24 de mayo de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

En tres entregas, ofrecemos las 44 mentiras de la historia

Por Tomás Nieto
2 de diciembre de 2015
Por Tomás Nieto
2 de diciembre de 2015

el campanario

(Recopilación de Tomás Nieto)

 

Con el apoyo de los acuciosos investigadores de la Revista Española «Quo» (Dónde?), procedemos a hacer la primera entrega de las 44 grandes mentiras de la Historia.

Antes de entrar en materia, los recopiladores ibéricos se preguntan y nosotros también  ¿si será verdad que son mentiras?

  1. LOS VIKINGOS (LOS MISMOS DE OLAFO) NO LLEVABAN CASCOS CON CUERNOS. Fue una invención del pintor sueco Gustav Malstrom en las ilustraciones que realizó en 1820 para el poema épico Frithiof`s Saga. El propósito de estos cuernos  irreales era retratar a los feroces guerreros del Norte como seres  casi demoníacos.
  2. LAS TRES CARABELAS DE COLÓN SÓLO FUERON DOS. La Pinta y la

Niña.  La tercera nave que participó en el descubrimiento de América era una nao, otro tipo de barco de mayor tamaño. Se llamaba María

Galante, pero Colón la rebautizó la Santa María.

  1. LAS BRUJAS DE SALEM NO FUERON QUEMADAS EN LA HOGUERA. Pero que nadie piense que las indultaron. En realidad fueron ahorcadas, que era la pena que las comunidades protestantes y calvinistas solían

dictar para los casos de hechicería.

  1. NAPOLEÓN NO ERA TAN BAJITO. De hecho, medía 1,68 cm., una

estatura aceptable para su época, e incluso superaba por 4 cm. al duque de Wellington, su gran enemigo.

  1. EN LA PELICULA CASABLANCA, Humprey Bogart nunca pronuncia la frase: «Tócala otra vez, Sam». En realidad, la frase exacta es: «Tócala Sam, Toca As time goes by», y la recita Ingrid Bergman. Para acabar de arruinar el mito, el actor que hacía de Sam (Dooley Wilson) sólo cantaba, ya que no sabía tocar el piano. El acompañamiento se incorporó en el estudio.
  2. LAS ORGÍAS DE TIBERIO SON UN MITO. Suetonio relata que el emperador fijó su residencia en Capri para huir de la corrupción de la

nobleza romana.

  1. LA GUERRA DE LOS CIEN AÑOS, realmente duró 116, de 1337 a 1453, año en que los reyes de Inglaterra y Francia (los países en conflicto)  pusieron fin a las hostilidades.
  2. EL ESTRANGULADOR DE BOSTON, Albert de Salvo, no estrangulaba a sus víctimas. Al menos, no a todas. Únicamente asesinó de ese modo a la primera; en cambio a las otras doce las mató a golpes o puñaladas.
  3. GEORGE WASHINGTON no fue el primer presidente de EE.UU. Al

estallar la revolución americana en 1714, una comisión de notables eligió a Peyton Randolph, de manera provisional, para ese cargo. Tras su dimisión, ocho personas actuaron como presidentes en funciones

hasta 1789, año en que por fin se aprobó la Constitución americana y se

celebraron las primeras elecciones al cargo, en las que Washington

fue finalmente elegido.

  1. WALT DISNEY NO SABÍA DIBUJAR y nunca diseñó ninguno de sus

famosos personajes. Durante muchos años se dijo que Mickey Mouse había sido creado por él, pero ahora sabemos que fue obra exclusiva del

dibujante Ub Wickers, quien le dejó a Disney compartir la autoría para

devolverle un favor.

  1. LA REVOLUCIÓN DE OCTUBRE FUE EN NOVIEMBRE. Realmente (y según el actual calendario gregoriano), comenzó el 7 de Noviembre, cuando Lenin se sublevó en Petrogrado contra el gobierno de Kerensky. Lo que  ocurre, es que Rusia se regía aún por el llamado calendario Juliano (obsoleto en el resto del mundo occidental desde el año 1582), según el cual, la fecha correspondía al 25 de octubre.
  2. HERNÁN CORTÉS NUNCA QUEMÓ SUS NAVES. Según el relato de Bernal Díaz del Castillo, el cronista que acompañó a la expedición

durante la conquista de México, lo que hizo fue embarrancarlas y barrenarlas, para abrir vías de agua. Además, Cortés dejó una intacta, para que fuera a Cuba a solicitar el envío de más víveres y tropas.

  1. LOS HARLEM GLOBETROTTERS no eran de Harlem sino de Chicago.

Ciudad en la que se fundó el equipo en el año 1926, pero se pusieron New Globetrotters para parecer más cosmopolitas. Finalmente, en 1932

adoptaron el Harlem como denominación de origen en identificación con

el famoso barrio negro.

(Espere nuestra segunda entrega, que estará tan buena como esta)