17 de junio de 2024

Uribe criticó proceso de paz con las FARC en Miami

13 de noviembre de 2015
13 de noviembre de 2015

Miami, 13 de Noviembre de 2015 (RAM)  Durante una visita a Miami, el ex presidente, Álvaro Uribe, criticó el proceso de paz con las FARC y afirmó que el acuerdo con la guerrilla colombiana es un pacto de impunidad. Además, opinó que Cuba dialoga con EEUU porque ya no obtiene limosnas de Venezuela.

“La paz con impunidad no es una paz sostenible, es un mal precedente, un mal ejemplo. Se convertirá en la fuente de nuevas violencias”, declaró Uribe durante una rueda de prensa que ofreció en un hotel del área de Brickell.

Para el expresidente, las condiciones anunciadas en septiembre para el acuerdo legitiman al grupo guerrillero y lo convierten “en un actor político”, lo cual, en su opinión, pone en peligro la democracia colombiana.

“Esto lo han querido presentar como un proceso de transición a la democracia, pero no es así, en Colombia ya tenemos una democracia establecida”, dijo Uribe.

Uribe comentó estar de acuerdo con que los guerrilleros que sean soldados rasos permanezcan en libertad, pero dijo categóricamente que “los cabecillas” de la guerrilla deben ser castigados.

“Es un tratado de impunidad, el gobierno ahora propone tratar [los crimines] como delitos ligados con la política”, indicó.

“Le quieren imponer al pueblo colombiano un acuerdo de paz como lo quieran las FARC… ya hemos llegado a un país cuya seguridad hoy no depende del gobierno, depende de que las FARC quieran respetar un tratado que ellos mismos decretaron”, manifestó el ex mandatario.

Por otro lado, Uribe criticó un sistema electoral que considera corrupto en Venezuela dijo que la comunidad internacional ha mostrado muy poca solidaridad con las víctimas de las violaciones de los derechos humanos del régimen chavista.

“Mientras la frontera está abierta para los criminales… las familias están siendo separadas por los caprichos de la tiranía”, dijo en referencia sobre las relaciones entre Colombia y Venezuela luego de que el gobierno de Nicolás Maduro ordenara la militarización de la frontera y la expulsión de familias colombianas.