17 de junio de 2024

Banrepública propone un aumento de salario mínimo desde 6,7%

8 de diciembre de 2015
8 de diciembre de 2015

dinero

BOGOTÁ. Este lunes 7 de diciembre arrancó la negociación del salario mínimo de la Comisión Permanente de Concertación de Políticas Salariales y Laborales. Allí, el Banco de la República destapó sus cartas proponiendo un aumento del salario mínimo desde 6,7%.

Los sindicatos ya están jugados con una propuesta de incremento del salario entre 10% y 12%, basados principalmente en que la inflación de 2015, que a noviembre va en 6,11% y en el dato anualizado ya alcanza 6,39%, ha sido muy superior frente al incremento que tuvo este año (4,6%).

Por su parte, los empresarios han manifestado que en un contexto macroeconómico de desaceleración en el crecimiento, el ajuste salarial que se propone es el de inflación causada en el 2015, el piso que estableció la sentencia de la Corte Constitucional.

Además, la más reciente publicación de Tendencia Económica de Fedesarrollo muestra que el centro de pensamiento ve que la tasa de interés del Banco de la República podría llegar a ubicarse en un nivel de 7%.

Esto quiere decir que para 2016, Fedesarrollo espera que la Junta Directiva del Banco Central colombiano aumente 150 puntos básicos la tasa de intervención, teniendo en cuenta que su nivel actual es de 5,50%.

“En el escenario más probable, Fedesarrollo estima que la tasa podría llevarse a niveles del 7% hacia mediados del próximo año, nivel en el cual se estabilizaría mientras se produce la convergencia de la inflación hacia el rango meta establecido por el Banco, esto es, hacia valores inferiores al 4%, lo cual sucedería hacia comienzos del 2017”, señala la publicación.

En cuanto a las negociaciones del salario mínimo, que arrancaron este lunes en el Ministerio de Trabajo, Fedesarrollo considera que en la medida que un aumento excesivo profundizaría los mecanismos de indexación e impondría mayores presiones sobre la inflación y sobre la política monetaria del Banco de la República.

“Es clara la premisa que debe regir el aumento del salario mínimo en el sentido de preservar el poder adquisitivo de los trabajadores. Sin embargo, llevar ese aumento más allá de la inflación observada haría más difícil el proceso de convergencia en el ritmo de crecimiento de los precios hacia la meta del Banco de la República y obligaría al Emisor a incrementar aún más la tasa de interés en los próximos meses”, agrega.

LA REPÚBLICA