13 de junio de 2024

De vuelta a Tranquilandia

Por William Calderón Zuluaga
13 de noviembre de 2015
Por William Calderón Zuluaga
13 de noviembre de 2015

LA BARCA DE CALDERÓN

Por William Calderón Z.

william calderonCuando el periodista Hernando Corral denunció a los cuatro vientos el 4 de marzo de 1984, a través del Noticiero de las 7 la alianza surgida entre las guerrillas de las Farc y el narcotráfico, produjo toda clase de reacciones desde el seno del gobierno del entonces presidente Belisario Betancur.

El destacado «compañero» Corral entrevistó al entonces embajador de los Estados Unidos en Colombia, Lewis Tambs, con motivo de la aparición de los más grandes complejos cocaleros situados en el Vichada, el Guaviare y el Guainia.

LA HISTORIA VUELVE A REPETIRSE

Recordemos que por aquellas calendas el gobierno del «Si se puede» de Belisario Betancur adelantaba un Proceso de Paz con los mismos narcoterroristas. Ese pronunciamiento de Tambs a Corral produjo la protesta del ministro Augusto Ramirez Ocampo, quien calificó al gobierno americano de intervencionista y de enemigo de la «Paloma» de la Paz.

Treinta años después la historia vuelve a repetirse. El Subsecretario para asuntos anti-narcóticos  y exembajador en Colombia, William Brownfield, manifestó que “las Farc son una de las narco-organizaciones mas grandes del mundo» y los camaradas del presidente Juampa, desde la casa de los hermanos Castro, acompañados del dictador venezolano Nicolas Maduro y y su amanuense Diosdado Cabello repitieron la misma monserga sobre el intervencionismo del Imperio Americano en Colombia y Venezuela

EL WASHINGTON POST

Ahora es el influyente diario Washington Post el que denuncia de manera profunda como Colombia es hoy por hoy el lider mundial del cultivo de coca, superando al Perú y Bolivia, y planteando que todo esto está ligado a los diálogos de La Habana. En el mismo sentido se había pronunciado Mary Anastasia O!grady, desde el Wall Street Journal.

LO QUE DIJO EL COTIDIANO

Le damos las gracias al productor de La HORA DE LA VERDAD, el periodista y abogado Demar Córdoba Salamanca, por haber remitido y traducido a La Barca de Calderón el documento investigativo del Washington Post

DE TRANQUILANDIA S TIERRADENTRO, Colombia

El cultivo de coca ilegal está creciendo en Colombia, borrando uno de los logros de  la política antinarcóticos de Estados Unidos y amenazando con enviar una ráfaga de cocaína barata a través de la tubería de contrabando a Estados Unidos. Apenas dos años después  dejó de ser el mayor productor del mundo, cayendo detrás de Perú, en Colombia ahora crece la coca más  que el Perú y  Bolivia sumados. En 2014, el último año del que se tienen estadísticas, los colombianos plantaron 44 por ciento más coca que en 2013, y agentes antidrogas de Estados Unidos dicen que la cosecha de este año es probablemente aún mayor.

EL BOOM DE LA COCA

El boom de la coca se produce en un momento especialmente delicado para el gobierno colombiano, cuando está en las etapas finales de las negociaciones de paz con los narcoterroristas de las FARC, que durante mucho tiempo se han beneficiado del comercio ilegal de drogas. El mes pasado, el gobierno suspendió la fumigación aérea de los cultivos, citando preocupaciones de que los herbicidas utilizados pueden causar cáncer. Ese programa había sido un pilar del Plan Colombia, en virtud del cual los Estados Unidos ha proporcionado más de $ 9 mil millones a este país desde el año 2000.

JUAMPA EN ALIANZA CON LAS FARC

El presidente colombiano, Juampa , un aliado clave de Estados Unidos, dijo que su gobierno está listo para lanzar una campaña masiva en sustitución de cultivos si un acuerdo con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, o FARC, se alcanza y las zonas bajo control de los rebeldes se convierten en sitio lo suficientemente seguro para los trabajadores del gobierno . La guerrilla y el gobierno ya han acordado, en principio,  un nuevo plan de desarrollo de barrido para las zonas rurales con dificultades para  Colombia, con la pignoración de las FARC para ayudar a persuadir a los agricultores a arrancar su coca en favor de los cultivos lícitos.

Funcionarios estadounidenses y colombianos dicen que la principal razón para la actual cosecha es que las FARC, junto con otros grupos armados, ha animado a los agricultores a sembrar más coca en previsión de que el acuerdo de paz se suspenda.

LO QUE DIJO JUAMPA

En una entrevista con The Washington Post, el camarada Juampa dijo que su gobierno buscará apoyo de Estados Unidos para el gran plan de sustitución de cultivos nuevos…… Con las FARC fuera del campo de batalla, un programa de este tipo podría tener éxito donde las iniciativas anteriores han estado a la altura, dijo.

«Tenemos una oportunidad de oro», dijo Juampa . «Pero si no damos a los agricultores una alternativa,   seguirá creciendo de coca.»

AMERICA CENTRAL Y MEXICO

El consumo de cocaína en los Estados Unidos se redujo en la última década, mientras que la metanfetamina y heroína  se disparó. Pero un exceso de producto barato podría traer una nueva fiebre de cocaína. También podría desencadenar nuevos ciclos de violencia a lo largo de las rutas de tráfico a través de América Central y México.

LOS OTROS

Las FARC pasaron a dominar el tráfico en las zonas agrícolas. Ahora se  han comprometido a dejar el negocio de la droga si se alcanza el acuerdo de paz. Sin embargo, otros grupos armados de Colombia – incluyendo guerrilleros del ELN- bandas paramilitares y las bandas rurales conocidas como «bacrim» –  buscan   el negocio en las zonas donde las Farc se retiren.

