20 de junio de 2024

El mea culpa de Uribe

29 de octubre de 2015
Por William Calderón Zuluaga
Por William Calderón Zuluaga
29 de octubre de 2015

LA BARCA DE CALDERÓN

Por William Calderón Z.

william calderon*** PIDEN LA CABEZA DE OSCAR IVAN ZULUAGA

El comunicado que publicó ayer el ex presidente y senador Álvaro Uribe, a pesar de que fue redactado como una autocrítica, se entendió por muchos dirigentes de su partido como una feroz crítica a la dirección en cabeza del ex candidato presidencial Oscar Iván Zuluaga.

PILDORAS PARA LA MEMORIA

Recordemos que en el siglo pasado, cuando el ex presidente Eduardo Santos perdió las elecciones frente al caudillo Jorge Eliécer Gaitán inmediatamente  entregó las llaves de  la sede principal del Partido, en Bogotá.

LO QUE DIJO URIBE

Uribe dijo: “Me demoré en tomar decisiones esenciales”, pero la verdad es que Zuluaga era el que no tomaba decisiones cuando ello suponía pisar algún callo, particularmente con la vieja dirigencia cercana a algunos de los caciques politiqueros que se arrimaron a Uribe para conseguir un aval o mantener algún poder  en equis o ye región. Vamos con unas pruebas al canto.

 

EL QUINDIO SI TIENE CURA

El Barquero se fue de visita al Quindío, atendiendo el llamado de sus amigos (el odontólogo  César Román y el estudioso y leído columnista del diario La Crónica, Gonzalo Valencia). Nos reunimos en el Hotel Mocawa con los candidatos a la Gobernación –el curita Osorio– y el filósofo Carlos Mario Alvarez, hoy alcalde electo, avalado por el Partido Liberal.

Uno de los casos más lamentables estribó en las erráticas directrices que dio en el Quindío  Oscar Iván Zuluaga, quien  pretendió mantener una camarilla de amigos del ex secretario general de la presidencia, Bernardo Moreno, totalmente desinteresados en la suerte del partido.

Luz Patricia Hurtado, la uribista medular en ese departamento, fue expulsada porque se empeñó en que esa colectividad  diera el aval a la candidatura rebelde del cura Carlos Eduardo Osorio.

Recordemos que de nuestro magín salió el slogan «El Quindío sí tiene Cura», pues Osorio finalmente terminó elegido. Lo mismo ocurrió con la asamblea departamental y los concejos municipales de cuyas listas fueron borrados los uribistas puros.

EL VALLE DE LAS TRISTEZAS

En el Huila, como en el Quindío, fueron excluidos los más reconocidos líderes del uribismo, cuando el apóstol de la causa, Hugo Tovar Marroquín,  pretendió presentarse como candidato a la Gobernación huilense, pues no encontró suficientes garantías de transparencia e imparcialidad en la dirección del Centro «dedocratico» y optó por retirarse dignamente en compañía de otros líderes y sumarse a la candidatura del médico Rodrigo Lara Sánchez. Una  declaración pública de Tovar Marroquín produjo un verdadero tsunami en el «valle de las tristezas» lo que dio como resultado la derrota del candidato Gorky y el triunfo de Lara Sanchez en tierra opita.

EN NARIÑO

En Pasto, Zuluaga emprendió una guerra a muerte contra la dirigente histórica del uribismo, Sonia Lucía Navia, y expidió aval para la alcaldía a un enemigo jurado de Navia y de las directivas históricas. Julio Bastidas, el candidato, terminó dándole un portazo a Uribe y a Navia, porque criticaron enérgicamente su política de repartir mercados y de hacer promesas politiqueras y clientelistas.

LA SORPRESA

En Santander, el partido Centro Democrático fue la sorpresa del domingo. Fue la primera fuerza en la asamblea departamental, por encima de la lista de Serpa y de los candidatos del Tuerto Gil. Además, el candidato a la alcaldía de Bucaramanga, Rodolfo Hernández,  apoyado por Uribe y un pequeño grupo de leales, como Jorge Figueroa Clausen,  terminó siendo el fenómeno electoral del 25 de octubre. Esto se logró a pesar de Zuluaga, quien mantuvo su apoyo hasta el último momento al diputado Iván Aguilar, quien secretamente había firmado un pacto con el candidato de Horacio Serpa.

EN CUCUTA

Igualmente, la alcaldía de Cúcuta, que se tenía en la mano con Jorge Acevedo, quien fue cabeza de lista a la Cámara por el partido, se perdió porque Zuluaga y el grupo de dirigentes que lo acompañan en el departamento de Norte de Santander se negaron a avalarlo. A pesar de que la mayoría de los dirigentes uribistas históricos acompañaron esa candidatura, el grupo de Zuluaga en Cúcuta prefirió votar por un candidato completamente ajeno al uribismo.

NOTA BREVE

DE LOS RESULTADOS ELECTORLES EN MEDELLIN Y ANTIOQUIA, ASI COMO EN TOLIMA, CALDAS, RISARALDA Y CAQUETA NOS OCUPAREMOS EN NUESTRA PROXIMA COLUMNA DE LA BARCA.