27 de mayo de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Los grandes derrotados

26 de octubre de 2015
26 de octubre de 2015

Política con pimienta

Cardona José Octavio foro de candidatosJosé Octavio Cardona León derrotó en Manizales a los barones electorales y a los “azucenos” encarnados más en Adriana Gutiérrez que en Luis Roberto Rivas. Pero al que sí dejó de cama fue al mono Luis Emilio Sierra, quien debe estar sumido en un profundo dolor por la pérdida de la joya de la corona. Desde cuando estaba de alcalde el ex ministro de Transporte, Germán Cardona Gutiérrez, la alcaldía se convirtió en la “vaquita de leche electoral” de Luis Emilio.

Hasta el traje tenía comprado

Doña Adriana Gutiérrez, la candidata de los “azucenos”, ya se creía alcaldesa. Dicen las malas lenguas que hasta compró el traje que luciría en la ceremonia de posesión. Y que ya tenía elaborada la lista de invitados al acto, encabezada por el gran jefe “pluma blanca” y el ex candidato presidencial Óscar Iván Zuluaga, a quien la reconquista de la alcaldía de Pensilvania no lo reinvindica del sonoro revés político que acaba de padecer su sector político. A doña Adriana no le quedará más alternativa que llorar inconsolablemente la leche derramada y prepararse para las honras fúnebres del uribismo en Caldas.

Uribe, el responsable

El expresidente Uribe tiene mucha responsabilidad en este fracaso político. En sus visitas a Caldas se dedicaba a despotricar de Santos, Maduro y el Proceso de Paz, en una táctica política desgastada, copiada del recalcitrante viejo laureanismo, en vez de destacar las cualidades de sus patrocinados. La gente se fatigó de su recurrente discurso y optó por castigarlo con su ausencia en los actos. Prueba de ello fue una visita que hizo a Salamina hace unos veinte días donde no le asistieron más de 50 personas a una concentración en la plaza de Bolívar.

Quedan en el ropero

De modo, pues, que la empingorotada dama manizaleña tendrá que reservar para otra ocasión las prendas que están cuidadosamente puestas en su abundante y envidiable ropero de su flamante casa en el sector de San Luis. De pronto le sirva para el grado de uno de sus hijos o hijastros.

Golpes de pecho

El que sí debe estar dándose golpes de pecho es el indigerible congresista samaneño Hernán Penagos. Después de que Cardona le puso una copiosa votación en La Cabaña, veredas adyacentes y Manizales, lo traicionó y lo dejó solo en el proyecto que emprendió para conquistar la alcaldía de la capital caldense. Antes de que fuera ungido congresista, Penagos le juró con un cristo en la mano que lo acompañaría. Pocos días después Cardona supo que había sido víctima de un engaño. Sin embargo, siguió adelante y hoy su infiel exaliado debe estar lamentándose que el “billete  ganador” no hubiese quedado en sus manos por faltón.

Definitivamente y como decía el payaso, la política es como la rueda Chicago, hoy se está arriba y mañana abajo.

Perdió el candidato de la alcaldesa

En Neira el abogado Marino Murillo derrotó al candidato del congresista liberal Mario Castaño y la alcaldesa Cristina Otálvaro, el contador Mauricio Agudelo. La diferencia no fue cualquier cosa: 1.606 votos. Y eso que en los estertores de la campaña sus enemigos desataron la campaña negra más infame contra Murillo. Fue tan nauseabunda que muchos de sus seguidores pensaron que “todo estaba perdido”. Sin embargo, las urnas dictaron finalmente el “fallo” a favor de Marino que llega por segunda vez a la jefatura de la administración local.

El arte de los incomprensibles

La política es el arte de los incomprensibles. En Aranzazu, la tierra azoriniana del negro César Montoya, le dieron una terrible muenda al candidato del Centro democrático, Silvio Salazar, no obstante que tenía el apoyo del alcalde Gabriel Zuluaga y el médico Fabio Ospina. El autor de esta “paliza” fue el joven abogado y dirigente conservador William Ruiz, quien trabajó en llave con el ex alcalde Ovidio Salazar y la presidenta del concejo, Amparo Vásquez. Y decimos que “incomprensibles” porque su patrocinador, el alcalde Zuluaga, se ha destacado por ser un gran ejecutor y persona de una pulcritud intachable. A la hora de la verdad, el elector no tuvo en cuenta que Aranzazu ocupa un lugar privilegiado en desempeño fiscal y el viaducto que avanza con una inversión superior a los dos mil millones de pesos, gestionados en su totalidad por el alcalde Zuluaga. Todavía más. La esposa de Silvio es una mujer que se ha destacado ampliamente en el servicio social. Definitivamente, no pegó el candidato.

Derrotada en Filadelfia misiá Enidia

En Filadelfia la derrotada fue María Enidia Ríos Naranjo, la esposa de Román Aristizábal, el ex alcalde que tiene dos condenas encima. Sostiene el coronel ® Antonio López que la alcaldía estuvo al servicio de su campaña y que Román, a pesar de su condición judicial, no dejó de hacer un solo día política y politiquería de la buena. Con todo y la maquinaria funcionando las 24 horas del día a su favor, misiá Enidia perdió frente al empresario gráfico Germán Zuluaga Duque, quien proyecta devolverle a Filadelfia la dignidad y la esperanza de un futuro mejor. También en Filadelfia los grandes derrotados fueron las tejas, el cemento, las hojas de zinc y los cinco mil pesos para el pago de la factura de luz. ¡Pobre Román!