21 de junio de 2024

Capturadas en el Guainía 24 personas e intervenida mina que producía 82 kilos y medio de oro al mes

5 de diciembre de 2015
5 de diciembre de 2015

BOGOTÁ, 05 de diciembre de 2015. En un operativo conjunto denominado ‘Anostomus II’, fuerzas armadas de Colombia y Brasil capturaron 24 personas que se dedicaban a la minería ilegal en el departamento de Guainía, en los corregimientos de Morichal y Puerto Colombia en las zonas del Zancudo, la Danta, Campo Alegre y Cartagena.

“Se logró la destrucción o inutilización de 18 minas, 12 dragas y se ubicaron 6 frentes mineros a cielo abierto con toda la infraestructura necesaria para el funcionamiento de esta explotación», dijo en un informe el ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas.

En esta operación conjunta, coordinada e interagencial e internacional participaron el Ejército, la Armada Nacional, la Fuerza Aérea, la Policía Nacional, el CTI de la Fiscalía y otras entidades del Estado y brasileñas.

“Se logró la destrucción o inutilización de 18 minas, 12 dragas y se ubicaron 6 frentes mineros a cielo abierto con toda la infraestructura necesaria para el funcionamiento de esta explotación», dijo en un informe el ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas.

“Las cifras que han intervenido con este operativo son muy importantes: con las dragas y los seis frentes a cielo abierto, esta explotación minera producía 72 y medio kilos de oro por mes a través de las dragas y 10 kilos y medio por mes por las explotaciones de cielo abierto, para un total de 82 kilos y medio de oro por mes que suman más o menos 7.000 millones de pesos.

“También fue incautado mercurio en grandes cantidades, eso representa un grave peligro de contaminación de envenenamiento para las personas y para la fauna. Hemos entonces, intervenido por segunda vez, en el llamado escudo ‘Guayanés’, hay 56 áreas protegidas en esta zona de Colombia, especialmente la reserva natural Piunawuai, haciendo las investigaciones correspondientes para seguir atacando frentes de minería.

“Quiero dar una declaración formal sobre un importantísimo operativo que entre las autoridades militares, de Policía y judiciales de Colombia y las autoridades y las autoridades de Brasil ha producido unos resultados muy impresionantes y convenientes para esta expresión de la lucha contra el crimen organizado.
“Se trata de la operación ‘Anostomus II’ y es dos porque se trata de la segunda expresión de este operativo, lleva unos ocho días y terminó ayer. En esta operación conjunta, coordinada e interagencial e internacional participaron el Ejército, la Armada Nacional, la Fuerza Aérea, la Policía Nacional, el CTI de la Fiscalía y otras entidades del Estado y brasileñas.

“Se desarrolló en el departamento de Guainía, en los corregimientos de Morichal y Puerto Colombia en las zonas del Zancudo, la Danta, Campo Alegre y Cartagena. Se logró la captura de 24 personas que aceptaron sus cargos de estar ejerciendo la minería criminal ante el juez de control de garantías por los delitos de recursos naturales dañados, contaminación ambiental, invasión de aéreas de vital importancia medio ambiental y explotación ilícita de la minería.

“Se logró la destrucción o inutilización de 18 minas, 12 dragas y se ubicaron 6 frentes mineros a cielo abierto con toda la infraestructura necesaria para el funcionamiento de esta explotación», dijo en un informe el ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas.

“Las cifras que han intervenido con este operativo son muy importantes: con las dragas y los seis frentes a cielo abierto, esta explotación minera producía 72 y medio kilos de oro por mes a través de las dragas y 10 kilos y medio por mes por las explotaciones de cielo abierto, para un total de 82 kilos y medio de oro por mes que suman más o menos 7.000 millones de pesos.

“También fue incautado mercurio en grandes cantidades, eso representa un grave peligro de contaminación de envenenamiento para las personas y para la fauna. Hemos entonces, intervenido por segunda vez, en el llamado escudo ‘Guayanés’, hay 56 áreas protegidas en esta zona de Colombia, especialmente la reserva natural Piunawuai, haciendo las investigaciones correspondientes para seguir atacando frentes de minería.

“Igualmente se ha hecho un gran trabajo de acercamiento con las comunidades, para que las comunidades entiendan que este no es un operativo contra ellas, es más a su favor, para evitar la contaminación, la destrucción del medio ambiente y poder propiciar así las reservas los recursos naturales de Colombia”.