13 de agosto de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Tremendo susto en Fedecafé

3 de agosto de 2015
Por William Calderón Zuluaga
Por William Calderón Zuluaga
3 de agosto de 2015

LA BARCA DE CALDERÓN

Por William Calderón Zuluaga

william calderonSe ha activado la sirena de la alerta general en las oficinas centrales de la Federación Nacional de Cafeteros (calle 73 con 7, del norte de  Bogotá) ante la posible llegada a la Gerencia General de un opita, con sangre paisa, quien ha anunciado medidas que parecen elementales, pero que espantan en esos ámbitos ultra secretos del alto poder cafetero.

¿QUIEN DIJO MIEDO?

La alarma ha cundido porque el candidato Luis Guillermo Vélez Cabrera ha prometido que, de ser electo, publicará en su primer día todas las cifras de salarios y demás emolumentos que se perciben en el búnker del grano. Bastó este anuncio del hijo del finado senador Luis Guillermo Vélez Trujillo para que todos a una, como en Fuenteovejuna, pusieran en marcha una agresiva campaña en su contra, utilizando el poder de que disponen ante cada uno de los 15 comités departamentales de cafeteros. Esto lo que se llama, en plata blanca, un guerra sucia.

¿CUAL MISTERIO?

Vélez Cabrera les ha dicho a los líderes regionales cafeteros que eso no debería ser ningún misterio y que sea cual sea la cifra, esta debe estar atada a resultados; igualmente, ha anunciado que inmediatamente se ocupará de los precios de insumos y fertilizantes, negocios que son manejados por verdaderos carteles del comercio que, al parecer, gozan de respaldo en ciertos círculos oficiales y de la misma Fedecafé, en contra de los bolsillos de los campesinos.

LA AMENAZA

La propuesta de “Unidad con cambio” que ha hecho el ex superintendente de Sociedades (entidad que entregó como la primera más transparente del país), tiene enorme respaldo entre los caficultores pequeños y medianos, que han exigido esos cambios incluso a punta de duros paros; pero a su vez hace que sea visto como una amenaza por los grandes productores, los privilegiados exportadores y los burócratas del gremio, que temen perder sus posiciones de poder y todas sus prebendas y gabelas.

CAMPAÑA SUCIA

Correos y llamadas van y vienen desde y hacia ese edificio de ladrillo a la vista; consejas y chismes en contra del candidato que fue propuesto por el Huila y cuenta hoy con el respaldo de los comités de Cauca, Valle, Magdalena, Cesar y Quindío, y con posibilidades de que se unan Santander, Nariño y Cundinamarca. Han llegado al extremo de convencer a algunos incautos de que está inmerso en investigaciones penales (falso) por su titánica tarea de desmontar el entramado corrupto de los Nule e Interbolsa, campaña orquestada por los mismos delincuentes con el respaldo de ciertos periodistas de alto turmequé en la radio y prensa bogotanas.

SALARIO ULTRA SECRETO

Lo cierto es que Fedecafé, la más poderosa y emblemática entidad privada del país conformada por centenares de miles de cultivadores del mejor grano suave del mundo, tiene a su vez una imagen oscura entre los mismos campesinos que la sostienen con sus contribuciones (6 centavos de dólar por cada libra). Esa imagen se relaciona con el carácter ultra secreto con que se manejan, desde las “oficinas centrales”, la mayoría de asuntos administrativos, comenzando con los salarios de sus funcionarios.

EL MITO

Ya es más que un mito el monto del salario del Gerente General, al igual que el resto de beneficios extralegales de que disponen tanto la cabeza del gremio como sus principales subalternos. Y a pesar de que cada una de las 585 mil familias cafeteras aportan para sostener esa burocracia sus 6 centavos de dólar por cada libra de café que venden, les ha sido negado siempre el acceso a esas cifras que, en todo caso, deberían ser públicas pues esos dineros provienen de una cuenta oficial llamada Fondo Nacional del Café.

REITERAMOS: !QUIEN DIJO MIEDO ll !

Muchos entonces han tomado como suya la campaña en contra de Vélez Cabrera y, sobre todo, a favor del AÚN embajador en Japón, Roberto Vélez (renunció pero no le ha sido aceptada su ddimisión), quien por supuesto es de esa casa de la 73 y no ha dicho ni mu respecto de algún cambio.

 

¿Y EL EMBAJADOR?

Y nadie ha dicho nada de cómo fue que el embajador Roberto se retiró de la misma Federación hace 10 años a cambio de una jugosísima indemnización (de entre 1 millón y 2 millones de dólares); si ese retiro así podría inhabilitarlo ética o legalmente para ser Gerente, si su condición de Embajador en funciones le permite o no hacer campaña y de por qué su discurso no dice nada de cambiar nada, contrario a lo que reclaman los cafeteros con ahínco.

 

LA PUGNA

Un curtido líder cafetero tolimense nos dijo que la pelea hoy está entre los que quieren una Federación sólida, cercana a sus socios (585 mil) y ajustada a los nuevos tiempos de transparencia, y los que se atornillan al statu quo como el Gatopardo: “cambiemos todo para que nada cambie”.

 

¿Y EL GOBIERNO?

Hasta donde hemos sabido, el Gobierno Nacional a través del ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas Santamaría (hijo putativo de Fedecafé) ha prometido mantenerse al margen y esperar que cada comité departamental decida su apoyo. Sin embargo, es inocultable que el embajador Roberto es el preferido de la casa Cárdenas, misma de la que han hecho parte Gabriel Silva y Luis Genaro Muñoz. Saben (o deberían saber) Santos y Cárdenas que cualquier movida en contra o a favor de alguno de los tres candidatos a la Gerencia le puede salir mal, sobre todo con la amenaza de un nuevo paro nacional cafetero a partir del 25 de agosto.

Resumiendo: ¡están asustados en Fedecafé!