FUMIGACION

Fumigación aérea financiada por Estados Unidos desempeñó un papel muy importante en la reducción de los cultivos de coca en Colombia de un estimado de 400,000 acres en 2000 a menos de 120.000  en 2012. Entonces  trasladaron sus cultivos a los parques nacionales, reservas indígenas, áreas fronterizas y otros lugares fuera del alcance de la fumigación. Dos tercios de los 170.000 acres de campos de coca del país están ahora en esas zonas, según el gobierno, y el nuevo boom de la coca estaba en marcha antes de la prohibición de la fumigación aérea que  entró en vigor 1 de octubre.

COCA Y FARC

Jorgan Andrews, director de Asuntos Narcóticos Internacionales  de Estados Unidos en Bogotá, dijo que el crecimiento de la producción de coca parece estar vinculado a las conversaciones de paz con las FARC y expectativas acerca de los programas de sustitución que pueden seguir.

«Los programas de gobierno estarán en áreas donde hay coca, por lo que una interpretación es que los que cultivan la mayor parte de la coca obtendrán los mayores beneficios del gobierno», dijo.

«Y si el proceso de paz con las FARC se cae a pedazos», dijo, «que ya tendrán más coca en el suelo.»

Andrews dijo que 2.015 de salida de coca de Colombia se proyecta ir «hacia arriba.»

Muchas de las plantas desde entonces han madurado «, así que lo que se verá es un gran repunte de producción de cocaína.  Debido a que las plantas maduras producen más de las hojas usadas para hacer el clorhidrato de cocaína, proporcionando un aumento del 44 por ciento en la cantidad de tierra sembrada con coca,  traducido  en un incremento del 52 por ciento  este año.

«¿Qué pasa si los números de coca siguen subiendo?

Se va a poner un montón de presión sobre el gobierno  la comunidad internacional «, dijo Bo Mathiasen, el director Colombia de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito.

—En la Colombia de Juampa  se hace la paz  y las amenazas, también–

EL NEGOCIO DE LA COCA

Tanto como 1 millón de los 50 millones de ciudadanos de Colombia están relacionados con el negocio de la coca, directa o indirectamente, según Eduardo Díaz, el economista y ex ministro de Salud ahora a cargo del programa de sustitución de cultivos. Díaz dijo que el gobierno ha aprendido lecciones importantes en los últimos años acerca de lo que funciona y lo que no funciona.

Dijo Díaz. «Tenemos que establecer la presencia del Estado en estas zonas de conflicto.»

Los pagos en efectivo a las familias individuales a cambio de la erradicación voluntaria no funcionan bien, Díaz dijo que, debido a la posibilidad de ganar dinero simplemente anima a todos a cultivar coca. En cambio, el gobierno quiere que comunidades enteras a optar por la sustitución de cultivos, con la esperanza que traerá las inversiones de construcción del Estado en infraestructura, salud y educación.

Díaz dijo que pedir a los agricultores a eliminar gradualmente la coca también no funciona.

Mientras existen cultivos ilegales en la comunidad, habrá grupos armados atraídos por ella, dijo, como moscas que pululan alimentos.

EN TIERRA ADENTRO

Aquí en Tierradentro, un pequeño pueblo en las estribaciones de la cordillera del Nudo de Paramillo, en el estado norteño de Córdoba, un programa de sustitución de cultivos con el apoyo de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional está animando a los ex productores de coca para cultivar el banano y el cacao en su lugar.

Unidades de las FARC mantienen activa la protección de los cultivos de coca en un parque nacional.

La zona es una de las más devastada por la guerra, lucharonlos paramilitares de derecha y las FARC durante los últimos 20 años . Sin embargo, con un efecto de cese  unilateral, Tierradentro es más tranquilo ahora que en cualquier otro momento de la historia reciente.

Los agricultores de aquí dicen que están orgullosos de producir alimentos de nuevo, volver a una época más simple y más inocente. Claro, dijeron, la coca trajo más dinero, prostitución,  se mato sin sentido,  y los beneficios  no duraron.

«La mayor parte del dinero fue para el alcohol», dijo Darwis Tarifa, de 42 años, quien dijo que perdió a dos hermanos.

PERDIENDO LA PACIENCIA

El Cacao parecía la alternativa más prometedora para los agricultores de Tierradentro, pero los árboles plantados aquí tardarán varios años en dar frutos. Los plátanos son la única opción  y muchos agricultores aquí confesaron que estaban perdiendo la paciencia, ganando tan poco como $ 175 por mes, muy por debajo del salario mínimo y menos de un tercio de lo que hicieron el cultivo de coca. Venta de ladrillos de base de cocaína era mucho más fácil que hacer arreglos para camiones cargados de plátanos para llegar a los mercados de varias horas de distancia a lo largo de un camino de terracería.

CUAL PAZ

«Hoy vivimos en paz», dijo Alexis Fernández, . «Pero no hay coca ni dinero.»

Más arriba de la montaña y un paseo en canoa a través del fangoso río San Jorge, Jacinto Tapia mostró los campos donde creció la coca, hasta el cambio  los plátanos año pasado. En los ricos suelos aluviales, sus plantas de coca maduras podrían ser cosechadas cada 40 días, prácticamente durante todo el año, casi tan bueno como un cheque de pago mensual.

Los soldados llegaron el año pasado y les arrancaron. Tapia se inscribió en el programa de sustitución de cultivos.

«Una vez que comiences hacerte viejo, te cansas de tener estos problemas»,  «No sé qué hacer con tanto dinero”.