19 de mayo de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

34 capturas en Medellín por importación y exportación de celulares robados

6 de diciembre de 2015
6 de diciembre de 2015

MEDELLÍN, 06 de diciembre de 2015. Dos bandas que trabajaban en equipo y que se dedicaban a hurtar, desactivar las medidas de seguridad e intercambiar celulares robados en Colombia con teléfonos de otros países en las mismas condiciones fueron desarticuladas por la Fiscalía General de la Nación.

Treinta y cuatro personas fueron capturadas en una operación que permitió hallar las relaciones entre dos bandas delictivas y los vínculos con funcionarios de las empresas de telefonía celular. Además, se encontró que las bandas envían teléfonos robados al exterior y traen desde otros países celulares que han sido hurtados en otras partes del mundo para comercializarlos en Colombia.

La acción se desarrolló en Medellín (Antioquia). El grupo operaba en el centro comercial Ópera, donde acopiaban los teléfonos robados en este departamento para efectuar un proceso técnico de liberación y cambio de los IMEI (International Mobile System Equipment Identity – Sistema Internacional para la Identidad de los Equipos Móviles), por medio del cual cada aparato tiene un número único de identidad en el mundo.

En este proceso, aparecían involucrados empleados de las empresas de telefonía celular sin cuya actuación hubiese sido imposible realizar la liberación de los teléfonos y su posterior comercialización.

De esta forma, lograban la exclusión de las bases de datos negativas, que corresponde a las listas en las cuales las empresas de celulares incluyen los teléfonos robados.

El Director Nacional de Seccionales y de Seguridad Ciudadana, Luis González León, manifestó que esta dos bandas, llamadas Los Alfa (quienes comercializaban y cambiaban los IMEI) y Los Cocuelos, que realizaban los hurtos de los teléfonos en Medellín.

Los 34 presuntos delincuentes fueron presentados ante un juez de control de garantías de Medellín (Antioquia).

Los investigadores realizaron la consulta de más de 3800 IMEI y se identificaron los roles que cada uno de los involucrados efectuaba en las dos organizaciones. Once allanamientos fueron efectuados por las autoridades.

En este intercambio que realizaban algunos empleados corruptos de las empresas de telefonía celular de los IMEI, se lograba realizar lo que se llama gemeleo. Al denunciar el robo de un teléfono, los ladrones reactivaban a los quince días el celular y lo retiraban de las bases de datos de aparatos hurtados para venderlo con ese mismo IMEI a otra persona, aparentemente de una manera legal.

El sistema se empezó a descubrir cuando los afectados empezaron a preguntar por sus teléfonos denunciados y las empresas de celulares a descubrir que sin ninguna justificación se habían retirado de los listados. En ese momento se hace la denuncia ante la Fiscalía, que con apoyo de la Policía, hizo la investigación y logró detener estas bandas.