21 de junio de 2024

Capturado el “monstruo de Monserrate”, asesino de mujeres indigentes

2 de diciembre de 2015
2 de diciembre de 2015

BOGOTA, 02 de Diciembre de 2015 (RAM) Las autoridades capturaron a Fredy Armando Valencia, presunto asesino de varias mujeres que habrían sido enterradas en inmediaciones al cerro de Monserrate.

Según las primeras informaciones, al menos se han encontrado 7 cadáveres de mujeres que se supone serían habitantes de calle, a las que el ahora denominado “monstruo de Monserrate” habría llevado hasta lugares apartados para obtener favores sexuales a cambio de drogas.

Valencia fue capturado y confesó ser el asesino de al menos uno de los cadáveres, mientras las autoridades están peinando el lugar para hallar más posibles víctimas.

Una vez capturado, un juez lo cobijó con medida de aseguramiento intramural y en las próximas horas será trasladado a la cárcel La Modelo.

Fredy Armando Valencia, de 34 años, fue un silencioso asesino en serie que por años operó en inmediaciones del cerro Monserrate sin que nadie se hubiera percatado de su accionar criminal, hasta el pasado sábado, cuando lo capturó la Policía. Su aprehensión no fue el resultado de una exhaustiva investigación, sino más bien de un golpe de suerte.

Según el general Humberto Guatibonza, director de la Policía Metropolitana de Bogotá, ese día un grupo de uniformados patrullaba la zona y vieron a Valencia en actitud sospechosa. Esto los llevó a realizar una requisa de rutina y fue en ese momento que hicieron el atroz hallazgo: en su poder encontraron unas bolsas negras, en las que había restos óseos.

De inmediato se inició la investigación. Los uniformados trasladaron los restos a Medicina Legal y al sujeto lo llevaron a una UPJ, mientras los forenses confirmaban si se trataba de restos humanos. Con la confirmación, los miembros de la Policía Judicial pidieron a un juez la orden de captura, ya que suponían que era el responsable de esa muerte. La orden la obtuvieron el domingo en la noche y el lunes en la mañana lo llevaron ante un juez de garantías, para legalizar su captura.

Fue en ese momento cuando se conocieron los detalles de su macabro accionar. De entrada, Valencia confesó que los restos eran de una mujer que había asesinado hace un año y a renglón seguido hizo una confesión mayor: esa no había sido su única víctima. En los últimos cuatro años había asesinado a seis mujeres más y los restos de todas los tenía enterrados cerca de su cambuche.

Tras la confesión, ese mismo día los uniformados iniciaron la inspección judicial de la zona donde este sujeto tenía su cambuche y en el que llevaba viviendo más de cinco años. Hasta ayer, la Policía había encontrado los restos de otras tres víctimas. “Todos los restos los remitimos a Medicina Legal. La inspección continúa y esperamos poder encontrar los otros cuerpos”, señaló el general Guatibonza.

Este asesino en serie logró actuar de manera silenciosa, gracias a que nadie extrañaba a las víctimas. Según su propia confesión, el modus operandi era el siguiente: se trasladaba a la zona de Bronx, donde cortejaba a otras habitantes de calle, consumidoras de estupefacientes y las invitaba a su cambuche. Una vez allí, tenía relaciones sexuales y finalmente las ahorcaba. Los cadáveres los metía en bolsas negras y los enterraba cerca del lugar donde el vivía.

Valencia ya aceptó un homicidio, pero se espera imputarle cargos por cada cuerpo que encuentren en la zona. “La investigación continúa. Llevamos dos días haciendo exploraciones, pero en el sitio hay mucha basura y creemos que nos va a tomar mucho tiempo revisar toda el sector”, agregó el general Guatibonza.

Lo que ha logrado averiguar la Policía de este sujeto, es que tiene estudios universitarios y por más de 10 años vivió en la localidad de Kennedy, hasta que abandonó su hogar y se convirtió en habitante de calle. Luego estableció su cambuche en inmediaciones de Monserrate.

“Por ahora, no se ha identificado ninguno de restos. Esa tarea le corresponderá a Medicina Legal, pero creemos que tardará mucho tiempo, porque se trata de restos óseos. Prácticamente vivía sobre una fosa. Nosotros seguiremos investigando para dar plena claridad a este caso. Lo importante es que Valencia ya está en la cárcel y allí tendrá que pasar mucho tiempo”, concluyó el general Guatibonza.