21 de mayo de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Autoridades capturan a sicarios colombianos que pretendían matar a empresario español

20 de septiembre de 2015
20 de septiembre de 2015

BOGOTA, 20 de Septiembre_ RAM_  La Policía Nacional informó que desarticuló en Málaga, en el sur de España, una banda de sicarios colombianos cuando pretendía matar a un empresario de la ciudad española de Marbella y a sus dos escoltas por encargo de cárteles colombianos a un precio de 30.000 euros por persona.

En el operativo fueron detenidas siete personas, entre ellas dos menores de edad y el considerado cabecilla de la banda, que se habían desplazado desde Madrid a la provincia de Málaga para cumplir con el encargo de los cárteles colombianos que habían contratado sus servicios.

Los sicarios pretendían cometer el crimen utilizando menores de edad como “gatilleros” para aprovechar su inimputabilidad, y motocicletas que les garantizaran una rápida huida.

De acuerdo con las autoridades, la investigación comenzó en el 2014 cuando se tuvo conocimiento de la presencia en Madrid de una “oficina de cobro” -organización de sicarios al servicio de los cárteles colombianos de la droga-.

Los agentes descubrieron sus intenciones de desplazarse a la provincia de Málaga para cumplir un encargo: el homicidio de tres personas, un importante empresario afincado en Marbella y sus dos escoltas.

Según el informe de las autoridades, el jefe de la organización era un reconocido sicario colombiano apodado “Snoopy” o “Nene” que, tras recibir el encargo, reunió a cuatro de sus colaboradores, entre los que se encontraba un menor, y completó el equipo con dos mujeres, una de ellas de 16 años, que eran quienes le proporcionaban la logística necesaria.

Los agentes pusieron entonces en marcha el operativo que culminó con la localización y detención de siete personas en una vivienda de La Cala de Mijas, entre ellos Snoopy.

Las autoridades realizaron dos registros, uno en Madrid y otro en Málaga, en donde se incautaron dos pistolas, dos subfusiles, cargadores, diversa munición, mil euros en efectivo, dos motocicletas de gran cilindrada, dos coches y diversos aparatos electrónicos e informáticos, así como cámaras de vídeo y fotografía, utilizadas para la vigilancia