15 de mayo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Propósitos Farc 2016

27 de diciembre de 2015
Por Hernando Arango Monedero
Por Hernando Arango Monedero
27 de diciembre de 2015

HERNANDO ARANGO MONEDERO

hernando arangoEn esta semana que terminó oí una entrevista que le hacían a uno de los dirigentes de las FARC, entrevista que debieran pasarla nuevamente hasta que la totalidad de los colombianos estuviéramos enterados de lo que se constituye en propósito de las FARC para el año que viene.

Desde luego que todas estas aspiraciones les serán colmadas a quienes, poco a poco, se están constituyendo en adalides de la nueva Colombia, la Colombia “Democrática” que, por modelo de Cuba y la actual Venezuela, nos será impuesta por la renovada clase política que se ha guarecido en las filas de los libertadores del esclavizado pueblo colombiano.

Ante todo, la dirigencia de las FARC se reunirá en la CONFERENCIA NACIONAL DE GUERRILLEROS, supongo que debe ser algo así como un Congreso paralelo, en tanto llegan los representantes de las FARC al senado y Cámara de Representantes. Pienso que será algo parecido a lo que en Venezuela se ha creado para evitar que las mayorías resultantes de las elecciones recientes para Asamblea puedan hacer cambios que modifiquen lo que hasta ahora ha creado Chávez, Maduro, Diosdado y demás prohombres de la revolución del desperdicio socialista en ese país. Pues acá, un tanto al contrario, la tal “Conferencia” tendrá a su cargo determinar cómo se adelantarán las acciones en el futuro, y una vez se firme el llamado acuerdo de la paz, en el que andamos desde hace ya cerca de cuatro años.

En primer término, la “Conferencia” determinará en manos de quién serán depositadas las armas de la guerrilla, ya que no habrá entrega. La entrega para las FARC es muestra de rendición, rendición que no cabe, dado que ellos no han sido derrotados. Rendición que no pueden aceptar, como es lógico, máxime cuando quien se rinde en este caso es el Estado de Derecho que, poco a poco, viene entendiendo que la paz tiene un valor superior a todo lo que en el imaginario de los colombianos pueda haber, y, en consecuencia, esa entrega no se dará. La “Conferencia” se ocupará de determinar en manos de quien se pondrán las armas en CUSTODIA. Custodia que se dará en un país garante u a otra organización de carácter internacional.

De otra parte, y en consideración a que las FARC carecen de dinero, no podrá esperarse que se pueda resarcir a las víctimas por las ofensas derivadas del conflicto. Víctimas del cual también lo han sido ellos. Por tal motivo, será el Estado, valga decir los 47 millones de colombianos restantes que no empuñamos las armas, quienes tendremos a cargo la indemnización de todos aquellos que tengan la condición de víctimas, incluida Teodora, quien, a más de víctima, tendrá a su favor el restablecimiento de los derechos civiles que se concederán a los miembros activos de las FARC. Valga decir, juega en ambos campos. Se reta a los organismos del estado colombiano a que descubran el lugar en el que las FARC han depositados sus inmensas o pocas riquezas. Este reto, simplemente nos advierte que los recursos están bien blindados y camuflados mediante las artimañas que muchos otros usan para esconder el producto de sus fechorías. Bueno, y ni hablar de caletas en quien sabe que lugares se encuentran, lugares bien georreferenciados.

Como redentoras del campo colombiano, al que por siempre han defendido a través de los tiempos, ahora se preocupan por la construcción de escuelas, esas que derribaron con tatucos y otras armas. Se preocupan por acueductos para las veredas, los mismos que destruyeron y contaminaron con petróleos de oleoductos o derrames. Se preocupan por la energía eléctrica para el campo, el mismo sistema eléctrico que una y otra vez volaron para hacerse sentir perjudicando al pueblo que de este servicio se beneficiaba y del cual obtenía su sustento. A tal grado llega la preocupación de estos liberadores, que se constituirán en agentes de policía de los campos y veredas para llevar seguridad a quienes antes eran simples objetivos militares de sus campañas. Tendremos, pues, al diablo haciendo hostias.

Y, como la Justicia Transicional requiere de verdad, reparación y no repetición, pues habrá una confesión colectiva de parte de cuantos hombres y mujeres han militado en sus filas. Tendremos pues que todo, todo, lo que se llama todo, de cuanto ha ocurrido en el país en los 60 años de lucha “libertadora”, será confesado por todos, a una, en esa confesión colectiva. Y san se acabó. Ya nada quedará por confesar; nada será responsabilidad personal; todo será responsabilidad colectiva.

Ahora: ¿en donde están los restos de todos aquellos secuestrados, de los “ajusticiados”, de los vejados hasta la muerte? Bueno, la tarea será del ¿Si me acuerdo? ¿Del quién estaba en ese lugar y momento? Ya veremos.

Por el momento, todos queremos la paz. Tendremos campaña agresiva por el voto por el sí. Ya los medios de comunicación están obligados a disponer de sus espacios para que todos votemos por ese sí. Todos debemos votar por el sí para no dar un portazo a la paz que necesita el país. Finalmente, los vencedores lo merecen. Recordemos que los vencidos somos nosotros.
AH! QUE EL AÑO NUEVO NOS TRAIGA LA PAZ Y PUEDA SER QUE ASÍ SEA: LA PAZ.
Manizales, diciembre 27 de 2015.