13 de junio de 2024

Creer de nuevo en el género humano

12 de noviembre de 2015
12 de noviembre de 2015

Para nosotros resulta verdaderamente gratificante darle cabida a este pronunciamiento de nuestro escritor y crítico gramatical don Efraím Osorio López que es una elocuente demostración de encomiable amor al prójimo:

Servidores ejemplares

efrain
Efraim Osorio

Hay seres humanos extraordinarios. Seres humanos extraordinarios, sí, que nos hacen olvidar a los Santos, Timochencos, Catatumbos, Barreras, Benedettis, Montealegres, Cepedas, Teodoras, etc., y nos llevan a creer de nuevo en el género humano. Los conocí en un viaje que realicé no hace mucho, en el que me acompañaban mi hija y mi esposa, necesitada esta última de silla de ruedas para recorrer esos larguísimos tramos y soportar las interminables esperas de los aeropuertos modernos: son precisamente los encargados de prestar el servicio de las susodichas sillas, y que ejercen su trabajo con una dedicación realmente ejemplar. Me dejaron sorprendido, o, como decimos, descrestado: desde el aeropuertico de Manizales hasta el de la capital y de éste al del destino final; y, ya de regreso, en todos los aeropuertos, su comportamiento fue, como ellos, extraordinario: siempre a tiempo, siempre amables y, sobre todo, solícitos con el paciente. Nunca lo dejan esperando, jamás llegan tarde. Entre paréntesis, si todos lo que tienen obligaciones, las cumplieran de la misma manera que ellos, este país y el mundo serían una maravilla. De regreso a Bogotá, venía con nosotros un joven que se había accidentado en motocicleta, y era incapaz de valerse por sí mismo. Yo creo que sus papás no lo habrían tratado como lo hicieron estos apóstoles anónimos: no cuento esto en detalle, ni cómo nos trataron a nosotros cuando supieron que veníamos para Manizales, porque, aunque digno de ser narrado, sería interminable. Quiero, simplemente, con estas palabras rendirles a esos seres humanos un merecido homenaje. Son, en realidad, seres humanos extraordinarios.

Efraim Osorio López.