18 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Comicios regionales, en un ambiente enrarecido

22 de octubre de 2015
22 de octubre de 2015

votaciones caldas

MANIZALES, 22 de octubre de 2015. Un ambiente electoral muy enrarecido ronda en Caldas, ad portas de los comicios locales, en especial para las elecciones de Gobernador y Alcalde de Manizales.

Estas elecciones tienen varios ingredientes, no sólo por los cuestionamientos de los candidatos que aspiran a esos cargos, sino por la incertidumbre que generaría demandas por eventuales inhabilidades en que incurren los candidatos, no sólo por haber ejercido el cargo, sino por los cuestionamientos de orden legal y ético, y por doble militancia.

Guido Echeverri Piedrahita, avalado por la U, y respaldado por un sector de liberales, y conservadores sierristas, Cambio Radical y otros movimientos, y al que dan con mayor opción las encuestas, que también han sido cuestionadas, podría verse incurso en una nueva demanda de nulidad de la elección de Gobernador, en caso de que llegare a ganar los comicios. Todo por haber ejercido el cargo ese cargo, así hubiere sido año y medio, dentro de un periodo que apenas termina el 31 de diciembre, motivo por el cual afirman sus contradictores, que está impedido, porque la Constitución Política prohíbe la reelección inmediata.

De su contradictor, el excongresista conservador, pero ahora avalado por el partido Liberal, Jorge Hernán Mesa Botero, insisten en otra clase de impedimentos de orden moral, debido a que aún no se ha resuelto un recurso de apelación interpuesto ante el Tribunal, contra una sentencia de absolución de un juzgado penal, que lo había investigado por irregularidades en una contratación de obras de construcción de casas, cuando ejerció la gerencia de la Caja de la Vivienda Popular de Manizales.

Del otro candidato conservador, pero impuesto por el Centro Democrático, Carlos Uriel Naranjo Vélez, también pesa sobre él una posible inhabilidad por cuanto siendo presidente del Directorio Departamental del Conservatismo, tramitó su propio aval, ya que debió haber renunciado a ese cargo seis meses antes de comenzar el periodo de inscripciones. Ante el Consejo Nacional Electoral cursa una demanda de revocatoria de la inscripción, la cual, al cierre de esta edición aún no se ha resuelto.

De los cuatro candidatos a la Alcaldía de Manizales, tres también han sido cuestionados. De Octavio Cardona León, se refieren a asuntos poco claros cuando fue funcionario de la Licorera de Caldas, y como propietario de negocios privados; de Luis Roberto Rivas Montoya, se le endilgan hechos cuando fue Alcalde, y como promotor de negocios particulares, relacionados con dineros puestos en firmas intermediarias, que afectaron económicamente a los que colocaron recursos; de Adriana Gutiérrez Jaramillo del Centro Democrático, le cuestionan sus vínculos, aunque no comprobados con sectores del paramilitarismo de Caldas, y sus negocios particulares y familiares que resultaron beneficiados por el gobierno de Alvaro Uribe, su mentor, al recibir millonarios recursos económicos del programa Agroingreso Seguro (AIS), que todavía investiga la justicia.

Además de lo anterior, por esos motivos, todas las campañas “se tiran la piedra y esconden la mano”, por medio de “la propaganda negra” que ha aumentado en estos días, lo que ha generado una guerra de panfletos. A la repartición de esta clase de publicaciones que atemorizan, se agrega también la proliferación de encuestas que confunden a los electores.

Abundan los volantes anónimos que distribuyen en las residencias y por las calles de la ciudad, y los montajes o memes y minivideos panfletarios que reenvían por las redes sociales, facebook y whatsapp. Ese mecanismo es utilizado por los amigos de un candidato en contra de otros o del rival más próximo.

En esta ocasión las víctimas de los panfletos impresos y virtuales vienen siendo, por ahora, el candidato a la Gobernación Guido Echeverri, y los candidatos a la Alcaldía, Luis Roberto Rivas, Octavio Cardona y Adriana Gutiérrez. Cada una de esas campañas se atribuye la autoría de esa clase de publicaciones.

Firmas encuestadoras

Sobre las encuestas, estas sí que han dado de que hablar. Cada campaña hace la suya, la divulga en las redes sociales, y se alza con un posible triunfo. Esa clase de publicaciones afecta y desorienta a los electores. Igual sucede con las encuestas que han sido publicadas en algunos medios de televisión y prensa escrita. No todas las firmas encuestadoras cumplen con las normas electorales, ya advirtió el Consejo Nacional Electoral (CNE).

Hay una serie de requisitos que deben cumplir las empresas encuestadoras del país antes de publicar una encuesta en medios de comunicación. Sin embargo, el CNE reconoce que son pocas las herramientas para hacerles un debido control a estas firmas de consultoría.

Es tanta la confusión, que el CNE abrió investigaciones contra varias firmas consultoras, entre ellas, Cifras & Conceptos, que recientemente hizo una encuesta que fue duramente cuestionada por dirigentes políticos de Caldas.

La doble militancia

También hay mucha desorientación y dispersión de posibles votantes, por las directrices de los electoreros de los municipios, que no quieren obedecer las órdenes de los jefes naturales de los partidos, como los Congresistas, ni de los candidatos a la Asamblea y Concejos Municipales.

Hay conservadores y liberales que votarán por candidatos a la Gobernación y a la Alcaldía, distintos a los de sus partidos y a los que respaldan los jefes departamentales. Por ejemplo, hay yepistas que no están con Carlos Uriel Naranjo y prefieren a Jorge Hernán Mesa o a Guido Echeverri. Hay de la U, línea del senador Mauricio Lizcano, que no van con Guido, pero si con Mesa; y hay gente del congresista Hernán Penagos, que no quiere a Guido, pero anunciaron apoyos a Mesa.

Recientemente el directorio nacional conservador (DNC) desautorizó la proposición aprobada por las directivas de Caldas que habían dado libertad para que los conservadores y dirigentes de esa colectividad apoyaran candidatos distintos o avalados por otros movimientos o partidos. De esta forma volvieron a advertir que quienes no cumplan con esas normas estatutarias serán denunciados por doble militancia, con el consiguiente riesgo de que si se trata de dirigentes que alcancen curules en los niveles departamental o local, podrían verse expuestos a perderlas.

Lo propio ha advertido la dirección nacional del partido Liberal, que incluso empezó a solicitar al Tribunal de Etica la aplicación de sanciones a candidatos a Asambleas y Concejos. Este partido en Caldas también tiene una dispersión de candidatos a corporaciones públicas que no respaldan a los avalados para la Gobernación y la Alcaldía.

Así las cosas, de cumplirse esas disposiciones, todos, Diputados, Concejales, y candidatos a esos cargos, además, los máximos dirigentes, podrían verse sancionados.

Curiosamente, los jefes, serían los del mal ejemplo. Omar Yepes Alzate del conservatismo, apoya para la Alcaldía, a Adriana Gutiérrez, del Centro Democrático; el senador Luis Emilio Sierra, respalda a Guido Echeverri, candidato de la U para la Gobernación; el Representante Arturo Yepes Alzate, apoya para la Gobernación a Jorge Hernán Mesa y a la Alcaldía a Octavio Cardona, avalados por el partido liberal. Y la lista sería interminable.