20 de mayo de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Caldas: 110 años de historia

19 de noviembre de 2015
Por José Miguel Alzate
Por José Miguel Alzate
19 de noviembre de 2015

Por JOSE MIGUEL ALZATE

jose miguel alzateEl 11 de abril de 1905 el general Rafael Reyes, entonces Presidente de la República, sancionó la Ley 17 que creaba un nuevo ente territorial: el Departamento de Caldas. 34 días más tarde, el 15 de mayo, con la posesión de Alejandro Gutiérrez como primer gobernador, se inició la vida administrativa de esta región que fue el fruto del esfuerzo de un puñado de hombres visionarios que interpretaron el sueño de una raza pujante. Pasada la Guerra de los Mil Días, líderes cívicos como Aquilino Villegas, Valerio Antonio Hoyos y el mismo Alejandro Gutiérrez empuñaron en sus manos la bandera de la independencia política. Fue así como surgió esta realidad territorial que hoy se llama Caldas.

La historia de Caldas está llena de hechos significativos. El 11 de abril de 1900, el Papa León XIII firmó el decreto pontificio por medio del cual se creaba la Diócesis de Manizales. Se hacía realidad, así, un viejo anhelo de quienes habitaban este territorio. Para lograrlo, el educador José María Restrepo Maya solicitó a Monseñor Antonio Vico, entonces Delegado Apostólico de la Santa Sede, interponer ante el Vaticano sus buenos oficios. La Diócesis fue un factor determinante para la creación, posteriormente, del departamento. Hasta entonces varias de las parroquias que hoy conforman la Arquidiócesis pertenecían a las Diócesis de Medellín y Popayán. Como primer obispo fue designado Monseñor Gregorio Nacianceno Hoyos.

Caldas es el fruto de la colonización antioqueña. Las oleadas migratorias que hacia el año 1800 se originaron en algunos municipios de Antioquia hicieron posible la fundación de los pueblos que hoy conforman el departamento. Somos, por lo tanto, los caldenses, descendientes directos de antioqueños. Por nuestras venas corre sangre de una  raza emprendedora que inculcó en sus descendientes  grandes valores. Los colonizadores antioqueños que descuajaron a machete estas montañas trajeron consigo no solamente su deseo de fundar pueblos, sino también el influjo de sus creencias religiosas.  Nuestra personalidad está formada de esos principios raizales que identificaron a nuestros abuelos.

¿Cómo fue nuestro desarrollo económico? Esos hombres que llegaron con un carriel de nutria colgado al hombro tenían conocimiento de que en las tierras santandereanas ya se estaba sembrando café. Como aquí encontraron unas tierras fértiles, aprovecharon para hacer las primeras plantaciones. Fermín López,  que en 1834 se estableció con su familia cerca al cerro de San Cancio, lo primero que hizo fue sembrar unas cuántas matas cerca de esa vivienda de vara en tierra que levantó con sus propias manos. El cultivo del grano fue determinante para alcanzar el desarrollo que el departamento tuvo en los años siguientes. Tanto que permitió la creación, en 1915, del Banco de Caldas, y en 1916 el Banco del Ruiz.

Esos colonizadores que Otto Morales Benítez describe como «aventureros que viajaban por la montaña buscando un descanso para su miseria y su angustia de tierra” fueron hombres visionarios que empezaron a forjar la grandeza de una raza. Por caminos de herradura, arreando mulas cansadas, fueron construyendo las bases del futuro departamento. A golpes de hacha, derribando montañas, sometiendo a la naturaleza, enfrentándose a las dificultades del terreno, hombres intrépidos hicieron pequeñas explanadas para fundar nuestros pueblos. 110 años después nosotros estamos recogiendo lo que ellos sembraron: el fruto de una vida entregada a construir patria.

El desarrollo de Caldas se le debe a la caficultura. La apertura del camino de La Elvira se hizo por la necesidad de transportar el café. Igual sucedió con el Cable Aéreo Manizales–Mariquita, inaugurado el 2 de febrero de 1922. Desde aquellos tiempos en que Antonio Pinzón se convirtió en el mayor productor del grano, con más de diez mil palos sembrados en su finca “El Aguila”, nuestro símbolo ha sido este producto. La industrialización de Manizales obedeció a la cantidad de recursos que llegaban a la ciudad por las ventas del grano. Gracias al café, en 1919 se funda la «Empresa de Hilados y Tejidos de Caldas», que sería el antecedente histórico de «Tejidos Unica». Su cultivo permitió  que, en 1920,  funcionaran en Manizales cuatro fábricas de chocolate: «La Cruz», «Luker», «El Rey» y «Vélez».