16 de mayo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

“Yo quiero que se firme la paz, pero no a cualquier precio”: Procurador Ordóñez

11 de septiembre de 2015
11 de septiembre de 2015

BOGOTA, 11 de Septiembre de 2015 (RAM) En su intervención en el Congreso Nacional de Comerciantes que se realizó este jueves en la ciudad de Cartagena, el procurador general de la Nación, Alejandro Ordoñez, analizó los retos económicos y sociales del país frente a las realidades que surgirán como consecuencia de eventuales acuerdos de paz entre Gobierno y guerrilla de las Farc.

“Las FARC, con diversos sectores, enarbolarán la propuesta populista. Solo hay que leer sus permanentes declaraciones en materia de tierras, minería, petróleo y tratados de libre comercio, entre otras perlas. Solo hay que repasar los prejuicios que mantienen sobre el sector privado y el ataque constante a la inversión. Son dinosaurios con fusiles, pero serán dinosaurios con votos y con la riqueza acumulada del narcotráfico y de otras rentables actividades ilegales.

A lo anterior, agregó: “El sector privado debe tener claro que la desmovilización de las FARC no es sino un paso más dentro de su estrategia de hacer la revolución. Ingenuos los que piensan que con la desaparición de esa guerrilla como aparato armado termina todo. No. Por el contrario, desde su punto de vista se inicia una nueva fase de lucha que persigue los mismos objetivos de siempre, ahora amparados por la legalidad”.

Según el jefe del órgano de control, flagelos como la desigualdad, la pobreza, la corrupción y la falta de confianza en la institucionalidad, hacen proclive a Colombia al denominado “socialismo del siglo XXI”.

“Insisto, necesitamos, queremos, apoyamos que se llegue a un acuerdo con las guerrillas, pero no podemos ser ciegos sobre lo que eso puede significar para el régimen democrático, las libertades y la iniciativa privada. El ejemplo está del otro lado de la frontera. Un país maravillosamente rico, destruido, acabado, quebrado. No es el imperialismo yanqui, ni los colombianos, ni la Unión Europea, ni el rey Juan Carlos, a los que Hugo Chávez solía señalar como culpables. Es el modelo económico, social y político adoptado en Venezuela. Ese es el único culpable”, manifestó el procurador.

Frente a dicha línea del Gobierno, el procurador general destacó los riesgos del autoritarismo, el populismo, el “desprecio a los Derechos Humanos” y la “desesperación por mantenerse al precio que sea en el poder”.