19 de agosto de 2022
Directores
Evelio Giraldo Ospina
Juan Sebastián Giraldo Gutiérrez

Desabastecimiento de agua en Caldas se torna dramático

2 de septiembre de 2015
2 de septiembre de 2015

Agua ahorro

MANIZALES, 2 de septiembre de 2015. La sequía que padece el país está disminuyendo dramáticamente los caudales de afluentes que abastecen de agua a los acueductos municipales, advirtió hoy el Secretario de Vivienda y Agua de Caldas, Álvaro Hernando Jiménez Caicedo.

El funcionario denunció que algunos ganaderos realizan un uso fraudulento, rompiendo la tubería para extraer agua para el riego y para el consumo de los animales.

El municipio de Victoria ha sido uno de los más afectados durante esta temporada de calor. Desde hace algunos días la comunidad sufre el desabastecimiento de agua y el racionamiento del mismo recurso hasta por 24 horas.

Frente a este tema el Secretario de Vivienda y Agua de Caldas, Álvaro Hernando Jiménez Caicedo, informó que desde su despacho se ha colaborado con el préstamo de vehículos, durante el fin de semana, para transportar tanques con el líquido y así mitigar un poco la situación.

Según el Alcalde de esta localidad, Juan Eduardo Caicedo, el servicio está deficiente e informó que el día de mañana se realizará un consejo de gestión de riesgo para tomar medidas en el asunto.

El uso desmedido del agua ha hecho que el Ministerio de Vivienda, Ciudad y Territorio, incentive a los colombianos para cuidar del recurso hídrico. El Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales de Colombia (Ideam), por su lado, informó que el fenómeno El Niño será más fuerte y se prolongará, por lo cual se deben tomar acciones para el ahorro del agua.

El Secretario de Vivienda y Agua se une a este llamado para que los caldenses ahorren y utilicen solo el líquido necesario para sus labores. “Hay que recordar que están vigentes las sanciones para quienes gasten más de 20 metros cúbicos de agua”, manifestó Jiménez Caicedo.

Según el funcionario de la Gobernación de Caldas, se registra una disminución de los caudales afluentes que abastecen los acueductos. Además, se ha conocido que algunos ganaderos realizan un uso fraudulento, rompiendo la tubería para extraer agua para el riego y para el consumo de los animales.