23 de mayo de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

GRACIAS SEÑOR POR LA NOCHE QUE YA PASÓ

28 de octubre de 2015

Seguramente muchos ciudadanos exclamarán algo así como “cesó la horrible noche”, cuando ha llegado al poder algún candidato de su predilección, pero sobre todo cuando se ha producido una llegada de un personaje de partido contrario al que ha estado al frente de los destinos de un Departamento o de una Alcaldía.

Por ejemplo, en el caso de Pereira en donde el Partido de la U ha perdido el poder por partida doble: la Gobernación en la medida que estaba apoyando a Víctor Manuel Tamayo y la Alcaldía con la llegada de Juan Pablo Gallo. El senador Carlos Enrique Soto ha sido durante los dos períodos anteriores, el poder detrás del trono pues los dos últimos alcaldes de Pereira militan en su grupo político.

Se ha planteado que el candidato que se presentó en esta ocasión, a saber, Israel Londoño, no tuvo mayor aceptación toda vez que como Alcalde no hizo las cosas como debería haberlas hecho. Pero, también podría decirse que cualquier candidato de la U hubiera corrido la misma suerte, porque finalmente lo que determinó la derrota del senador Soto en la urnas fue la pésima administración del actual alcalde Enrique Vásquez, llamado el “Alcalde viajero” ya que realizó más de diez viajes al extranjero con un séquito y para unos fines que bien hubieran podido realizar unos secretarios de Despacho.

Se podrá decir también que la situación económica derivada del mal momento para los precios del café y la llegada de gran cantidad de desplazados de los municipios risaraldenses fueron factores que jugaron negativamente para que la situación de desempleo no hubiese sido la mejor. Pero es bueno decirlo que en más de una ocasión quedó al descubierto la incapacidad del señor alcalde para proponer soluciones, así hubiese tenido al frente de la Oficina de Planeación a una persona con suficiente experticia en el tema como Carlos Caro. Ni qué hablar de la adjudicación de los seguros para el municipio y el nombramiento de la hija del senador Soto para coadministrar el recién inaugurado parque de Ucumarí. Todos estos elementos se convirtieron en una buena excusa para pedir un cambio de timonel en Pereira.

Tiene el nuevo alcalde Juan Pablo Gallo una enorme responsabilidad frente a la expectativa que existe por su gobierno. El acompañamiento que hasta el momento ha estado haciendo el director de Pereira Firme, Luis Enrique Arango en su campaña produce cierta tranquilidad en la medida que este último es un verdadero experto en materia educativa en donde se espera que se produzcan muchos cambios positivos.

La gran duda será el comportamiento de personajes como Diego Patiño Amariles, Octavio Carmona y María Irma Noreña, quienes estuvieron acompañando igualmente a Gallo y frente a los cuales no se tiene la suficiente confianza por sus antecedentes. Un Octavio Carmona a quien el Congreso lo despojó de su investidura e Irma Noreña, señalada en más de una ocasión por contrataciones directas de dudosa ortografía cuando estuvo al frente de Aguas y Aguas

Aún así, siempre será válido creer que el mañana será mejor, así suene a utopía.