23 de junio de 2024

Presentamos la tercera y última entrega de las mentiras más famosas

Por Tomás Nieto
4 de diciembre de 2015
Por Tomás Nieto
4 de diciembre de 2015

el campanario

—  MARLON BRANDO no rechazó el Oscar que ganó por El Padrino (1972). Pero mandó a recogerlo en su lugar a una falsa india (en realidad era  una mexicana disfrazada), quien hizo un alegato a favor de los  derechos de los indígenas.

—  EL CABALLO BLANCO DE SANTIAGO, al final, ¡no era tan blanco! En el techo de la catedral de Compostela (su Santuario como Patrón de  España) está representada la imagen del santo a lomos de un ejemplar de piel castaña con manchas negras.

— NO EXISTEN LOS CEMENTERIOS DE ELEFANTES. La aparición de ungran número de osamentas de paquidermos en un mismo lugar hizo creer en un mítico lugar al que los elefantes se dirigían voluntariamente para  morir. El misterio lo aclaró el biólogo Rupert Sheldrake, quien  explicó que lo que realmente ocurría es que los ejemplares ancianos o enfermos de una misma manada se quedaban a vivir cerca de los  manantiales de agua y morían allí.

—  «SI LA MONTAÑA NO VA A MAHOMA, MAHOMA IRÁ A LA MONTAÑA». Este  proverbio no pertenece a ningún texto sagrado islámico. Forma parte de una parábola inventada por el filósofo británico Francis Bacon.

—  CORTAR CABELLERAS no era costumbre natural de los pieles rojas. La copiaron de los franceses, que exigían a sus mercenarios presentar el cuero cabelludo de cada indio muerto para poder cobrar la recompensa.

— «Y SIN EMBARGO, SE MUEVE». No existe ninguna prueba que demuestre que Galileo realmente murmurara esa frase al verse obligado aabjurar de sus teorías científicas en 1633, tras ser juzgado por la Inquisición. Actualmente, los historiadores creen que se la inventó el escritor y editor turinés Giusepe Baretti en un fantasioso libro  titulado Biblioteca Italiana (1757).

— LOS EMPERADORES ROMANOS no levantaban ni bajaban el pulgar para decretar la muerte o el indulto de un gladiador. Mostrar el puño cerrado era señal de clemencia: pero si sacaba el pulgar hacia un  lado, estaba ordenando la ejecución del perdedor.

— EL CAPO MAFIOSO AL CAPONE ODIABA LOS ESPAGUETIS y, por extensión, casi todas las variedades de la pasta italiana. Lo contó en su biografía el actor  George Raft, especializado en papeles de gángster y a quien Capone  (gran admirador suyo) invitó una vez a cenar. ¡Y le sorprendió con un menú de comida…china!

—  EL MOTÍN DEL BOUNTY no fue una revuelta contra la tiranía del  capitán Blight. El motivo fue menos noble: el oficial Fletche  Christian, de origen aristocrático, enemistó a la tripulación contra el capitán porque no soportaba que éste le reclamara constantemente un dinero que le había prestado.

—  EL EMPERADOR  JULIO CÉSAR NO NACIÓ POR CESÁREA. Los historiadores creen que

no fue así, porque su madre murió cuando él ya había cumplido los 30, en una época en la que las mujeres no solían sobrevivir a esta operación.  Lo que sí es cierto es que dicha intervención debe su nombre a una ley promulgada por César para que los bebés fueran extraídos de los  vientres de sus madres si éstas fallecían a partir del séptimo mes de gestación.

— BIN LADEN no fue el primero en atacar a EE.UU. en su propio territorio nacional. El «mérito» le corresponde al mexicano Pancho Villa, quien en 1916 cruzó el Río Grande y atacó la ciudad de Columbus, en Nuevo México, donde mató a siete personas. La invasión duró menos de diez horas.

— El primer presidente de Argentina fue en realidad un Boliviano. (25 de mayo de 1810). El general Cornelio Judas Tadeo de Saavedra y Rodríguez, conocido como Cornelio Saavedra, nació en la hacienda «La Fombera», situada en el pueblo de Otuyo, cerca de la antigua Villa Imperial de Potosí, que pertenecía por entonces al Virreinato del Perú, bajo dependencia española.  En la actualidad dicho lugar forma parte de la república de Bolivia. Fue Presidente de la Primera Junta de las Provincias Unidas del Rio de La Plata. En 1862 Bartolomé Mitre, quien fuera Gobernador de Buenos Aires, asumió como primer Presidente constitucional de la Argentina unida.