17 de septiembre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Dequeísmo y queísmo

2 de diciembre de 2015
Por Jairo Cala Otero
Por Jairo Cala Otero
2 de diciembre de 2015

Por Jairo Cala Otero 

jairo calaEs curioso que muchos hispanohablantes sean desdeñosos frente a la correcta forma de expresarse, por escrito y oralmente. Pero cuando de usar la preposición ‘de’ se trata, muchos de esos desentendidos con el idioma se llenan de dudas. Caen fácilmente en abstención, no usan esa preposición cuando se necesita; o, caso contrario, la emplean cuando ella no tiene función gramatical en una oración.

Esos fenómenos, llamados comúnmente «dequeísmo» y «queísmo» (o «dequefobia»), se leen y escuchan hasta en entrevistas de grandes y prestigiosos medios de comunicación de diversos países hispanohablantes. Son dos de los más comunes errores en nuestra lengua española.

El «dequeísmo» consiste en el uso innecesario de la preposición ‘de’ antes de la conjunción ‘que’. Como en los casos siguientes:

  • Resulta de que…

Correcto: Resulta que…

  • Pienso de que…

Correcto: Pienso que….

  • Decía de que…

Correcto: Decía que…

El «queísmo» o «dequefobia», en cambio, es la omisión de la preposición ‘de’ (u otra, como ‘en’) ante ‘que’ cuando es necesaria. Como en los siguientes casos:

  • Estoy seguro que

Correcto: Estoy seguro de que…

  • Darse cuenta que…

Correcto: Darse cuenta de que….

  • Avísame en caso que…

Correcto: Avísame en caso de que…

 Suele suceder que el hablante, por miedo a caer en el «dequeísmo», se va al otro extremo y omite la preposición ‘de’ cuando es requerida, con lo cual incurre en «queísmo».

Hay varias formas prácticas de saber si la sintaxis del enunciado requiere la preposición o no:

1.- Plantearse las preguntas: ¿qué…?; o ¿de qué…?

La pregunta que resulte apropiada será la que indique si la preposición es necesaria o no. Ejemplos:

  1. a) «Estoy seguro que Anacleta vendrá hoy». Aquí la pregunta apropiada es: ¿de qué estoy seguro?

De que Anacleta vendrá hoy. Luego esta oración requiere la preposición ‘de’: «Estoy seguro de que Anacleta vendrá hoy».

  1. b) «Carlos dijo de que me ayudaría con los preparativos».

La pregunta idónea es: ¿qué dijo Carlos?

Que me ayudaría con los preparativos. Así que lo correcto es omitir la preposición de: «Carlos dijo que me ayudaría con los preparativos».

  1. Sustituir la parte del enunciado que comienza por ‘que’, por los pronombres ‘algo’ o ‘eso’ y verificar si el enunciado resultante está bien formulado en castellano (si tiene sentido), con o sin preposición. Ejemplos:
  2. a) «Estoy seguro que vendrá hoy». Al sustituir «que vendrá hoy» por eso’, resulta la oración agramatical: «Estoy seguro eso». Luego requiere la preposición ‘de’ para su corrección:

«Estoy seguro de eso», así que debe ser: «Estoy seguro de que vendrá hoy».

  1. b) «Decía de que me ayudaría con los preparativos». Al sustituir «que me ayudaría con los preparativos» por eso’, se obtiene también una oración agramatical:

«Decía de eso», la cual tendría sentido completo sin la preposición ‘de’: «decía eso». Luego lo correcto es: «Decía que me ayudaría con los preparativos».

He aquí algunos otros ejemplos de usos incorrectos y correctos de la preposición de:

Incorrecto: Dijo de que se iba.

Correcto: Dijo que se iba.

Incorrecto: Contestó de que estaba enfermo.

Correcto: Contestó que estaba enfermo.

Incorrecto: Creo de que no está bien.

Correcto: Creo que no está bien.

Incorrecto: Pienso de que es tarde.

Correcto: Pienso que es tarde.

Incorrecto: Te asombra de que yo lo diga.

Correcto: Te asombra que yo lo diga.

Incorrecto: Me alegro que ustedes sean felices.

Correcto: Me alegro de que ustedes sean felices.

Incorrecto: Le preocupa de que aún no hayas llegado.

Correcto: Le preocupa que aún no hayas llegado.

Incorrecto: Es posible de que llueva esta tarde.

Correcto: Es posible que llueva esta tarde.

La norma lingüística también dice que se incurre en «dequeísmo» cuando se antepone la preposición ‘de’ a una oración subordinada sustantiva de complemento directo. Esto ocurre, sobre todo, con las siguientes clases de verbos:

* De «pensamiento» (pensar, opinar, creer, considerar, etcétera). En esos casos lo correcto es: pienso que…; opino que…; creo que…; considero que…

* De «habla» (decir, comunicar, exponer, etcétera). Aquí lo preciso es: digo que…; comunico que…; expongo que…

* De «temor» (temer, atemorizar, etcétera). En estos casos es: temo que…; me atemoriza que…

* De «percepción» (ver, oír, escuchar, percibir, observar, etcétera). Lo correcto es: veo que…; oigo que…; escucho que…; percibo que…; observo que…

El complemento directo nunca va precedido de la preposición ‘de’. Por tanto, son incorrectas oraciones como:

*Pienso de que conseguiremos ganar el campeonato.

Correcto: Pienso que conseguiremos ganar el campeonato.

* Me dijeron de que se iban a cambiar de casa.

Correcto: Me dijeron que se iban a cambiar de casa.

* Temo de que no llegues a tiempo.

Correcto: Temo que no llegues a tiempo.

* He oído de que te casas.

Correcto: He oído que te casas.

No se usa ‘de’ en una oración subordinada que ejerce funciones de atributo en oraciones copulativas con el verbo ser. La Real Academia Española ─RAE─ sostiene que este complemento, por lo general, no va precedido de preposición y, por tanto, son incorrectas oraciones como:

* Mi intención es de que participemos todos.

Correcto: Mi intención es que participemos todos.

Tampoco debe insertarse la preposición ‘de’ en locuciones conjuntivas, pues no la llevan:

* A no ser de que…

Correcto: A no ser que.

* A medida de que…

Correcto: A medida que.

* Una vez de que…

Correcto: Una vez que.

Y cuando debe llevar preposición ‘en’ en lugar de la preposición ‘de’:

  • Insistieron de que fuéramos con ellos.

Correcto: Insistieron en que fuéramos con ellos.

  • Me fijé de que llevaba corbata.

Correcto: Me fijé en que llevaba corbata.

Estimado lector: pienso que esta información ilustra con amplitud acerca de cuándo se usa y cuándo no la preposición ‘de’. ¡Espero que no lo olvide!