo de Dios, queriendo con ello resaltar que hay actos de la Providencia que ni entendemos o esperamos, pero que se convierten en una gran dádiva para nosotros. Lo que el decía se relaciona bastante con la historia de aquel soldado quien en medio de la guerra se perdió y fue a caer al otro lado, ubicado dentro de los terrenos de las filas enemigas.

Él , militar, persona piadosa y creyente, se refugió en una cueva y allí de rodillas le oró al Señor para pedirle que le construyera un muro a la entrada, en el cual nadie pudiese aparecer para sacarlo de allí. Cuando estaba en esas vio a una pequeña araña, que estaba precisamente en el lugar por él solicitado, tejiendo su red. El soldado suspendió su devota oración cambiándola por una de reclamo en la que le dijo a Dios: Mira yo te pedí un muro y tu me sales con una telaraña? Que clase de Dios eres tú?

Cansado luego se acostó dentro de la caverna y estando dormido llegó un escuadrón de las tropas enemigas que venia listo a hurgar por dentro de ella para ver si había alguien escondido. Quien estaba al frente, al mirar la entrada cubierta en su totalidad por la telaraña, dijo: Miren, ni entremos, pues si aquí hubiese alguien, la telaraña no estaría como está, sino rota. Y diciendo esto se fue con todos los  soldados, decisión que salvó la vida del hombre que se ocultaba dentro de la cueva.

Por eso, cuando en la vida pasemos por momentos de temor, dudas e incertidumbre, es importante acordarnos que en ella se nos pueden aparecer arañitas salvadoras las que están, ni más ni menos, ubicadas allí por la misma mano de Dios y que por lo tanto lo fundamental no residirá mucho en protestar ni en maldecir, mas si en tener Fe en que con paciencia, podremos ver la luz al final de los oscuros túneles en los que nos encontremos.
http://ricardotribin.blogspot.com